jueves, 17 de mayo de 2012

Psicomotricidad

Una conversación muy habitual que puede darse en la sala de "Fisio Respi" (pegadita a la de Psicomotricidad) es ésta:
Mamá: ¿Y esa música de dónde viene? ¿del vecino?
Fisio: estooo...no...esa música viene de la sala de al lado, es que están en Psicomotricidad.
Mamá: ¿¿en Psicomotricidad?? ¡¡menuda marcha!!

Así es, otra cosa no, pero marcha, mis sesiones de Psicomotricidad reconozco que tienen un rato, a veces incluso creo que demasiada porque cualquiera que pase por allí puede pensar que estamos en clase de Zumba. Pero si algo tengo muy claro, es que los niños tienen que venir motivados, felices y sobre todo, con ganas de moverse. Por eso solemos empezar siempre con mucho ritmo.
Existen numerosas definiciones de Psicomotricidad, pero básicamente es una técnica que pretende desarrollar las potencialidades del niño en su globalidad, trabajando tanto aspectos motores y cognitivos como afectivos-relacionales (tomando conciencia de sí mismo, del mundo que le rodea y de los demás). A la mayoría de los que tenéis niños pequeños o relación con ellos, os sonará porque es como se conoce a la gimnasia suavecita que se hace en las escuelas infantiles o en los primeros ciclos de educación infantil de los colegios. De hecho, en páginas como ésta: 
http://www.infantil.profes.net/propuestas2.aspmateria=441&nombre=Psicomotricidad%20y%20m%FAsica podéis encontrar diferentes dinámicas para trabajar con los niños en colegios.  Sin embargo, por el perfil de niños que se tratan en Atención Temprana, la Psicomotricidad suele estar (o debería estar) al cuidado de un profesional que tenga una formación de postgrado relacionada con esta técnica y a la que se accede tras realizar alguna carrera del ámbito sociosanitario (Psicología, Fisioterapia, Logopedia, Terapia Ocupacional, etc).
Los principios generales en los que se basa son:
  • El desarrollo de las capacidades mentales mas complejas se logran a partir de una correcta construcción y asimilación del esquema corporal.
  • El cuerpo es el elemento básico de contacto con la realidad exterior.
  • El movimiento del cuerpo es inseparable del aspecto relacional del comportamiento.
  • Es en el aspecto relacional y de la comunicación, donde se encuentra inserto el lenguaje, que constituye el gran instrumento del desarrollo psíquico.
El terapeuta con su intervención, pretende que el niño organice una imagen adecuada de sí mismo proponiendo (nunca exigiendo) actividades para llegar a conseguir objetivos a su propio ritmo, intentando evitar el aislamiento, fomentando la conexión con el mundo que le rodea y ayudándole a compartir activamente espacios, tareas, movimientos o experiencias con otros iguales para facilitar el reconocimiento y desarrollo de sus múltiples habilidades.
Aunque las sesiones individuales de Psicomotricidad tienen ciertas ventajas (exigen menos espacio, el terapeuta tiene mayor disponibilidad hacia el niño, se pueden trabajar ciertos aspectos con mayor profundidad, etc.), lo ideal es que éstas se realicen de forma grupal porque resultan más estimulantes para los niños ya que de esta manera se favorece la comunicación, la interacción social y los pequeños se sienten menos observados, lo que hace que se inhiban menos. 
En cuanto a los aspectos más prácticos, conviene que las sesiones tengan siempre una duración de 45-60 minutos y que el lugar donde se realice la Psicomotricidad sea siempre el mismo, espacioso, con buena climatización, cierta sobriedad para evitar la sobreestimulación, suelo que permita caminar descalzo y paredes de color claro. Respecto al material hay muchísimas casas comerciales que ofrecen todo tipo de espejos, pizarras, pelotas, aros, bancos, módulos de gomaespuma, picas, telas, instrumentos musicales, pinturas...pero más vale poco y bien organizado, que tener mucho desperdigado por toda la sala, por que si no, os digo por experiencia que es un caos. 
Lo cierto es que es una terapia a la que los niños suelen venir bastante contentos y que nos permite trabajar múltiples prerrequisitos para los diferentes aprendizajes académicos (percepción visual y auditiva, organización de gestos, abstacción y simbolización, estructuración espacio-temporal, lenguaje, conceptos básicos...) de una forma dinámica y en un contexto de relación social, así que es muy, muy, recomendable.

16 comentarios:

  1. Además de formar parte del tratamiento y ser una herramienta importante, no me cabe duda de que tus sesiones de Psicomotricidad han de ser la caña, jajajaja! Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que los peques se lo pasan en grande! Además de estar "trabajando" y aprendiendo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que divertirse es la mejor manera de aprender. Cuando quieras te vienes a una ;)
      Un beso!

      Eliminar
  3. Qué información tan completa, tenía muchos vacíos al respecto, muchísimas gracias por compartir. Estoy deacuerdo con Mo tus clases deben ser la caña. Se nota en tu forma de escribir.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, he intentado ser lo más concisa posible porque hay tanta información sobre Psicomotricidad y tantos enfoques que cuesta no perderse. Me alegro de que te sirva.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Yo tengo la impresión de que en la formación de los niños se da mucha más importancia a los aspectos cognitivos que a los que tienen que ver con la expresión artística y con el cuerpo. Y de esta forma quedamos desequilibrados.
    Tú misma has explicado muy bien la importancia de la psicomotricidad.
    Con tu permiso, comparto tu entrada en mi página de facebook.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo y se nos olvida con frecuencia la estrecha relación entre lo corporal, lo cognitivo y lo emocional. Comparte todo lo que quieras, faltaría más :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Leyendo tu post he llegado a oír hasta la música! estoy de acuerdo que debe ser genial!
    Creo que, como todo, debe ser un complemento que lo uno sin lo otro y lo otro sin lo uno no sería posible.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrías que verlos, son para comérselos :)
      Un beso!

      Eliminar
  6. Curiosamente, una de las actividades que más disfruta mi hijo de su clase de P-2 es la del ratito semanal de psicomotricidad...¡le encanta!.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que le gusta a tu hijo la música, seguro que está feliz de la vida.
      Besos.

      Eliminar
  7. Lo mismo les pasa a los mios, Laura, que la clase de Psicomotricidad levanta pasiones y en casa tratamos de complementarla con bailes. Mi pitufa cuando oye música se pone a bailar y dar palmas (hasta con la música que pone su cuidadora de la ruta).
    Muy interesante la entrada, como no podía ser menos viniendo de ti. Es muy importante integrar la expresión corporal como parte de la comunicación con el entorno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mona es pitu, si es que está hecha una artista!!
      Besitos.

      Eliminar
  8. Me ha encantado tu post!!
    Yo soy fisio y durante 6 años me he dedicado a atención temprana y psicomotricidad en niños con necesidades educativas especiales.
    Pero es evidente que la psicomotricidad le viene genial a todos los niños.
    ES importantisima hasta para el desarrollo de la escritura y el aprendizaje de la lectura.
    Cuando tuve hijos, no dude un segundo en apuntarles desde bien pequeños a "clases" de psicomotricidad.

    Leyendo tu blog estoy segura de que haces un trabajo fantástico! ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra colega que se nos une, ¡qué bien! :)
      Es una técnica muy recomendable como bien dices. Tus hijos estarán contentísimos.
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...