viernes, 16 de marzo de 2012

El bomboncito de la casa

El bomboncito de la casa, a sus dieciséis meses, apunta ya maneras y se intuye la prometedora carrera de líder carismático que tiene por delante. Donde pone el ojo, pone la conquista. No hay mamá, papá, administrativa, niño o terapeuta que no haya sucumbido a estas alturas a sus encantos. Imposible cruzarse con él y resistirse a comérselo a besos. ¿Serán sus ojazos azules cielo?, ¿su boquita de piñón?, ¿sus apetitosos mofletes?, ¿su cautivadora sonrisa?, ¿quizá la manera que tiene de extenderte sus brazos reclamando cariñitos? ¿o será, probablemente, una deliciosa combinación de todo lo anterior aderezada con un carácter dulce y una tendencia natural a relacionarse felizmente con todo el mundo?. Recuerdo cuando empezaste el tratamiento hace sólo unos meses. Tu mamá me decía que, cuando naciste, tuviste que afrontar tantos retos para sobrevivir, que le dolía el corazón de tanto llorar. Viendo la sonrisa con la que contempla ahora tus primeros pasos, está claro cuál ha sido la mejor medicina para sanar todas sus heridas, sobre todo aquéllas que no se ven y que son las que más duelen. Ningún síndrome, ningún diagnóstico, ningún problema psicomotor, podrán hacer que no consigas lo esencial en la vida: amar y ser amado. La importancia de todo lo demás, siempre será relativa. Estoy completamente convencida de ello...


8 comentarios:

  1. Una entrada preciosa!
    Al fin y al cabo, lo que todos buscamos finalmente, es querer y que nos quieran.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias!
    Cierto, a veces nos complicamos mucho la vida.
    Un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito!! Los niños necsitan cariño como respirar, y los niños especiales mas ahun para superar sus dificultades mas facilmente, que ya tienen bastante los pobres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos lo necesitamos. Son más las cosas que nos unen a ellos, que las que nos separan. Un beso.

      Eliminar
  4. Vaya conquistador! Su mami debe estar de lo más orgullosa. Me alegro, después de tantas vicisitudes...El amor lo cura todo. Muas!

    ResponderEliminar
  5. El amor provoca milagros.
    Besitos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...