miércoles, 11 de julio de 2012

Llanto durante los tratamientos

Aunque no tiene que ver directamente con la entrada de hoy, desde que hace años descubrí la declaración sobre el llanto a los bebés, reconozco que soy mucho más sensible a las lágrimas de los más pequeños. Los papás, lógicamente, se preocupan cuando sus hijos lloran durante los tratamientos y aunque el llanto es ante todo una forma de comunicación, las siguientes consideraciones son importantes a la hora de transmitir a las familias las posibles causas de la manifestación de sus sentimientos de esta manera.

  • Dolor: Los tratamientos nunca deben causar dolor. Lo único que podría causar dolor es que se estirasen fuertemente los músculos contra una resistencia. Esto nunca se debe hacer durante los tratamientos porque los músculos sólo se pondrían más rígidos y todas las metas del tratamiento estarían perdidas. Si el llanto es a causa del dolor, tendríamos que contemplar otra causa que lo explique como gases, el esfuerzo físico, algún proceso inflamatorio asociado a una enfermedad...
  • Miedo: Nunca debe haber miedo al tratamiento porque, como hemos mencionado antes, no habrá estiramientos dolorosos de los músculos. El único temor, entonces, podría ser hacia lo desconocido. Esto se vence trabajando por crear una buena relación entre el terapeuta, el niño y la familia que establezca la confianza y elimine el temor. Hay que hablar suavemente al niño todo el tiempo, explicarle lo que vamos haciendo, alentándole, distrayéndole, sonriéndole y, lo más importante, se debe hacer el tratamiento despacio y gradualmente, comenzando con posiciones fáciles y cómodas y con mucho soporte.
  • Inseguridad: Ésta es una sensación que tienen todos los niños pequeños que todavía no pueden hacer las cosas solos, como por ejemplo salir de una situación difícil por sí mismos, protegerse, etc. Esto se intensifica con un niño con necesidades de apoyo, especialmente si no se le ha movido mucho o se le ha evitado la exposición a pequeños desafíos. Cualquier cosa nueva y diferente va a hacer que se sienta inseguro (a cualquier niño de desarrollo típico, o incluso a nosotros nos gusta seguir siempre una rutina). Pero el niño con diversidad funcional debe aprender también a experimentar situaciones nuevas, si no, no puede progresar y ejercitar actividades diferentes. Por esta razón, a veces es inevitable que lloren las primeras veces que acuden a un centro de AT. Debemos ir paso a paso, poco a poco y mostrándole siempre empatía y comprensión. Cuanto mejor aprenda el niño a ajustarse a nuevas situaciones y tareas, más seguro se sentirá y menos llorará.
  • No estar acostumbrado a ser movido: Un niño que siempre ha estado cómodamente apoyado en una posición, no le gusta que lo muevan. Existen dos razones para esto. Primero, los movimientos nuevos y cambios de postura a los cuales no está acostumbrado, le dan un sentido de inseguridad. En segundo lugar, tiene miedo de que lo muevan o lo traccionen demasiado rápido. Si se le maneja bien, es decir, no demasiado rápido, dándole tiempo para que responda y se mueva activamente con la intervención del terapeuta o de los padres y con un poco de sostén en los lugares correctos, irá disfrutando de las movilizaciones. Cuanto menos le movamos, más incómodo se va a mostrar y menos sabrá ajustar su postura a cambios de posición.
  • Protesta: A los niños de desarrollo típico, no les gusta ser interferidos o movidos de una manera contraria a su voluntad. Pueden protestar de dos maneras: una, saliendo de los movimientos a los que son inducidos (por ejemplo volviendo la cabeza cuando los alimentan, o saliendo corriendo cuando algo no les interesa) y dos, pueden hablar y decir que no quieren que les hagan ciertas cosas. Pero debemos ser conscientes de que muchos de nuestros niños de AT no pueden realizar ninguna de estas dos cosas y la única manera que tienen de expresarse es el llanto. 
  • Actitud de los padres: Si cuando el niño llora, percibe además un nivel muy grande de ansiedad en los papás, puede llegar a sentirse realmente incómodo durante el tratamiento. Por eso, es muy importante que la relación terapeutas-papás se cuide desde el primer momento y se cree un vínculo sólido de confianza mutua entre nosotros. Esto es fundamental para que se muestren tranquilos y le transmitan al niño el afecto y la seguridad que necesita tanto en el centro, como cuando hagan diferentes  actividades en casa.


22 comentarios:

  1. Está genial esta entrada (bueno, en tu linea). Nosotros cuando hemos tenido que ir al pediatra hay una diferencia abismal entre unos y otros. Afortunadamente, nuestra pediatra de zona es maravillosa, super empática con los peques y jamás, a no ser que sea estrictamente necesario, los separa de mí (la pobre les hace la exploración mientras los tengo en brazos).
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantas cosas sencillas con las que podríamos facilitaros la vida a los papás y a vuestros hijos. Poco a poco...
      Un besito y gracias por lo de "mi línea" jejeje...

