lunes, 13 de febrero de 2012

La terapia Vojta

Hace unos días os presentaba el Concepto Bobath, como un modelo de intervención para niños con parálisis cerebral y patologías afines. Y si he hablado de Bobath, es casi obligado hacerlo también de Vojta, porque si alguna vez tenéis la oportunidad de conocer a un niño con patología neurológica muy probablemente ha recibido o está recibiendo uno de estos dos tratamientos (o ambos). Como se considera una método de Fisioterapia, los terapeutas ocupacionales no podemos acceder a esta formación. No estoy de acuerdo en parcelar los aprendizajes de esa manera. Igual que no comparto que a la formación de Integración Sensorial sólo puedan acceder los terapeutas ocupacionales. Creo que si un terapeuta, venga de la disciplina que venga, trabaja en Atención Temprana donde acuden niños con multitud de patologías diferentes y tiene el interés, la base y la necesidad de formarse en múltiples enfoques no debería limitársele el acceso, pero ése es otro debate.
El neurólogo Václav Vojta desarrolló las bases de la terapia, el Principio Vojta, entre 1950 1970. Buscando un tratamiento para niños con parálisis cerebral, descubrió que era posible desencadenar unas reacciones motoras repetidas (patrones de locomoción refleja) en el tronco y en las extremidades, a partir de unos estímulos definidos y desde unas determinadas posturas. En el método Vojta no se aprenden ni se ejercitan o entrenan o movimientos "normales", tales como la prensión, el enderezamiento o la marcha, sino que con la terapia Vojta se estimula al cerebro para que active los "patrones motores innatos" que tiene almacenados y pueda exportarlos, como movimientos coordinados, al tronco y a las extremidades. El fisioterapeuta realiza una presión selectiva en determinadas zonas del cuerpo, estando el niño tumbado de espaldas, boca abajo o de lado. Ese estímulo provoca de "forma refleja" y en cualquier edad, dos respuestas motoras complejas que contienen los elementos motores básicos de la locomoción humana. Esos complejos motores provocados constituyen la "reptación refleja" y el "volteo reflejo". Ambos pueden activarse independientemente de la voluntad del paciente. El efecto es la facilitación y la activación terapéutica de aquellas funciones musculares innatas, que se utilizan inconscientemente en la vida diaria, especialmente las que mantienen la columna, pero también las que dirigen los movimientos de los brazos y piernas, de las manos y de los pies, y la cara.  La eficacia del tratamiento depende de la enfermedad de base, de la intensidad de los ejercicios, de la frecuencia y de la exactitud con que se apliquen. La enseñanza de la técnica a los padres, o persona responsable del niño, tiene que realizarse cuidadosamente para que pueda realizarse también en casa la aplicación de la terapia y se mantenga la intensidad adecuada del tratamiento. La terapia de locomoción refleja es muy eficaz, pero a los lactantes y niños pequeños les supone un importante esfuerzo. Por lo general, después de un periodo de adaptación, el llanto no es tan intenso y los niños dejan de llorar en las pausas entre los ejercicios y al terminar la sesión. El programa de tratamiento, su dosificación e incluso las pausas, tienen que irse ajustando regularmente según la evolución del niño (podéis leer aquí la entrevista a unos papás que aplican esta terapia y este enlace os lleva a la página oficial de la Asociación Española Vojta).
En muchos centros de Atención Temprana, "voitianos" y "bobathianos" conviven en feliz armonía, nutriéndose de los conocimientos de unos y otros. Pienso que, al final, lo más importante es que los papás estén bien informados en todo momento de los beneficios y limitaciones de cada terapia, que éstas siempre tengan evidencia clínica demostrada y sobre todo, que se ajusten a la medida de las necesidades del niño y de su familia.

"Muñeco Vojta " y "pelota Bobath"



10 comentarios:

  1. Me encanta... he aprendido un montón... sigue contándonos cositas de estas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Me viene muy bien que me digáis qué cositas os gustan más o qué temas os interesan, porque puedo hablar de tantas cosas que a veces no sé por qué decidirme jejeje...un besito.

      Eliminar
  2. me ha gustado mucho el tema!! y también recordé el método Bobath, que lo tenía un poco olvidado... qué lástima que no se pueda acceder a la información de otras especialidades, no debería ser así.

    muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  3. Ojalá cuando nos plantearon aplicar Vojta con la "pitu" nos lo hubieran explicado así de bien y con tanta claridad. Muchas reticencias de los padres hacia este método es que no sabemos muy bien como funciona, simplemente te enseñan un par de ejercicios para conseguir el volteo y al final te quedas con los llantos de tu niño y ya no quieres seguir intentándolo.
    Reconozco que con nuestra peque fue muy útil, sobre todo al principio y que es cuestión de muuuuuucha paciencia y de otro kilo de perseverancia.
    Gracias, quién lea tu blog tiene una fuente de información valiosísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la comunicación fluida con los papás es fundamental, tienen que tener claro qué hacer en todo momento y sobre todo, sentirse seguros con la terapia. Es cierto que los profesionales muchas veces vamos muy rápido o damos muchas cosas por sabidas y no hay que olvidar nunca que unos papás no tiene por qué saber de estas cosas.A los papás les diría que nunca, salgan de una sesión, sea de lo que sea, con dudas. La información es poder. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es muy interesante todo lo que explicas...gracias por compartir tus conocimientos y tus experiencias. Por cierto, me ha llamado mucho la atención lo que comentabas sobre el volteo y el reptar de los niños. El verano pasado estuve en una charla de un osteópata renombrado y él decía que ambos son fundamentales (junto al gateo) para el correcto desarrollo neurológico de un bebé.
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que se refería al volteo y la reptación que vemos en el niño con desarrollo típico, no a los de la terapia Vojta. Pero sí que es cierto que todas las etapas por las que pasa el niño antes de la marcha, son muy importantes. Por eso eso, no hay que tener prisa por poner al niño de pie, sobre todo si no tiene ninguna patología. Un besito y gracias por pasarte.

      Eliminar
  5. Es un placer estar descubriendo tu blog.
    Gracias por compartir esta información y ayudarme a aprender un poquito mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maribel. Me alegro mucho de que te esté resultando útil. Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...