lunes, 16 de enero de 2012

Concepto Bobath

Entrando ya en materia, me gustaría ir hablando de algunas de las técnicas que podemos utilizar las terapeutas ocupacionales que trabajamos en AT. Me gustaría intentar hacerlo de la manera más sencilla posible y con un lenguaje cercano para que cualquiera pueda comprenderlo (si no lo consigo, me lo decís, ¡¡por favor!!).  En el caso de los niños con parálisis cerebral y patologías afines tenemos el Concepto Bobath. Podemos llegar a él desde Fisioterapia, Logopedia o Terapia Ocupacional (aunque cada disciplina tendrá después sus objetivos específicos todas partirán de los mismos principios). Es necesario hacer un curso previo de introducción, apuntarte a la lista de espera (un año se imparte en Madrid y otro en Barcelona), acreditar experiencia con niños y en muchas ocasiones, hacer auténtico encaje de bolillos para poder compaginar la formación con el trabajo (es presencial, dura dos meses, separados entre sí por otros seis, ocho horas diarias y debes presentar un vídeo aplicándolo al final del curso). Yo tuve la oportunidad de hacerlo el año pasado y a la semana de curso, la tutora nos pidió que escribiésemos un texto imaginando que le teníamos que explicar a alguien que no lo conociera qué es el Concepto Bobath. Es el que os reproduzco hoy aquí:

Probablemente, ni la mismísima Berta Bobath podía imaginar hace más de sesenta años que con sus exhaustivos estudios sobre el movimiento y su perseverancia para encontrar respuesta a cómo y por qué en los niños con parálisis cerebral se observaba un desarrollo anormal de los hitos motores, iba a dar lugar al nacimiento de uno de los conceptos de tratamiento neurológico más utilizados y con mayor evidencia clínica en el mundo actual.

En el Concepto Bobath tratamos al niño desde una perspectiva global, puesto que la lesión afecta no sólo a la postura y el movimiento por un desorden en el control de la acción muscular, sino también a la organización de los diferentes sistemas sensoriales y por tanto, todas las actividades de la vida diaria (alimentación, vestido, aseo, juego...) se van a ver comprometidas.

Si bien es verdad que el daño cerebral no empeora y afecta a cada persona de manera diferente, a medida que el niño va creciendo las secuelas se van haciendo más notables, por lo que es fundamental iniciar lo antes posible una Atención Temprana que implique también a la familia, puesto que el manejo efectivo involucra comunicación entre todo lo que le concierne.

El tratamiento es un proceso activo cuyo objetivo es el incremento en las habilidades funcionales y para ello el terapeuta usa el conocimiento del desarrollo normal para entender por qué el niño no puede realizar ciertas actividades y desarrolla estrategias para guiar sus respuestas de tal manera que se estimulen y desarrollen patrones normales de ajuste al movimiento.

Partiendo de la premisa de que no se puede facilitar el movimiento normal sobre un tono postural anormal (tono muscular + control postural) utilizamos técnicas propioceptivas y sensitivo cutáneas para reducir la hipertonía, aumentar el tono o facilitar patrones de postura y movimiento más normales. Con nuestra actividad vamos a favorecer el control postural buscando su motivación y utilizando siempre que sea necesario el movimiento de nuestro cuerpo, el juego o la modificación del entorno.

Los cambios que efectuamos en el tono cuando aplicamos técnicas de manejo utilizando puntos clave de control influencian a las características neurales y no neurales de dicho tono y se realizan a fin de producir cambios en el cuerpo.

El manejo que hacemos del niño debe ser fluido y desde el sentido común. Podríamos decir que más que una metodología del trabajo, el Concepto Bobath es una filosofía de vida donde establecemos un diálogo inteligente entre nuestras manos y el cuerpo del niño hasta que sentimos que podemos retirar nuestra ayuda de manera gradual y sistemática para que él mismo aprenda a controlar sus movimientos sin ayuda.

Es decir, posibilitamos que el niño integre la sensación del movimiento de manera más funcional mejorando el tono postural y proporcionándole la experiencia de patrones sensorio-motores más normales para la actividad diaria.

Muchas dudas han sido resueltas esta primera semana de intenso trabajo. Otras surgen amenazantes cuando te das cuenta de que cuanto más crees que sabes, más ignorante eres y una pregunta recorre tu mente, ¿cuánto me queda por aprender?. Me gusta pensar que, probablemente, Berta sentía la misma inquietud cuando al final de largas jornadas de trabajo junto a su marido Karel Bobath seguía buscando respuesta justo antes de caer rendida en la cama : )





















4 comentarios:

  1. La gran "baza" en caso de lesiones cerebrales es que la plasticidad cerebral es enorme. El cerebro trata de compensar las partes dañadas. No hay un método ni mejor ni peor, en cada caso depende. Lo que si es importante no perder la visión global y trabajar con la estimulación multisensorial.

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí, tienes toda la razón del mundo e iré hablando de más técnicas poco a poco. También tendrá su post Vojta, pero como a ese no podemos acceder (al menos en España) las TOs, he empezado por el que mejor conozco :)Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes....sé que el post es antiguo, pero ¿ podrías recomendarme algún libro sencillo, visual y práctico sobre el método BObath en bebés? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tal no conozco ninguno. Quizá pueda ayudarte un poco esto para empezar: http://creena.educacion.navarra.es/007motoricos/PDFs/Fomento%20del%20desarrollo%20del%20nino%20con%20PCI.pdf

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...