      Eliminar
  2. Es que escuchar como tu hijo llora te remueve por dentro, algo instintivo se activa, y aunque la razón sepa que es por su bien, lo que te pide el cuerpo es consolarlo...Muy buena entrada, como no podría ser de otra manera ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me mueve a mí el corazón, no me quiero imaginar a las mamás.
      Un besito.

      Eliminar
  3. ¡Qué gran empatía demuestras!, ¡qué gran profesional eres! y ¡qué gran persona!. ¡Cuanto ayudas a tus seguidoras/es! y ¡cuánto podrías ayudar si te descubrieran quienes no te siguen!. Es que en internet también hay verdaderas gemas. Discriminar, sentido crítico..., ¿una nueva asignatura?

    Acepto el cafetito, pero con hielo, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, que yo todavía tengo mucho trabajo personal que hacer para llegar a ser todas esas cosas bonitas que dices :)
      Vale, pero cuando acabe los informes porfi, que ahora mismo no doy más de sí.
      Un besito fresquito.

      Eliminar
  4. Una entrada súperinteresante. A menudo me pregunto cómo es posible que muchos padres sepan enseguida qué les pasa a sus hijos cuando lloran, si e spor hambre, o sueño, o el pañal, o demandan a mamá... Y claro, vosotras también tendréis que reconocer los llantos de los peques cuando trabajáis con ellos, y saber cómo reaccionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es algo importante que debemos tener muy presente.
      Un beso.

      Eliminar
  5. No todo el mundo le da importancia al llanto de los niños, por eso se agradece aun más tu entrada.
    Si los peques ven que sus papás confían en la terapeuta, ellos mismos llegarán a la conclusión de que no hay nada que temer.
    Gracias por contarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si se le da esa importancia al de de los adultos y tenemos recursos para enfrentarnos a ello, ¿cómo no dársela al de los niños que todavía tienen que organizar su mundo interior?...
      Un besito.

      Eliminar
  6. Efectivamente el llanto es una forma de comunicarse cuando no hay otra forma de hacerlo mejor, pero es que como madre, cuando les ves llorar, aunque sólo sea para llamar la atención, se te parte el alma. Si lloran porque se han caído y se han hecho daño, ya ni te cuento.
    ¿de que color son las tiritas para el corazón en esos casos?
    Un beso y mil gracias por cada una de tus entradas, son..., MARAVILLOSAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas tiritas para el alma, ¿verdad?...
      Tú sí que eres MARAVILLOSA.
      Un besito.

      Eliminar
  7. qué entrada tan preciosísima. muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que cuando la escribí pensé, igual me ha quedado un poco triste, no sé...
      Un besito.

      Eliminar
  8. Me parece esencial lo que nos cuentas, sobretodo eso de que los padres y terapeutas deben estar en conexión para que la calma, seguridad, tranquilidad...sea enorme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es de las cosas más importantes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. A mí lo que me pasa es que si llora mi hijo se me encoge el corazón, y pagaría con dinero por protegerle de ese malestar, dolor o sufrimiento. Me sale una vena madre que no hay quien me aguante. Tiene que ser difícil interpretar un llanto de un niño que acabas de conocer. Lo digo por vuestro trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es difícil, en cualquier caso siempre hay que preguntarse el porqué de ese llanto y cuál es la mejor manera de ayudar al niño.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Es difícil cuando tu hija llora cuando vas a consulta por ejemplo y le tienen que poner la vacuna. Recuerdo que las primeras veces tenía que ir también el papá porque yo no podía, me apartaba escondiéndome para que no me viesen que estaba a punto de llorar.
    Pero cuando alguien te explica lo que tu has contado creo que te puedes quedar un poco más tranquila, aunque te siga doliendo su dolor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Debe de ser muy duro y aunque duela igual, creo que si se establece una buena relación desde el principio con los papás lo ven de otra manera.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Yo estoy en pleno proceso de pensar en el llanto de mi hijo durante el tratamiento. Mi hijo tiene TEA, y ya me han avisado las terapeutas que vienen a domicilio, que seguro llorará por tal o cual cosa, y estoy meditando si intervenir o no en esas situaciones. Yo no dejo llorar a mi hijo, si está en mí, trato de consolarlo. Creo que las terapetuas pretenden que en el espacio terapeutico, yo permanezca al margen. Como te digo, lo estoy pensando, pero creo que voy a intervenir. No contrariándolas, ni desautorizándolas, pero no quiero que mi hijo sienta que lo dejé solo. Quiero que si me necesita, sepa que yo estoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cualquier caso, creo que lo más importante es que establezcáis una línea de comunicación fluida y que las terapeutas sepan en todo momento cómo te sientes o qué necesitas. Mucho ánimo y mucha fuerza. Para cualquier cosa, ya sabes dónde encontrarme.
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...