miércoles, 23 de mayo de 2012

Espíritu crítico

La reflexión comienza en mi cabeza al recibir una guía de Atención Temprana para padres vía mail y que podéis consultar en este enlace. Es un documento parecido a algunos que ya he recogido en la columna de la derecha (páginas interesantes) y que contiene orientaciones sobre desarrollo, necesidades psicosociales y signos de alarma para los niños de 0 a 3 años. Además, contiene un apartado con respuestas a algunos interrogantes que pueden plantearse los papás en un momento dado. Y es en esta parte donde empiezo a removerme incómoda en la silla desde el primer trimestre. La primera cuestión que plantean es: "¿cuándo se debe tomar al niño en brazos?" (buenoooo, mal empezamos...). Respuesta: "siempre que haya que atender alguna necesidad del niño y cuando ustedes quieran disfrutarlo" (no aclara si cuando el niño quiera disfrutar de sus padres se le puede coger o no). "No es el momento de plantearse si se está malcriando al niño o no, sino de establecer momentos de relación y de comunicación" (¿de lo cual se deduce que ahora no, pero más adelante llegará el momento de plantearnos que coger a un niño en brazos es malcriarlo y los momentos de relación y comunicación quedarán relegados a un segundo plano...? pregunto ehhh...). Siguiente pregunta: "¿Qué hacer ante el llanto?". Respuesta: "cuando su hijo llore incesantemente y no se calme, consulte a su pediatra" (¿por qué no subrayar si no se calma cogiéndolo en brazos, meciéndolo, acunándolo, hablándole?...¿por qué da tanto pudor recomendar el contacto físico de los padres con sus hijos?). Otra: "¿Se debe estimular al bebé de un modo especial?". Respuesta: "Déjelo tranquilo: su cuidado es la estimulación que necesita en este momento" (hombre, ya que es una guía, pues yo matizaría un poco, ¿no? que su cuidado es obvio que lo va a necesitar siempre. Se le pueden dar masajitos, se le puede portear, se le puede colocar en el regazo y hablarle en voz suavecita o hacer seguimientos visuales, supongo que se refiere a no bombardearle de estímulos, pero se le pueden aportar experiencias placenteras a través de muchos sentidos sin sobrecargarle).
Segunda etapa (3-6 meses). Aquí en lo que quizá más discrepo es que haya que consultar al médico si el niño tiene problemas de sueño. Primero me gustaría saber qué entienden los de que han elaborado la guía por "problemas de sueño" en este trimestre, y segundo, porqué consideran que hay que consultar al pediatra sobre temas de crianza como señala más adelante (porque si además de tener que afrontar grandes retos, mis niños tienen que someterse a métodos conductistas para dormir, van jodidos apañados los pobres).
En el período 6-9 meses, no comparto que la incorporación de la madre al trabajo ayude psicológicamente al niño en el proceso de separación. De hecho, es precisamente en esta fase cuando aparece más la angustia de sepación de sus figuras de referencia (y de hecho, si no aparece, puede ser preocupante). Otra cosa es que las políticas de conciliación de nuestro país sean una mierda un despropósito, aunque ése ya es otro debate.
Pero ha sido el período de 18-24 meses el que más me ha chirriado con afirmaciones categóricas del tipo "las rabietas son modos de obrar de su hijo para conseguir lo que quiere". Nuevamente creo que se le atribuye a los niños de estas edades un refinamiento cognitivo y una capacidad de manipulación que no tienen. De hecho, cada vez tengo más comprobado que la mayoría de las rabietas de los niños, más que producirse porque quieran salirse con la suya, se deben a que los adultos queremos  salirnos con la nuestra. Tampoco estoy de acuerdo con lo que comenta después sobre que es mejor que acudan a Escuelas Infantiles "porque el domicilio familiar puede resultar insuficiente para su necesidad de aprendizaje constante". Desde mi punto de vista, esto dependerá muchísimo del hogar en el que esté creciendo el niño y de la familia. Y también hay alternativas a las Escuelas Infantiles como las madres de día, que son educadoras profesionales que atienden en su hogar, especialmente acondicionado, a niños menores de tres años y en grupos muy reducidos para darles un trato cuidado y personalizado. Además, los niños de esas edades tampoco tienen tantísima necesidad de socializar con sus iguales desde el punto de vista evolutivo. 
Con todo esto no estoy diciendo que estas guías no sirvan para nada, de hecho contienen a menudo actividades muy interesantes e importante documentación sobre signos de alarma. Pero sí considero  que los profesionales debemos ser críticos con la información (y la formación) que recibimos y que posteriormente vamos a transmitir a las familias. Además también tenemos que saber diferenciar entre información valiosa y objetiva del tipo "el niño a los tres meses tiene que controlar la cabeza" de otras sesgadas o sin ningún tipo de validez científica como la que nos dio un neurólogo en un curso de "si los niños con parálisis cerebral tienen problemas de sueño, os recomiendo al doctor Estivill" (todavía me acuerdo de la cara que puso cuando levanté mi manita temblorosa para preguntarle si conocía a Carlos González y Rosa Jové. Creo que si la Virgen se le hubiera aparecido en moto, se habría extrañado menos). Por eso, siempre que recomiendo alguna de estos documentos, les comento a los papás lo que es importante y lo que es una decisión personal de cada uno en la que yo, como profesional, ni debo, ni quiero meterme. Y en cuanto a los cursos, reconozco que cada vez tengo un filtro más exigente con los ponentes. En el último, el profesor, durante un descanso, tuvo la desfachatez de decir que el problema de la juventud actual radicaba en que no habíamos recibido suficientes ostias cuando éramos pequeños y que no pasaba nada por dar un buen tortazo terapéutico a tiempo. No entré al trapo, porque todos sabemos la energía vital que te puede suponer discutir con alguien que se cree la mamá de Tarzán. Pero sí que le miré fríamente mientras le decía que yo, no sólo no compartía esa hipótesis, sino que además, tenía la inmensa "suerte" de no haber sufrido ninguna de esas ostias en mi vida. También le pregunté si él las había recibido alguna vez. Me contestó que sí. Unas cuantas, por cierto. Puede que eso lo explique todo. Incluso, porqué habrá cosas con las que sé que nunca comulgaré por muy normales que sean...





