martes, 15 de mayo de 2012

Los derechos de un niño y de sus padres

Hace sólo dos días sonreía complacida al leer una noticia que me pasaban unas compañeras y que incluía al Hospital Doce de Octubre de Madrid (al que le tengo un especial cariño por motivos personales) dentro de los centros públicos más respetuosos con la madre y el bebé en el momento del parto (podéis leer el artículo completo aquí). Pero la alegría me duró poco. Ayer mismo, una mamá luchadora donde las haya, Ángela, (a la que podéis conocer a través de su blog), nos contaba la kafkiana situación que habían vivido ella y su hijo (que tiene una enfermedad neurológica) en la sala de extracciones de este hospital. Podéis leer la entrada completa en este enlace. Como bien comenta Ángela, es una absoluta contradicción que un hospital considerado IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia) trate después con tan poca dignidad a los niños y a sus familias. ¿Qué sentido tiene vanagloriarse de una certificación si después hay profesionales de ese centro que no respetan ni el más mínimo código ético?. No puedo evitar acordarme también, mientras escribo esto, de esa famosa maternidad que presume de ser de las mejores de Europa y que nos está mostrando cada viernes todo lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja taxativamente en materia de partos.
Desde aquí, mi apoyo incondicional a esta mamá y a todas aquellas familias que han sufrido en algún momento de su doloroso periplo, lo que Ángela y su hijo Miguel, tuvieron que vivir ayer. Os dejo también los Derechos del Niño Enfermo que recoge el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. La información es poder. Que no se nos olvide.


A.- Derecho del niño a estar acompañado de sus padres, o de la persona que los sustituya, el máximo tiempo posible, durante su permanencia en el hospital, no como espectadores pasivos sino como elementos activos de la vida hospitalaria, sin que ello comporte gastos adicionales; el ejercicio de este derecho no debe perjudicar en modo alguno ni obstaculizar la aplicación de los tratamientos a los que hay que someter al niño.
B.- Derecho del niño a recibir una información adaptada a su edad, su desarrollo mental, su estado afectivo y psicológico, con respecto al conjunto del tratamiento médico al que se le somete y las perspectivas positivas que dicho tratamiento ofrece.
C.- Derecho de sus padres o de la persona que los sustituya a recibir todas las informaciones relativas a la enfermedad y al bienestar del niño, siempre y cuando el derecho fundamental de éste al respecto de su intimidad no se vea afectado por ello.
D.- Derecho de los padres, o de la persona que los sustituya, a expresar su conformidad con los tratamientos que se aplican al niño.
E.- Derecho del niño a una recepción y seguimiento individuales, destinándose, en la medida de lo posible, a los mismos enfermos y auxiliares para dicha recepción y los cuidados necesarios.
F.- Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a una recepción adecuada y a su seguimiento psicosocial a cargo de personal con formación especializada.
G.- Derecho del niño a no ser sometido a experiencias farmacológicas o terapéuticas. Sólo los padres o la persona que los sustituya, debidamente advertidos de los riesgos y de las ventaja de estos tratamientos, tendrán la posibilidad de conceder su autorización, así como de retirarla.
H.- Derecho del niño a no recibir tratamientos médicos inútiles y a no soportar sufrimientos físicos y morales que puedan evitarse.
I.- Derecho a ser tratados con tacto, educación y comprensión y a que se respete su intimidad.
J.- Derecho (y medios) del niño de contactar con sus padres, o con la persona que los sustituya, en momentos de tensión.
K.- Derecho a la seguridad de recibir los cuidados que necesita, incluso en el caso que fuese necesaria la intervención de la justicia si los padres o la persona que los sustituya se los nieguen, o no estén en condiciones de dar los pasos oportunos para hacer frente a la urgencia.
L.- Derecho del niño a ser hospitalizado junto a otros niños, evitando todo lo posible su hospitalización entre adultos.
M.- Derecho de los niños a proseguir su formación escolar durante su permanencia en el Hospital, y a beneficiarse de las enseñanza de los maestros y del material didáctico que las autoridades escolares pongan a su disposición, en particular en el caso de una hospitalización prolongada, con la condición de que dicha actividad no cause perjuicio a su bienestar y/o no obstaculice los tratamientos médicos que se siguen.
N.- Derecho de los niños a disponer de locales amueblados y equipados, de modo que respondan a sus necesidades en materia de cuidados y de educación, así como de juegos, libros y medios audiovisuales adecuados y adaptados a su edad.
PARLAMENTO EUROPEO, 13 de Mayo de 1986


16 comentarios:

  1. Raquel, no tengo palabras ni forma de agradecerte todo tu apoyo, eres increible y solo puedo decirte GRACIAS.
    Ojala existiesen mas profesionales como tú.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angy, yo también meto la pata muchas más veces de las que me gustaría, no te creas. Pero lo que habéis vivido Miguel y tú no tiene nombre. Tú sí que eres increíble y admirable.
      Un abrazo para los dos.

