miércoles, 25 de abril de 2012

Cómo contar cuentos

             Lo más importante antes de contar un cuento es que estemos seguros de que éste nos gusta, que tenga algún sentido para nosotros, pues solo así disfrutaremos a la hora de asimilarlo, aprenderlo y contarlo. Si nosotros estamos a gusto con el cuento que hemos elegido, transmitiremos más seguridad a la hora de contarlo y los destinatarios disfrutarán más.
            Se debe realizar un trabajo de adaptación de la historia que hemos elegido para narrar antes de asimilarla y memorizarla. El esqueleto del cuento permite realizar este ejercicio con mayor facilidad.
·        Título del cuento (significativo o llamativo)
·        Tipo de narrador que se ha escogido ser: podemos narrar el cuento como si fuésemos algún personaje en concreto, como por ejemplo una abuelita, un niño, un animal. O bien desde fuera, siendo narrador neutro.
·        Manera de iniciar el cuento para captar la atención del oyente. (Más adelante veremos algunos ejemplos de fórmulas para comenzar y terminar cuentos).
·        La estructura del cuento tiene tres partes:
·       Introducción
·       Nudo
·       Desenlace
         Partiendo del conocimiento de estos tres elementos del cuento, iremos añadiendo o quitando los aspectos secundarios que aportan los cuentos alrededor según nuestros deseos y los de los niños.
·        Arreglos para adaptar el lenguaje escrito al oral:
·       Elipsis o supresión de un fragmento poco importante. Muchas veces aspectos secundarios como los que se han citado en el punto anterior, si no les resulta llamativos, resultan perjudiciales para la atención del oyente, por lo que es mejor adaptarnos a ellos y eliminar, modificar, o añadir los elementos que se crean convenientes.
·       Ampliación de una escena más divertida. Al igual que podemos eliminar elementos, también podemos añadir o ampliar alguna parte.
·       Expresiones en estilo directo porque resultan más vivas. Un narrador contando todo en tercera persona. Por ejemplo:
§      “y el pequeño conejo blanco le preguntó si quería ayudarle a echar a la cabra cabresa de su casa, pero el perro le dijo que no, que le daba miedo”
Queda más monótono que si lo contamos:
§      “y el pequeño conejo blanco le dijo: “en mi casa está la cabra cabresa, ¡que me quiere saltar en la cabeza!, ¿quieres ayudarme?” y el perro le dijo: “¿yoooooo?, ¡noo! A mí me da muuucho miedoo”
·       Cambiar las palabras más difíciles por otras comprensibles.
·       Conviene usar onomatopeyas y otros recursos expresivos al dirigirse a los más pequeños.
            Son realmente importantes todos los aspectos relacionados con el lenguaje tanto verbal como no verbal de la persona que cuenta el cuento. Para lograr una expresividad plena se ha de preparar una sección de herramientas que faciliten este oficio:
·        Entonación: con tonos y matices que capten la atención.
·        Timbre o sonoridad distintiva de cada voz del relato.
·        Ritmo: es dado por la velocidad (lento, rápido) o la duración.
·        Pausa: la de acecho, intriga, desconcierto, sorprendido.
·        Volumen: bajo para íntimo o secreto; alto para atemorizar.
            Todo ello debe ir acompañado de una expresividad facial y corporal que acompañe todo el relato, pues muchas veces es este aspecto el más clarificador, el que transmite más información emocional. No sólo contamos el cuento con la voz… CONTAMOS EL CUENTO CON TODO EL CUERPO. 
            Todos nos hemos encontrado en múltiples situaciones que lo que nos cuentan no va acompañado por una expresión no verbal acorde. Un ejemplo: ¿transmitiremos tristeza contando un cuento si mientras fingimos estar tristes con la voz (volumen bajo, voz temblorosa,…) nuestro cuerpo está bien erguido, nuestros ojos bien abiertos y nuestros labios dibujando una medio sonrisa? Sencillamente NO.
            Por ello debemos cuidar nuestra postura y si estamos tristes nos encorvaremos, nuestros ojos se entrecerrarán en signo de llanto, nuestras comisuras de los labios bajarán, etc. Sólo de esta forma conseguiremos transmitir la emoción de una manera global y completa.
            Pero CUIDADO, porque podemos caer en el error de exagerar demasiado nuestros gestos y esto también puede transmitir emociones diferentes a las pretendidas. Por ejemplo, si fingimos llorar y nuestro llanto es escandaloso, subiendo y bajando el tronco con movimientos bruscos…podemos causar incluso risa en lugar de tristeza.
         Un aspecto importante que debemos tener en cuenta es que a los niños, sobre todo a los más pequeños, les gusta poder anticipar lo que va a suceder en cada momento del cuento. Esto les ayuda a disminuir el estado de nervios y ansiedad que sienten (y que sentimos los adultos también) al no saber lo que va a suceder después. Por este motivo no debemos preocuparnos de contar cada día un cuento diferente. Dejémosles disfrutar de esta anticipación, de saber lo que sucede, de estar tranquilos mientras escuchan porque saben que todo va a terminar bien.