39 comentarios:

  1. Genial, absolutamente genial. Ese es el quid de la cuestión, que hay información objetiva y el resto son maneras de entender la crianza. Aunque la gente no se suele meter con mi forma de educar a Peque, más de una vez he tenido que escuchar lo de "Pero a ver, ¿y cuándo dormirá en su cama solito?". Pues cuando sea, ¿qué problema hay? ¿Vienes tú a mi casa a acompañarle en el sueño cada noche? ¿Te pido a ti que lo cojas en brazos cuando llora? Ya te digo, soy poco de discutir, y no entro al trapo, como tú, pero me joroba inmensamente que lo que son claramente opciones válidas, la gente las valore como idas de la olla de mamis sobreprotectoras. Y que encima eso salga en una guía, pues es lo que acaba generalizando ideas obsoletas. Hala, a gustito me he quedao...Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. A mí me da una pena cuando alguna mamá me dice en bajito, como avergonzada, que coge a su hijo en brazos cuando llora...Ponen una cara de alivio cuando les digo que me parece estupendo...Creo que se nos ha ido la olla un poco, la verdad. Hay como mucha presión sobre las madres.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Genial, como siempre!
    En esto de la crianza, se está creando un "contigo o contra ti" que no me mola nada! Porque se puede estar de acuerdo en algo de una tendencia y en algo de otra. Y desde luego, cada persona decide cómo educar y criar a sus hijos, es SU hijo y SU decisión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor de esta guerra absurda es que al final los que salen perjudicados son los propios niños, que no tienen culpa de nada.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Gracias por unirte a mi blog, hoy especialmente me ha animado y eso que estoy de un humor de p...

    Muy interesante como siempre tu entrada, y como dice Trax yo tampoco entiendo esta guerra en el tema de la crianza y además me siento muy afortunada de ahora que aún no soy madre conocer más opciones que son más respetuosas con los niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he leído, siento lo que te ha pasado, no tiene nombre.
      Ahora es el mejor momento para informarse de todo. Cualquier día nos das tú también la sorpresa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Interesante.. por decir algo, porque telita... últimamente como es lógico leo mucho sobre esto y ahora me estoy leyendo "Bésame mucho" de Carlos González. Me gusta. Gracias por compartir estas cosas con nosotros y estoy segura que cuando Medio Limón se decida vas a ser una mami estupenda!! :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustó mucho ese libro, pero es como todo, hay que informarse y luego dejarte guiar por tu propio instinto. Seguro que lo vas a hacer de maravilla. Si se decide, os cuento, no lo dudes. Si no, niños no me van a faltar, jeje.
      Un besito.

      Eliminar
  5. Gracias, a veces las cosas son así y por desgracia también suele ser más común de lo que debiera pero de todo se aprende.

    Siempre positivo, nunca negativo.

    ResponderEliminar
  6. Me encantas, como siempre!!!

