jueves, 26 de abril de 2012

La hora del cuento


La hora del cuento es una hora mágica, en la que la cálida presencia de los demás nos afirma y nos tranquiliza. Por eso debemos crear la atmósfera necesaria:

·        Confort material: sillas de bajo respaldo o cojines organizados en semicírculo. Es importante que desde todos los ángulos se pueda ver correctamente los elementos que acompañan el relato, ya sea la propia figura del contador, el soporte cuento. Por ello debemos cuidar también cómo entra la luz en el espacio (muchas veces las sombras impiden ver elementos fundamentales como la expresión facial del contador).

·        Silencio y penumbra (en el sentido al que antes nos referíamos para impedir sombras que nos impidan una visualización plena del cuento y de su contador) que concentren la atención sobre el contador (éste se colocará un poco más alto para ser más visible).

·    El espacio no debe ser demasiado amplio. Un espacio recogido nos ofrece más acogimiento y más seguridad.

·        El decorado: el propio contador se puede reforzar con un objeto o ritual (un sombrero). Debemos tener cuidado de que el espacio en el que nos encontramos no esté sobrecargado de elementos distractores que puedan llamar más la atención del niño que el propio relato.

·        Elegir un momento favorable del día que sirva como reposo a otras actividades.

·    La narración se ha de abordar con seguridad y simplicidad para que la magia de  imágenes fascinantes asombre a los niños: “erase una vez, en un país muy lejano,..”
 Es importante que el momento del cuento sea considerado como un tiempo en sí mismo, y que la atención no sea impuesta. Tenemos la tendencia a considerar automáticamente desagradable todo aquello que es obligado e impuesto. ¿Cuántos de nosotros no hemos dejado de apreciar las obras de los clásicos exclusivamente porque nos eran impuestas, mientras que años después las hemos descubierto por placer?. 



14 comentarios:

  1. Ayyyy!!!!! ¡que me gusta que nos hables de cuentos y cuenteros!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo me gusta a mí que te guste :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El título del post ya es sugerente de por si, ¿verdad? Qué chula es la hora del cuento...Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras también le reclamamos a E. nuestra "hora del cuento" en Toledo, jijiji. ¿Qué tendrán los cuentos que tanto gustan a grandes y pequeños?
      Besitos!

      Eliminar
  3. ¡Qué maravilla, querida terapeutatemprana!. En serio... ¡qué maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay que darle las gracias a E. :) Sin ella estos post no habrían sido posibles.
      Un besito.

      Eliminar
  4. Yo no termino de encontrar el momento del cuento, nuestros momentos de contar cuentos suelen ser más espontáneos cuando ellos me piden que les lea o un dia a la semana que les saco los libros escondidos para que los rompan. Mis niños son un poco salvajes todavía y los rompen y muerden, jejeje. Lo de la hora del cuento me encantaría establecerla pero todos mis intentos han sido frustrados, porque es dificil tener a los tres interesados en algo, porque tengo que cortar constantemente para detener a alguno en algo, en que se escapa por la puerta, o está pegando a su hermano, o lo que sea...Así que tengo la esperanza que cuando sean un poquito más mayores lo consigamos, si Dios quiere. Un besito y gracias por tanta información interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que ahora están en plena explosión sensoriomotora y es normal que, como bien dices, tengan más interés en otras cosas. Todo tiene su momento y seguro que algún día podréis disfrutar de esa "trihora" de cuentos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me encanta esta idea de planear la narración teniendo en cuenta tantos detalles, lo convierte en un momento muy especial.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tú eres una magnífica cuentacuentos con B.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Me gustan todas estas ideas que nos das. Todas juntas hacen esa magia que tienen los cuentos!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tanto contar cuentos a los niños, escenificarlos y ver sus caritas, todo lo que has dicho es muy importante para crear ambiente. También añadiría "improvisación", para jugar con la reacción de los pequeños que a veces es imprevisible.

    Un abrazo,te he dicho alguna vez como me encanta tu blog?? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas caritas son un regalo. Tú sí que me encantas.
      Un besito guapa!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...