·        TÉCNICAS PARA CONTAR CUENTOS
            ¿Cómo podemos contar el cuento?. A algunas personas les preocupa demasiado no tener materiales suficientes para contar un cuento en condiciones, otras sin embargo, no prestan atención a la “puesta en escena” y se dedican únicamente a contar historias con o sin el cuento delante. Una vez más la virtud está en el punto medio. A continuación os ofrecemos diversas técnicas para contar cuentos.
·        Con el cuento delante: es la técnica más utilizada y más sencilla. El soporte del cuento es una ayuda visual a la historia que contamos. Debemos cuidar que todos los niños puedan disfrutar de las imágenes.
·        Sin el cuento: cuando la historia es sencilla podemos contarla sin el cuento, aunque para los más pequeños es mucho más motivador y llamativo que haya algún elemento visual. Esto les aporta información, les ayuda a mantener la atención.
·        Dramatización: esta técnica es la puesta en escena del cuento cuyos personajes vamos a ser nosotros. Es una técnica más elaborada que, al igual que pequeñas obras de teatro, requiere más de un adulto y una preparación previa.
·        Guiñol: esta técnica también es muy extendida, y bien sabemos que es muy útil, bonita y llamativa para contar cuentos a los más pequeños. Podemos utilizar las marionetas de diferentes maneras: la marioneta hace de narrador, aparece en momentos determinados del cuento (como elemento extra), representación del cuento en teatro de guiñol, en la que los personajes del cuento son las marionetas (con o sin narrador externo).
·        Papiroflexia: existen cuentos para los que nos podemos apoyar en el papel, ya sea para fabricar figuras, o incluso apoyarnos en el papel para dibujar elementos de la historia.
·        Elemento extra: principalmente en casos en los que contamos el cuento sin soporte visual. Siempre viene bien tener algún elemento que podemos sacar durante la historia y que nos ayuda a contarla a la vez que llama la atención de los pequeños (y los no tan pequeños).
·        Sombras chinescas: esta hermosa técnica requiere una elaboración previa y preparación principalmente material. Sin embargo la puesta en marcha es realmente llamativa. Debemos cuidar la elección del cuento que vamos a contar, ya que las figuras utilizadas deben ser claras y sencillas.

·  



27 comentarios:

  1. Me han encantado las tus últimas entradas, son muy muy útiles, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que en tu blog comentaste que te gustaría que hiciera una entrada sobre esto. Me alegro de que te guste.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Buenoooo, nos vamos a conertir en expertas cuentacuentos! Me pillo todos los truquis, a ver si los sé poner en práctica! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí y tu peque va a disfrutar muchísimo :)
      Un besito.

      Eliminar
  3. Cuando te sobre un ratito te puedes pasar por casa a contarles un cuento a mis fierecillas y a su mamá. Con una narradora así, yo me apunto a escuchar, sentadita en el suelo y bien calladita. Palabrita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo diré a E.jejeje. Muchos niños tanto en las bibliotecas públicas como en el centro de AT ya han podido disfrutar de su talento y salen encantados. Cuando hemos hecho alguna convivencia las compañeras también nos ha contado algún cuento y es increíble.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. E. Es quE no Eparas dE ElucinarmE, mE tiEnEs Embobao, Econ Etodo lo quE EcuEntas. E., y mE prEgunto ¿quÉ Estará miEntras Etramando unatErapEutatEmprana Epara Ecuando tErminEs Econ lEs cuEntos?. Enhora buEna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E. Es una dEliciosa mEzcla dE bEllEza E intEligEncia, así quE sEguro quE pronto nos volvErá a sorprEndEr gratamEntE ;)

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias por tus comentarios Ló!!!! no puedo evitar sentirme alagada cada vez que me meto en el blog y leo en los comentarios que os están gustando los post dedicados a los cuentos...es un verdadero placer y un privilegio colaborar con nuestra terapeutatemprana... ¡un enorme abrazo! E.

      Eliminar
  5. Veo que es todo un arte esto de contar cuentos.
    Me ha gustado mucho lo que nos transmites hoy. Y es que a veces contamos los cuentos como sin ganas, con prisas o como algo mecánico, y eso los niños lo notan y no disfrutan.
    Y me ha recordado también cuando mi niño quiere que le cuente el mismo cuento una y otra vez, y a veces va murmurando al mismo tiempo que yo, diciendo las mismas cosas.

    No quisiera ser la pesada de las preguntas, pero es que me parece un tema tan importante y pocas veces se le dedica tanto tiempo. Así es que aprovecho para aclarar dudas con las dos (espero que no os importe). ¿Qué pensáis de esta moda que está surgiendo de modificar los cuentos clásicos y contar las historias de otra manera pensando en quitar "violencia" o sustituir por unos valores por otros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De pesada nada Maribel, tus aportaciones siempre nos hacen pensar y plantearnos cosas, así que eres siempre muy bienvenida. No conozco esta moda, la verdad, quizá E. pueda ayudarnos. Supongo que dependerá de lo que se entienda por "violencia" en los cuentos, porque creo que siempre se tiende a subestimar la inteligencia de los niños y a apartarlos de realidades como por ejemplo temas tan naturales como la muerte. Todo hay que adaptarlo a su edad y a su comprensión, pero no creo que "vendiéndoles" una realidad edulcorada les ayudemos, la verdad.
      Un besito y gracias!!

