jueves, 1 de marzo de 2012

Ellos

Generalmente, los niños vienen al Centro de Atención Temprana acompañados por sus mamás. Son ellas las que normalmente asumen, no sólo el despliegue logístico que supone traer al niño a AT, sino también la continuación de los tratamientos en casa, la comunicación con el colegio, la mayor parte de las decisiones sobre crianza e incluso muchas realizan también trabajos dentro y fuera de casa (lo de la liberación de la mujer no me queda a mí muy claro todavía lo que es...). Con este panorama, no es de extrañar que a menudo nos comenten muchas mamás que se sienten desbordadas y al límite de sus fuerzas por no encontrar en sus parejas el apoyo que necesitan en estos momentos complicados. Intentamos siempre involucrar a ambos miembros de la pareja (sean papá+mamá, dos mamás, dos papás...) en los tratamientos y cuando detectamos situaciones de sobrecarga en uno de ellos (normalmente en la mamá) hablamos con el departamento de Psicología para que nos oriente sobre cómo ayudar a los padres a sobrellevar la situación de una manera más saludable para todos. ¿Cómo lo suelen llevar ellos? Lo que yo veo es que suelen delegar mucho en la madre de sus hijos la toma de las decisiones y las responsabilidades del día a día. Es muy frecuente que el niño aparezca un día en el Centro con el papá y le comencemos a contar cualquier historia o le preguntemos por determinado material y enseguida nos digan con una sonrisa que eso se lo preguntemos a la madre que "lo sabe mejor". Aunque a su favor también tengo que decir que lo que sí aportan los papás suele ser una visión más positiva y más centrada en el presente que las mamás, quizá más preocupadas por la incertidumbre del futuro. Y yo creo (y esto ya es opinión personal) que muchas veces no es que no quieran implicarse, es que las mujeres, que somos "mu madres", tampoco les damos la oportunidad de hacerlo temiendo que lo hagan mal porque sabemos que los hombres suelen ser un poquito desastre (ahora que no nos oyen). Y se me viene a la cabeza la típica situación en la que el papá empieza a vestir al bebé y la madre se lo quita de los brazos porque su santo se hace el lío padre (y nunca mejor dicho). Sin embargo, voy viendo un grupito incipiente de papás que cada día quieren implicarse más en los tratamientos y en la crianza consciente de sus hijos, que los llevan y los traen donde haga falta, que los consuelan con todo el amor del mundo, que les cambian el pañal con infinita ternura, que juegan con ellos para que la espera de la terapeuta que les toque no se les haga tan larga, que hacen encaje de bolillos para conciliar vida familiar y laboral, que participan en las tareas del hogar...en definitiva, lo que debería ser normal y no merecer una entrada entera en ningún blog. Creo que hay motivos para la esperanza y para pensar que la tendencia en los próximos años será a ver cada vez más papás tan implicados o más con la vida de sus hijos que la mejor de las mamás. ¿Cuál es vuestra opinión?.


17 comentarios:

  1. Yo creo que en la mayoría de las ocasiones somos nosotras las que nos auto-atribuimos la función de cargar con todo. No se si es el instinto de madre o el creer que ellos no lo van a hacer tan bien, el caso es que así, sin darnos cuenta, cada uno acepta su papel.
    Pienso que hay que darles una oportunidad a los papis y dejar que se impliquen desde el principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Maribel, si no lo hacen desde el principio, nunca van a aprender. Un besito :)

      Eliminar
  2. Pues la verdad es que en nuestra familia tenemos la gran suerte de tener un padre muy entregado que se ocupa tanto y tan bien (¡modestia aparte!, je,je...) de sus hijos como yo...
    También en el conservatorio veo muchos padres que comparten la crianza de sus hijos de manera totalmente igualitaria; en mi opinión, por el bien común (hijos, mamás y papás) es muy importante que el hombre se involucre completamente en el cuidado de los niños, en todos los ámbitos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte Laura!!!confiemos en que esta tendencia a implicarse siga creciendo satisfactoriamente en todos los hombres :) Un besito!!

      Eliminar
  3. Papimelli tarda tres horas en vestir a los dos y cambiarles el pañal, pero por mi propia salud psicológica le doy su tiempo mientras yo me ocupo en otra cosa... desde el principio cada uno tiene sus responabilidades con los niños, sé que si lo dejo vestirles eligiendo la ropa él puede acabar en desastre asique yo le elijo la ropa, la dejo sobre la cama y él se ocupa de todo.
    Muchas madres se sobrecargan ellas mismas por no saber delegar, pensando que nadie va a hacerlo como ellas y eso es un gran error. un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los hombres y la elección de la ropa...ainss...pero qué bien que se implique así de bien, aunque le lleve su tiempo. Como dicen los del Concepto Bobath, no importa el tiempo invertido, importa el resultado. Yo también pienso que muchas mamás se sobrecargan voluntariamente y a la larga les perjudica innecesariamente. Un beso!

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo en que no hay nada como una madre. Pero también, que las mujeres tendemos a cargar con más, porque pensamos que lo hacemos mejor, o que ellos no van a saber, o no lo hacen a nuestra manera, o tardan más... Yo también veo la evolución, los padres se están implicando cada día más, afortunadamente.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, mi niña. Y a ti te queda un día menos para que nos cuentes tu experiencia con esto y otros muchos temas ;) Un besito grande!!

