jueves, 15 de marzo de 2012

Lo que el cumpleaños dejó...

Estaba convencida de que viviría mi 29 cumpleaños con cierta tristeza porque es el último de los veintitantos y porque empiezo a asumir que tendré que cambiar en el cuaderno de los sueños ser mamá antes de los 30 por serlo antes de los 40. Pero las numerosas muestras de cariño que he recibido por todas las vías de comunicación posibles, han conseguido disipar cualquier tipo de nubarrón emocional.
Ya el pasado sábado, Adorable Hermano Mayor y Cuñada Maja, consiguieron sacarme una enorme sonrisa cuando se presentaron en la celebración familiar con este globo de helio (ya conté aquí, mi pasión por Pocoyo):


¡Me encantó! y además pensé, bueno, mientras de edad cronológica sean 29, pero espiritualmente, unos 4, no hay de qué preocuparse :)
El martes por la tarde, algunas mamás veteranas del Centro que no me verían al día siguiente, empezaron a felicitarme, tanto por el inminente cumpleaños, como por tomarme con tanto sentido del humor el cachondeo generalizado que hubo cuando se estropeó el pestillo del baño y yo aparecí con la gran caja de herramientas, mientras una de ellas ya lo había arreglado con una moneda de un euro. No dejaban de reírse diciendo ¿¿pero dónde vas, Mc Gyver?? y yo en broma pidiéndoles que guardaran la compostura, que aquéllo era un Centro serio. Y la mamá de N. se reía más todavía diciendo que de Centro serio nada, que ella venía a Lourdes a pasárselo bien. Le dije que me iba a dar mucha penita despedirme de ella en junio cuando le diera el alta a N. (que está fenomenal) y me dijo que de alta nada, que ella allí hasta los 18, que se lo pasaba genial con las otras mamis. Cuando N. oyó a su madre diciendo que se tenía que quedar allí hasta la mayoría de edad exclamó un ¡¡yupiiiiiiiiiiiii!! que casi me la como a besos. Bueno, casi me como a besos a todas. Da gusto ver que vienen tan felices al Centro. 
El miércoles comenzó a las 7 de la mañana con el beso de despedida de Medio Limón que se iba a trabajar. No me enteré mucho porque estaba en mitad de un sueño en el que un apuesto caballero llegaba a la casa de una bellísima terapeuta humilde campesina y le pedía que le confeccionase una férula para la patita de su caballo, aunque reconozco que cuando conseguí despertarme del todo, pensé que mi doncel tampoco estaba mal del todo...
Encendí el móvil y empezaron a llegarme las primeras felicitaciones de mi madre, de mis amigas, de la mamá de N. diciéndome lo bien que se lo había pasado la tarde anterior y deséandole un feliz día a Mc Gyver, de mis compañeras...Me llamó desde Tierras Lejanas mi amigo R. y cuando la cosa empezó a ponerse demasiado melancólica filosofando sobre el tempus fugit  me dice, menos mal que no tienes Tuenti porque si no, el año que viene con thirty, te lo quitan. Mi cerebro estuvo un ratito haciendo tic-tac porque reconozco que tardé en pillar el juego de palabras (estaba espesita), pero consiguió que me riera y se esfumara de nuevo el nubarrón, jajaja...También fue la primera vez que me felicitaron ¡¡en el blog!! ¡¡qué ilu!!.
Luego me pasé por la pastelería a comprar pastelitos para Maravillosas Compañeras y después de estar un ratito en casa de mis padres y decirle a mi madre con una sonrisa picarona que no se olvidara de mirar el blog, me fui a trabajar. 
Compañeras Maravillosas me recibieron con muuuuchos abrazos, muuuuchos besos y muuuuchos regalos. Así da gusto ir a trabajar el día de tu cumpleaños, ¿a qué sí?. Entre los regalos, hay una divertida invitación a un taller de risoterapia (¡lo que nos faltaba!) al que iremos todas y que prometo contar aquí cuando lo hagamos con todo lujo de detalles, por supuesto.
No sé si fue coincidencia o que yo estaba tan contenta que les transmití energía positiva, pero mis niños tuvieron unas sesiones de libro, se portaron genial y se lo pasaron pipa cantándome el cumpleaños feliz. Incluso, alguno se animó con la versión de Parchís y todo. Supongo que será de vernos tanto a nosotras cada vez que se la cantamos (¡y se la bailamos!) a  la compañera que cumple años, jajaja... Preguntándoles a mis peques cuántos años creían que cumplía me sale una media total de...¡¡once años!! no está nada, nada, mal, ¿verdad?. 
Terminé el día con cierta resaca emocional y con cierta penita porque se me había pasado demasiado rápido, pero al final fue tan bonito que no puedo evitar llevar toda la mañana tarareando la canción con la que finalizo el post de hoy. ¡Y todavía queda la celebración con las amigas este finde! ¿dónde hay qué firmar para volver a cumplirlos?...


¡¡GRACIAS A TODOS!!


14 comentarios:

  1. Vaya día especial!! Si es que llega hasta aquí esa energía y esa fuerza!
    Y preciosa canción!!
    El año que viene más y mejor!
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que fue un día especial también para ti y no te creas que se me olvidó, te estuve mandando esa energía y el sábado lo haré de nuevo. Ánimo guapa. Un besito.

      Eliminar
  2. Te voy a contar un secreto... si los 29 están bien, los 30 están mejor aún!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí esos ya como que me dan mucho respetito, pero si tú me lo dices, me lo creo :)

      Eliminar
  3. Vaya día tan especial... me encanta el globo de helio de pocoyo... jejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de calidad, ¿eh!, ¡Qué sigue gordito desde el sábado! Besos

      Eliminar
  4. Un día muy completo.
    Que ingenioso tu amigo R. jejeje
    Oye... y eso de ser madre antes de los 30... si solo es por tiempo, en un añito te da tiempo jijiji
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy majete, sí, jajaja.
      Bueno, en realidad sí que daría tiempo, pero me temo que no depende sólo de mí. Un besito guapa.

      Eliminar
  5. Te saco unos añitos de ventaja (no muchos, eh?????), y te puedo asegurar que mejoramos mucho con la edad, jajajajaja! Además, celebrándolo así de bien, da gusto cumplir años! Me encanta lo que explicas de tu curro, se te nota tan feliz! Y me encanta el sueño poniendo una férula a un caballo, jajajaja! Me alegro de que lo hayas pasado tan bien! Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como los buenos vinos Mo, como los buenos vinos... ;) Un besito, linda.

      Eliminar
  6. Lo que siembras da sus frutos pequeña Ra, asi de sencillo, es la ley del karma, y tú no has dejado de dar cosas buenas desde que te conocí. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, que he metido tantas veces la pata también, jejeje...Te quiero gordita. Un beso grande.

      Eliminar
  7. ¡que no te de penita pasar a los 30!, que lo bueno de la vida es ir cumpliendo (y disfrutando cada uno de ellos), y los niños hasta con 30 y muchos también tienen su gracia, así que no desesperes.
    Por cierto, cuando quieras te dejo los mios una quincena y luego me cuentas si sigues teniendo ganas, ja-ja.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! yo encantada, ya lo sabes. Cuando queráis podéis hacer uso de los cheque-canguro que os regalamos ;) Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...