miércoles, 27 de junio de 2012

Recomendaciones para la evaluación del primer año

Al igual que mi compañera L. nos habló de diferentes instrumentos para hacer una evaluación psicológica en Atención Temprana, en Terapia Ocupacional contamos también tanto con diferentes pruebas estandarizadas (como la escala de desarrollo motor Peabody-2), como con inventarios de desarrollo (IDAT, Currículum Carolina...) y diferentes cuestionarios para hacer una valoración exhaustiva de las fortalezas y necesidades del niño. Independientemente de qué herramienta decidamos utilizar, sí que resulta muy interesante realizar previamente una buena observación clínica (que empieza prácticamente viendo cómo entran los papás con su hijo en la sala de tratamiento) la primera vez que el niño llega al departamento. Precisamente para ese momento, son las recomendaciones de hoy:

1. Edad y antecedentes:

A diferencia de lo que se recomienda habitualmente, en este campo muchos autores aconsejan no preguntar ni la edad ni los antecedentes de riesgo antes de iniciar la evaluación, sino al final, de modo que no podamos influenciarnos por ellos y no hacer inferencias. En otras palabras, hacer una evaluación sin prejuicios.
El objetivo de hacer una evaluación del desarrollo, junto con determinar el nivel que el niño presenta debe ser, sobre todo, detectar posibles alteraciones para iniciar también oportunamente el tratamiento necesario más adecuado. En este sentido, si sabemos de antemano que el niño que estoy evaluando no tiene ninguna "razón" para tener alteraciones, pero se le encuentran, es preferible creer en lo que estamos viendo y no confiarse en la ausencia de factores de riesgo.
Es importante también tener presente que tal vez los mejores indicadores del funcionamiento del sistema nervioso central sean el cómo nos movemos y cómo nos comportamos, de ahí que tengamos que valorar no sólo la cantidad de movimiento sino la también la calidad del mismo.

2. Edad de desarrollo: supino-prono-conducta:

Siguiendo el punto anterior, conviene entonces iniciar la evaluación sin conocer mayores detalles (aunque a veces es inevitable alargarse en la entrevista inicial con los papás porque tienen necesidad de comunicarnos muchas cosas y debemos mostrar la mayor empatía posible) y determinar a partir de lo que el niño nos muestra, la edad que tiene, tanto en el decúbito supino (boca arriba) y prono (boca abajo), como en la conducta (si hay posibilidad, también debemos observarle tanto en sedestación como en bipedestación). Todas estas edades deberían coincidir. En otra entrada, veremos el desarrollo sensoriomotor durante el primer año de vida para conocer qué es esperable en estos decúbitos durante este período.

3. Correlación con la edad real:

Una vez determinada la edad de desarrollo, la comparamos con la edad real del niño. En el caso de los prematuros, con la edad corregida (si por ejemplo recibimos un bebé de 10 meses, pero nació con 2 meses de antelación, su edad corregida son 8 meses). Si no hay ninguna alteración, la edad de desarrollo debería coincidir con la edad real del niño. 
Esta forma de proceder tiene, además, otra utilidad y es la interacción con los padres. Si al evaluar al niño deducimos acertadamente su edad real, ganaremos credibilidad frente a los padres. Si en cambio, la edad de desarrollo es menor de la real, podremos explicar más claramente a los padres porqué estamos planteando un posible retraso y dando determinadas indicaciones. Aunque a veces es tentador, en estos momentos debemos intentar ser lo más objetivos y profesionales posible y evitar caer en valoraciones de tipo estético como "qué niño más guapo", "qué gracioso", etc...

4. Conclusiones:

Con los datos anteriores, podemos entonces concluir si se trata de un niño que está siguiendo un desarrollo típico o no. Si deducimos que algo debe ser tratado, es importante diferenciar si estamos ante una alteración por un inadecuado manejo en el hogar (por ejemplo a un niño que lo han sentado demasiado pronto y no le han dejado boca abajo suficiente tiempo) o si existe el riesgo de desarrollar una patología neuromotora, especialmente del tipo de la parálisis cerebral.
Actualmente, es muy común encontrar diferencias entre la edad en supino y en prono, por la poca costumbre de poner a los niños boca abajo como vimos en la entrada del Tummy Time. Esto no es sinónimo de patología, sino solamente de una déficit postural. Pero como decíamos antes, es muy importante saber diferenciar la alteración postural de aquélla de riesgo neuromotor, por las implicaciones que ello tiene a largo plazo y para poder entonces definir el enfoque de tratamiento a seguir.