      Eliminar
  5. Yo no me puedo quejar de Mr. X, porque no para ni un minuto del día. Trabaja más horas que yo y dos tardes a la semana se encarga de Peque. Aún así, yo me ocupo de más cosas relacionadas con mi hijo (organización de ropa, llevarlo a la guarde, hablar con las profes...), pero es algo que ya sale de mí hacer así...No tengo duda alguna de que si tuviese que guardar cama por algo, él se ocuparía estupendamente de todo. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que siempre serán "nuestras" y otras de "ellos". Eso es inevitable. Me alegro de que Peque pueda disfrutar de todo un padrazo :) Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Me encanta tu blog! desde hoy tienes una seguidora más...

    ResponderEliminar
  7. Nosotros en casa nos repartimos tareas y mi santo tiene mucha más paciencia que yo a veces con ellos.
    Aunque reconozco que la organización global es mía,lo mismo baña que da cenas, cambia pañales o los lleva al cole o a la pediatra.
    Además, siempre ha estado muy implicado en los tratamientos (menudos madrugones de daba para llevarla al CAT y luego a la Escuela Infantil) y repartiendo cariño es el mejor padre del mundo.
    Si, afortunadamente, van cambiando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo dar fe de que el papá de "Pitu" y "Tete" es un amor. Eres muy afortunada. Un beso.

      Eliminar
  8. Hola a todas...y digo a todas, porque todas las respuestas son ellas. ¿Os fijais?..Si todavía es necesario hacer entradas y post y blogs enteros dedicados al papel y al rol del padre.

    Mi realidad como hombre ha sido de mucha soledad desde que nos quedamos embarazados. Desde las ecos, en las que casi no había futuros papás, el curso preparto, donde la matrona directamente me dijo que en el curso "no había lugar para los papás, y que nos invitarían en la clase de los pañales y la limpieza del cordón en todo caso", por supuesto que cuando les llevamos a estimulación temprana estaba solo entre mamás, en el café de la oficina si el tema son los hijos, y en el parque si es antes de las 5, y comentando esta entrada vuelvo a estar solo.

    El sábado participo como ponente en una jornada sobre Crianza en red en Barcelona. Somos dos hombres ponentes por casi 12 mujeres. ¿Quienes serán los que nos escuchen? Me lo imagino...En el grupo de facebook por conciliar vida familiar y laboral, cuando se hizo una estadistica de quienes eramos, entre 100 personas eramos dos hombres. En fin...que estamos encantados de nuestro rol, de patrocinador de familias. Antes nos ibamos a cazar fuera y ahora todo lo que hagamos fuera parece más importante que estar, criar y tomar decisiones codo a codo con nuestras parejas.

    Obviamente, y es mi opinión, puede que se de el caso de Mamás que acaparan, o no "delegan" como decis. Y ese puede ser un factor... ¿pero y nuestra responsabilidad? Me decía un Papá, "es que la teta la tiene ella, que quieres que yo haga" A mí se me ocurren mil cosas que él puede hacer, incluyendo alguna directamente relacionada con la lactancia. Como por ejemplo no molestar y apoyar 100 % a la Mamá que quiera dar la teta a demanda y el tiempo que le de la gana. ¿Que pasaría si reclama o demanda su espacio?.¿Cuántas Mamás le dirían, no mira no salgas antes del trabajo, que a mi me encanta hacer de taxi..?

    Y digo yo...¿ y a Mamá quien la sostiene emocionalmente de todo lo que implica ser madre, fisiológica y psicológicamente? Su madre?, una amiga? nadie?...Por ahí decía una Mamá, que necesitaba espacio aunque tardara 3 horas en vestirla. Como si tarda 5 y le viste de payaso, ya que eso no es lo importante, sino que esté presente.

    Me quedo loco cuando comentas, que a veces la respuesta de los incipientes Papás presentes, que un día se acercan a tu centro, dicen "eso lo sabe mejor su Mamá"...no sé, quizá como una colega tuya me dijo en cierta ocasión yo sea un perro verde, pero no parece tener mucho sentido que un padre no sepa como es su hijo, que le gusta, con que vibra, con que se duele, que necesita, o cuál es la dosis de apiretal si tienes décimas, y que si sepa como funciona el Ipad de memoria o como se llama y como se opera la lesión del suplente de Cristiano Ronaldo en el Madrid.

    Estoy siendo extremista, es un ejemplo y lo sé. Pero no nos podemos conformar.

    Comparto que vamos saliendo del armario...todavía muy pocos, pero lo vamos haciendo...

    Yo voy escribiendo, mi forma de ver la crianza y mis experiencias en http://psicologiaceibe.blogspot.com y entre mis iguales sigo siendo un raro. Quizá sea casualidad...o no.

    Un abrazo de un él, papá y hombre en estos líos de criar y educar hijos.
    Alejandro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro, muchas gracias por pasarte y por tu elocuente aportación. Ojalá muchos papás se sumen a tu forma de ver la crianza. Por cierto, me ha gustado mucho tu blog, ya tienes una seguidora más. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Gracias a ti, me alegro que te gustara el blog. Me han pasado desde el congreso la información de cuantos hombres se han inscrito en esta jornada. Dos. Que a su vez son parejas de dos mujeres ponentes. Somos cuatro. Lo dicho.
    Un beso
    Alejandro

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...