jueves, 26 de enero de 2012

Implicación emocional

Ayer me comentaba mi compañera L. que uno de los motivos por los que lleva mal su baja, es por lo mucho que echa de menos a sus niños. Por otro lado, P. me decía que había pasado mala noche pensando en el enfoque de tratamiento de uno de los niños que compartimos y yo le hablé de que tampoco había dormido demasiado bien dándole vueltas a la última conversación que había tenido con el departamento de sindromología de un hospital a propósito de una de mis peques. También recuerdo que hace unos días E. pasó varias noches en vela pensando en cómo plantearle a unos papás el uso de un sistema de comunicación alternativa para su hijo. Inevitablemente los vemos como algo tan "nuestro" que no es infrecuente que nos quiten el sueño, aunque estemos deseando ser sólo una anécdota en su vida para verlos volar libres lo antes posible. Pienso a menudo en la fuerte implicación emocional que supone este trabajo y en lo poco que nos preparan para manejarla. Porque en la carrera mucha Anatomía, mucha Fisiología, mucha Patología Médica, pero allí nadie te enseña a gestionar tus emociones de una manera sana. Algo que, a mi modo de ver, es de vital importancia cuando trabajamos con un colectivo tan sensible y con unas familias que en la mayoría de los casos están pasando por procesos muy dolorosos. ¿No sería más inteligente que los responsables de nuestra formación se preocuparan más por el desarrollo personal y menos por contenidos teóricos que podemos encontrar en cualquier libro?...En mi caso particular, puedo decir que a día de hoy, sigo todavía en la búsqueda de ese equilibrio fundamental entre la implicación emocional necesaria para ser una buena profesional y la distancia que se debe tomar para que ciertas situaciones no te rompan el alma. También me pregunto si es compatible hacer bien este trabajo con el nivel de autoexigencia que solemos imponernos, con un grado de implicación emocional que no te afecte a nivel personal. No sé si llegaré a encontrar respuesta para esto algún día...







8 comentarios:

  1. Creo que hay que encontrar un término medio, un punto en el que por un lado esa implicación te proporcione la empatía que se necesita para dar lo mejor de ti y por otro te permita vivir sin angustia...Ta difícil chica, pero seguro que con los años y la experiencia acumulada, lo lograrás. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Leyendo este último post...me siento muy identificada. Identificada hasta el punto que voy a añadir una experiencia graciosa, y es que, estos maravillosos peques, además de dejarte noches en vela también se meten dentro de tus sueños... yo una noche soñé que mi pequeño A. de 5 años y futuro bailarín de breakdance...era mi hijo!!...Si, Mo, estoy de acuerdo contigo en que debemos encontrar un término medio...esperemos encontrarlo!!un beso amiga!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito suena y que dificil es!


    A veces me dicen que debo ser más fuerte, que el trabajo debe quedarse allí, fuera de casa...pero lo hacemos tan nuestro que es casi imposible...


    la implicación con los niñ@s y las familias es lo que tiene, no somos de piedra...y yo estoy como tú...no encuentro la respuesta y tampoco el equilibrio... aunque habrá que buscarlo porqué a veces supone un problema.

    ResponderEliminar
  4. Sí, supongo que es muy dificil... pero la gente como vosotros, con esa empatía y con esa dedicación, da gusto encontrásela en la vida... sobre todo si eres uno de vuestros niños... gracias, y gracias por tu apoyo esta semana un poco difícil... Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Padresdetrillizas: gracias a vosotros por ser unos papás tan increíbles. Ya sabes dónde estoy si puedo ayudarte en algo. Besucos mil.

      Eliminar
  5. Mo: ese término medio tan importante en la vida para tantas cosas y tan difícil de encontrar, ayssss....un besito guapa.

    Esjusa: es que ese momentazo breakdance fue increíble, no me extraña que se te aparezca en sueños!!Un muak gordito.

    Abrazzitos: Sí que es difícil, sí..aunque tener el soporte emocional de compañeras como vosotras, lo hace más llevadero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ayer hablaba con mis compañeras de carrera sobre este tema, y en nuestro caso nos pasa lo mismo. Nadie nos enseña a tratar nuestras emociones ni a establecer una relación con las familias en la carrera, tiene que salir de nosotros lo mejor que sepamos. Es algo que se va aprendiendo con la experiencia pero cuesta muchísimo. Mas de una vez me ha pasado en la guarde y a mis compañeras también, menos mal que nos tenemos los unos a los otros para apoyarnos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la importancia que tiene y nadie se preocupa por ello, es alucinante...me alegra que haya debate sobre ello, me parece fundamental. Un abrazo!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...