      Eliminar
  2. Siempre hay personas que dejan que la rutina se anteponga a la humanidad. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso nunca debería suceder cuando trabajamos con personas, no es justo.
      Besos.

      Eliminar
  3. Gracias por difundirlo, yo también lo he publicado hoy. Y es lo mejor que podemos hacer para dar a conocer esos derechos que muchas veces no sabemos que tenemos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con razón dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos, parece mentira que tengamos que dar a conocer cosas que deberían ser tan obvias. Angy y todas las mamás como ella merecen todo nuestro apoyo.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me he quedado de piedra leyendo la experiencia que relata Ángela. Eso sí, olé sus ovarios, porque contestó como debía a cada una de las impertinencias de esas "profesionales". Creo que el modo de actuar de esas señoras debería ser analizado por sus supervisores y tomar las medidas necesarias, qué vergüenza...
    Gracias por pasarnos esta información, lo tendré muy presente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí se me puso la piel de gallina porque conozco la historia de Angy desde hace tiempo y puedo imaginar cómo se sintieron ella y Miguel. Con lo fácil que hubiera sido tratarles con algo tan básico como el respeto, por favor, ¿hacia dónde vamos?...Gracias por tu apoyo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Nosotros tenemos consultas con la niña en ambos hospitales y os aseguro que hay de todo, gente que hace su trabajo encantada y trata a los niños con gran cariño y profesionalidad y gente que parece que están ahí, porque no han podido ponerlas en otro sitio. Aunque hay diferencia respecto al Hospital Niño Jesús, donde están igual de saturados, pero el trato es mucho más cercano y comprometidos con los niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay de todo en todos los sitios. Lo que hay que conseguir es que ésos que están ahí porque tiene que haber de todo en esta vida, no trabajen con personas.
      Un beso.

      Eliminar
  6. A mi el otro dia me pasó algo parecido, bueno no tan heavy como lo de Angela. Cuando fuí a darle un punto a urgencias a mi gordito en la frente me dijeron que saliera fuera mientras le enrollaban con una sábana para que no se moviera y se disponían a coserle. Yo le dije que no me importaba verlo que mi niño estaría más tranquilo si me veía ahí, y me insistieron que saliera fuera y me acompañó una enfermera sin darme opciones. Tube que escuchar como lloraba y gritaba sin poder hacer nada y no se calló hasta que me vió. Porque quizá lloraba más porque me había ido que por el punto, porque mi gordito es muy miedoso con la gente, siempre está conmigo y aunque sólo sea que voy al baño llora. Muchas veces no te dan ni la oportunidad de explicarte y es una pena que tengamos este servicio. Muchas gracias a maribel y a ti por ponernos estos derechos que no conocíamos y que me dan ganas de imprimirlos y llevarlos conmmigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecito. Te pillan en un momento vulnerable y te quedas sin poder reaccionar, por eso es bueno conocer los derechos de los niños, para tenerlos muy presentes.
      Un beso para ti y tus trillis.

      Eliminar
  7. Parece mentira que esto esté sucediendo en el siglo en el que estamos. Es alucinante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que nos tengamos que sorprender cuando encontramos lo contrario porque esto, lamentablemente, es más habitual de lo que debería ser.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Confieso que es la primera noticia que tengo de esos derechos. Porque no los enmarcan y los ponen en la sala de espera de pediatria?, por ejemplo.
    Con el mayor he tenido que hacerle muchos análisis de sangre, el pobre tiene las venas muy finas y muy profundas, vamos que para encontrarlas uffffff.... así que he tenido de todos los colores estando yo dentro y sin estar dentro. Muchas veces cuando estoy dentro como no se deja ni poner el brazo recto y en más de una ocasión ha salido corriendo fuera antes de que se hubieran girado hacia él para mirarlo, me he tenido que poner sobre él para cogerle. Su padre suele venir conmigo, y entre los dos y normalmente tres o cuatro enfermeras más conseguimos que se deje y otras veces "se deje". Por eso la neuropediatra intenta esperar siempre al máximo la analítica de control de los medicamentos que toca y aprovecha cuando se le tiene que hacer otro análisis por lo que sea para sacar las muestras en una toma.
    El comportamiento de el trio que os tocó no me parece ni mucho menos justificable bajo ningún punto de vista, pero también reconozco que hay algunos padres que se ponen más histéricos que los hijos y puede que por eso se les suela decir que salgan. No quiero justificar a nadie, pero como de todo hay pues normalmente acaban pagando justos por pecadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay hospitales que ya están dedicando unidades especiales (http://www.asteahenares.org/pdf/ami_tea.pdf) para realizar este tipo de procedimientos a niños que tienen necesidades de apoyo, aún así, esto no se justifica de ninguna manera.
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...