    Justo hoy una compañera me dice que no aguanta ni una noche más sin Estivill, porque con su vuelta al trabajo no dormir de noche es insoportable(completamente respetable desde mi punto de vista). Le pregunto si su bebé ya duerme solita. Se siente censurada (¡y daleeee!)y se justifica diciéndome que TODAS las guías para nuevos padres (¿?) dicen que a los 4 meses hay que sacarla de la habitación de los progenitores.

    Me parece que por mucho que filtréis, midáis o expliquéis la información los profesionales, cada uno nos quedamos con lo que nos interesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjale de forma anónima el libro de Rosa Jové en su mesa, así, como quien no quiere la cosa, jejeje. Aunque entiendo que lo de no dormir bien la tenga desesperadita.
      Un abrazo guapa.

      Eliminar
  7. vaya tela....que normas más estúpidas...sin palabras....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo no lo quería decir así, peeeerooooo, jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡Bravo por tus palabras!
    Ya sabes que somos muy cercanas en nuestra forma de entender la crianza, así es que poco más tengo que añadir porque tú ya lo has dicho todo muy bien dicho.
    Lo único que me queda es compartirlo con las mamis de facebook.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maribel. Ya sabes que tú a mí me encantas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Es tremendo. Se olvidan de que lo principal que necesita un hijo es cariño. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como si eso fuera algo secundario, cuando es primordial, ¿verdad?.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Es que nos falta aprender a RESPETAR las decisiones que cada uno tome sobre cómo criar a sus hijos. Porque, vamos a ver, ¿alguien me va a discutir que habrá otra persona más interesada por el bien de los hijos que su propios padres? Cada uno/a sabrá (o tendrá que aprender con la experiencia) lo que le va mejor a sus hijos no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Informar desde el respeto quizá sea un buen camino...la verdad es que este tema da para muchos debates y diferentes puntos de vista.
      Besos.

      Eliminar
  11. Estoy de acuerdo en tener un sentido crítico, para ésto y en general para todo en la vida...

    Aunque hay diferentes opiniones para todo,incluso a nivel profesional dentro de la misma especialidad, tenemos que ser conscientes de ello y tenerlo en cuenta...

    Lo mejor, según mi opinión es dejarse llevar por otro sentido, que para mi es el más importante..."el sentido común".

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, hay casi tantas opiniones como personas, lo importante es que no perdamos nunca de vista el profundo respeto que se debe tener por el universo emocional del niño.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Totalmente de acuerdo, aunque a mi a veces me da rabia, que por lo menos en mi colectivo que es gente más mayor, no valoren otras opciones. Comentas la información escrita y les dices que puede ser de otra manera si ellos quieren y te sueltan un: "Pero será mejor lo que está escrito porque por algo lo han publicado...".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff...si es que a veces somos tan cuadriculados...Si tuviéramos que creernos todas las barbaridades que se han escrito a lo largo de la historia de la humanidad...
      Un beso.

      Eliminar
  13. Muy chula tu entrada de hoy. Me he visto reflejada 100 %. Yo me he visto cuestionada a todas horas por el porteo y por dormir los 4 en la misma cama, pero es que me da todo igual.
    Mi profe de preparación al parto en los dos embarazos ha sido la misma. Con el primero no le dije nada cuando mencionó a Estivill, pero con el segundo he dejado muy clara mi postura y he dejado caer los nombres de Carlos González y Rosa Jové y además, le he dicho claramente que no me parece bien que no mencione que hay varias opciones, no solo Estivill. Se supone que tiene que enseñar de forma subjetiva, no dar su punto de vista y listo no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que al final es agotador estar dando explicaciones de todo a todas horas. ¿Y qué te dijo cuando le hablaste de otras opciones? ¿te miró con cara de "comoorrl" igual que el profesor del que hablo?
      Besos.

      Eliminar
  14. Mal-criar=criar mal... Yo no he criado mal a mis hijos mayores y eso que tuve que hacerlo sola, yo no he criado mal a mi hija pequeña, a base de teta, brazos, respeto y apego...gracias a mi crianza, veo y comparo la manera de actuar de mi hijo dentro de su enfermedad, con otros iguales a el, tambien con Tourette criados de distinto modo y me enorgullezco de verle, de lo respetuoso que es con el mundo en general, incluso habiendo salido un dia a defender a un peque de su edad con Down, que estaba siendo insultado y haciendose amigo de el todo el verano...Criar mal?? Yo tengo la teoria de que, cono no son capaces de sacar todo ese amor y usar el verdadero metodo de crianza, se defienden asi mismos atacando a las que lo hacemos por AMOR.

    Si bien mis padres en ocasiones muy contadas, me dieron algun azote, siempre recibi amor incondicional por las personas que colaboraron en mi crianza, padres, tios y abuela materna y paterna.