      Eliminar
    2. Me refiero, por ejemplo, a que el lobo ya no se come a Caperucita. O considerar machistas los cuentos en los que las "indefensas" princesas siempre tienen que ser salvadas por valientes caballeros.

      Eliminar
    3. ¿Pesada?...a mi me encanta poder compartir opiniones y experiencias sobre cuentos. Estoy totalmente de acuerdo en que no se le presta toda la atención que se merecen. La cuestión que comentas es muy interesante y compleja. Desde mi opinión, actualmente disponemos de una literatura infantil amplísima que nos ofrece muchas posibilidades, por lo que no tenemos que acudir necesariamente a los cuentos tradicionales, que, como tú dices pueden llevar alguna carga de sexismo y violencia que puede no llegar a gustarnos para transmitir a los peques. Estoy de acuerdo con la compañera terapeutatemprana en que tampoco se les puede disfrazar la realidad... es bueno que los cuentos que contemos lleven elementos cercanos a la vida real. Yo en numerosas ocasiones he adaptado cuentos, tanto el lenguaje como la historia, ya que nunca debemos perder de vista tanto la edad y comprensión, como los intereses de los oyentes (y de forma indirecta también los nuestros)...son ellos los que nos van a guiar hacia una adaptación o un cambio de cuento. Lo importante desde mi punto de vista es ofrecerles diversas posibilidades.

      Un besazo enorme!

      Eliminar
    4. Muchísimas gracias.
      He aprendido mucho esta semana.
      Besos para Raquel y E.

      Eliminar
  6. Nena, eres una caja de recursos para todo, desde los materiales de juego, la alimentación, los cuentos..., no dejamos de aprender contigo, eres una maravillosa terapeuta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja!¡qué va! ya me gustaría a mí :)
      Un besito linda.

      Eliminar
  7. Me encanta esta entrada. A mi hijo y a mi sobrino les encanta que les cuente cuentos y es por todo esto que dices. Yo me meto en el papel y disfruto tanto o mas que los niños. La familia me dice que hago el payaso (de forma cariñosa, no como crítica) pero sea por lo que sea funciona y los cuentos me los piden a mi.
    Lo que comenta Maribel de modificar los clásicos... pues bueno, yo si he cambiado alguno, pero cuando mi hijo ha ido creciendo, le he ido contando las diferentes versiones y ahora es él mismo el que decide el final del cuento. Creo que se pueden y deben adaptar los cuentos a cada niño según su edad, su temperamento, el momento en que se lee,...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tu hijo y tu sobrino están encantados con esa cuentacuentos que tienen en casa. También estoy de acuerdo en lo de adaptar los cuentos a cada niño.
      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡¡E. es maravillosa!! no os imagináis lo que enganchan sus cuentos...a niños y a adultos...

    os voy a contar un secreto...

    hace unos días, en el viaje que hicimos el fin de semana... por la noche, yo no paraba de pedirle un cuento a E. para rematar la velada...(igual que hice en la aventura anterior)... ella se hizo un poco de rogar...pero al final ¡lo contó! muchas estábamos muy cansadas, habíamos madrugado y trabajado ese día y además eran altas horas de la noche...pero aún así...la mayoría de nosotras...no dejamos de escucharla hasta que terminó el cuento...
    creo que eso explica lo bien que dormí esa noche...

    E. y la historia de "duermete oso" me ayudaron a descansar :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue de esos momentos mágicos e inolvidables que recordaremos toda la vida :)
      Un besito, compi.

      Eliminar
    2. ¡Pero que compañeras tan maravillosas tengo! trabajar con vosotras ya es vivir en un cuento... ¡mil gracias amigas por esas palabritas llenitas de cariño!

      Un enorme abrazo!!

      Eliminar
  9. Está claro que lo mejor para contar un cuento es darle vida, emoción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no, qué aburridos serían, ¿verdad?...
      Un beso!

      Eliminar
  10. Se supone que yo estoy de vacaciones blogeril y mira...aquí estoy.
    Ya sabes que todo lo relacionado con los cuentos y la literatura infantil me encanta, así que muchísimas gracias por estas recomendaciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil desconectar de este mundo, ¿verdad? :)
      Besitos!!

      Eliminar
  11. Me gusta mucho tu blog! Adoro los cuentos, de mayores, de niños, tontos, con moraleja o sin ella... Mi madre lis cuenta de maravilla, poniendo música a las canciones y voz a los personajes. Esta entrada me ha hecho valorar ese don suyo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Estrella! el tuyo promete también. Qué suerte tienes una mamá cuentacuentos!!
      Un beso grande.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...