5. Indicaciones:

Las indicaciones dependerán de cada niño en particular y especialmente de lo que se haya encontrado en la evaluación. Dentro de las indicaciones generales es importante hacer ver a los papás el hecho de no apresurarse, de no pedirle al niño cosas para las que fisiológicamente no está preparado, como son por ejemplo sentarlo o ponerlo de pie antes de tiempo. Es importante hacerles entender lo lógico del desarrollo como proceso, la importancia de no saltarse etapas y el ritmo del niño, estando, eso sí, alertas. También debemos insistir en:

  • Poner al niño boca arriba, boca abajo y de lado.
  • Estar atento a las señales comunicativas, verbales y no verbales, del niño.
  • Colgar objetos llamativos cerca del niño.
  • Sentarlo cuando las manos queden libres para jugar.
  • Atreverse a dejarlos en el suelo una vez que ya están girando.
  • No ponerlos de pie ni hacerlos caminar antes de tiempo.
  • No usar andadores.
  • Usar la sillita para salir, pero no para dejar al niño allí mucho tiempo.

6. Derivación:

Por último, al encontrar alteraciones o desviaciones del desarrollo típico, incluso frente a la duda, derivar para una evaluación más detallada a Neurología, Sindromología...o a los servicios que consideremos necesarios. Hay que tener muy presente que, como hemos dicho muchas veces, mientras más precoz sea detectada una alteración, antes puede ser tratada y con ello mejora considerablemente su pronóstico. No vamos a ser menos profesionales por derivar a otros o por preguntar cuando tengamos dudas.






16 comentarios:

  1. Como siempre, seguimos aprendiendo contigo. Y viendo lo importante y complejo que es vuestro trabajo.
    Me ha gustado especialmente el punto 5 de las indicaciones, siempre se agradecen los consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguimos aprendiendo y creciendo todos los días. A mí también me encanta todo lo que nos enseñas.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Hacer una evaluación de este tipo tiene que ser complicado...Y si lo hacéis delante de los papis me imagino que su incertidumbre debe añadir tensión al tema. Qué difícil...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un momento importante y delicado, es verdad.
      Un besito.

      Eliminar
  3. Como siempre aprendiendo muchísimo contigo!! Podrías ir recopilando estas entradas y hacer un libro!! te admiro.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! qué mona eres. Si me animo ya sé quién me lo va a traducir, que he leído en tu post de premios que hablas cuatro idiomas como una campeona :)
      Un beso!!

      Eliminar
  4. Me encanta leer cada post tuyo, no te haces idea de lo útil que me resulta para mi trabajo... Mil gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad? pues me alegro muchísimo.
      Un beso :)

      Eliminar
  5. Me ha encantado el post, super interesante. Ayer conocí a un chica preocupada por la evolución de su peque y la remití a tu blog.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que vaya al pediatra y la derive a Atención Temprana para que se quede tranquila. Ya me cuentas y si puedo ayudar en algo, me dices.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Una de las primeras cosas que tube que hacer antes de ser madre fué esconder todo el material que tenía sobre el desarrollo de un niño, e intentar "olvidar" todo lo que se.... me daba miedo pasarme el día valorando si mis hijos ivan o no al ritmo "adecuado", soy algo agonías porque la verdad es que están estupendos, pero aveces caigo en hacer valoraciones que no me competen jajaja...
    Ahora me preoucpa el desarrollo del lenguaje, nada que no solucione estimularlos un poco más, porque la verdad es que en cuanto me pongo a decirles cosas las repiten enseguida. Pero aveces viene con el rol de madre las preocupaciones.
    Una de las cosas que me resulta sumamente interesante es el tema de dejarlos en la silla... fíjate que aveces vas al parque y notas como hay niños que se pasan el rato en la silla o en brazos de alguien, yo con dos niños he intentado tenerlos allí el mínimo tiempo posible, al igual que también he intentado no tenerlos demasiado en el típico parquecito.
    Aprendemos un montón contigo y me sirves también para refrescar algunas cosas... un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es normal MisMellis, creo que a mí me pasaría igual. Pero como bien dices, están fenomenal y eso es lo único importante.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Que interesante y completo. Que dificil reprimir algun piropo al niño si te hacen una gracia! jajaja. Me ha hecho gracia eso y me ha gustado el punto 6, que a veces hay medicos un poco orgullosos...

    Por cierto ya me ha llegado el libro que me recomendaste y lo he empezado y me encanta! Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! sí que es difícil pero es cierto que no es lo que los padres más necesitan en ese momento crítico. Ya habrá tiempo para esas cosas :)

      Eliminar
  8. Muy importante es hacer entender a los padres que no hay que saltarse etapas. Cuando empieza a ser evidente el retraso en el desarrollo, como padres nos entra la tentación de saltarnos fses, de querer que aprendan más deprisa a hacer cosas para las que todavía no están preparados...
    Menos mal que hay estupendos profesionales como tu, que nos ayudais a ir poco a poco. Lo importante son las metas que nos fijamos, no el tiempo que necesitamos para llegar a ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentamos, pero entendemos que para los papás debe de ser muy duro...
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...