    Eres estupenda Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo no van a ser respetuosos tus hijos si se han criado con tanto amor? uno da lo que recibe, está claro. Yo creo que hay muchas almas heridas por ahí, ¿¿¡pero qué culpa tienen los niños!??.
      Tú sí que eres linda.
      Un beso.

      Eliminar
  15. En el trabajo siempre digo que abren más puertas una sonrisa que 4 gritos y con los niños es totalmente aplicable.
    Con más abrazos y sentido común nos iría mucho mejor a todos.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En qué momento se nos ha olvidado algo tan evidente?, la sociedad está muy, muy, enferma. Pero no hay que rendirse. Nuestros niños merecen un mundo mejor.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Buenísima crítica!
    Vaya guía, madre mía, ¿y quién hace esas cosas, digo yo?

    Cuanto me alegro de que esos padres puedan contar contigo.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay no sé, pero da miedo, ¿verdad?...
      Un beso.

      Eliminar
  17. Espíritu crítico, pero no nos educan para tenerlo, ya que quien lo tiene es molesto. Esa es la cuestión. Todos hemos escuchados miles de veces "lo busqué en internet", "lo dijeron en la tele", "lo leí en un libro". ¡Pero si en internet, la tele y los libros está lo blanco y lo negro (a parte de todos los colores), el sí y el no (y todos los peros), desde el ying hasta el yang!.
    Si de verdad nos enseñaran a saber discriminar, discernir, sopesar, experimentar, el mundo sería otra cosa, algo mejor.
    Es la experiencia de vida de cada cual la que lo va construyendo, el espíritu crítico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí que tengamos que ser especialmente cuidadosos con los métodos que aplicamos con los niños, porque ellos no tienen esta capacidad de crítica. Ellos necesitan amar y ser amados, punto.
      Un beso!

      Eliminar
  18. Preciosísima terapeutatemprana... estoy contigo EN TODO.

    Es inaudito que, a estas alturas, aún haya que luchar por conseguir que se acepte lo tan evidente, instintivo y más que demostrado, que haya que aguantar este tipo de cuestionamientos que siempre suelen venir de niños heridos ya mayores que fueron en su día niños maltratados y no han sabido/podido/querido trabajar su propia herida, cuestionar cómo lo hicieron sus propios padres... Yo también me quedo ojiplática con la experiencia que cuentas en tu último curso... Me quedo ojiplática y me indigno, porque ese personaje sería invalidado si esos mismos comentarios los hiciese sobre las "relaciones de pareja", por ejemplo... Y nadie cuestionaría nada, sería más que evidente las barbaridades que dice, pero claro, cuando se trata de niños... (Me encarnizo, me encarnizo!!!!)

    Por último, ME HA ENCANTADO tu reflexión sobre las rabietas... y te la tomaré prestada la próxima vez que discuta con alguien (desgraciadamente, cada vez lo hago menos... suelo respirar hondo y callar últimamente) al respecto: ¿Rabietas para conseguir lo que quieren, o sincera y sana rebeldía contra el abuso de poder percibido para conseguir lo que los mayores queremos?

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Mientras haya personas como tú, no pierdo la esperanza de que las cosas pueden cambiar a mejor. Suerte en esos exámenes. :)
      Un beso.

      Eliminar
  19. ¿Por qué constará tanto entender lo importante que es el contacto? por qué tendremos que "confesar" bajito las madres a otras madres.... casi con miedo? por qué cuesta tanto entender que el sueño de los niños es pura evolución?

    ¿Por qué cuesta tanto tantísimo un cambio de mentalidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que a veces es más fácil dejarte llevar por "la masa" o las soluciones "rápidas" antes de pararte a reflexionar qué es realmente lo mejor o conectarte con tu voz interior. Da para muchas reflexiones.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Esta entrada me ha gustado muchísimo. Antes de tener a mi hijo mayor, leí los libros de Carlos González sobre crianza con apego, lactancia y alimentación; me encantaron todos sus planteamientos. Una vez nacido, también leí "Dormir sin lágrimas" de Rosa Jové (posteriormente, he asistido a conferencias de ambos que he disfrutado muchísimo).
    A pesar de algunas voces críticas, yo he dormido (y duermo) con mis hijos (y nunca los he dejado llorar para que concilien el sueño...), los cojo siempre que quiero (o quieren), les he dado el pecho,los he porteado...;curiosamente, la gente me dice que tengo hijos muy espabilados y muy despiertos. Estoy segura de que "no es casualidad".
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que no entiendo es porqué las voces críticas siempre son hacia este modelo y no hacia el otro, que es mucho más ilógico desde mi punto de vista. Estoy segura de que no es ninguna casualidad :)
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...