jueves, 6 de septiembre de 2012

Hablar menos, escuchar más

En mi lucha (infrutuosa de momento) por disciplinar este pelo potorrero rebelde que me ha tocado, me pasé una larga tarde de agosto en la peluquería rodeada de esas revistas del colorín que son toda una bayeta mental. En una de ellas, me encontré un reportaje a todo color de la hija de un famoso artista que había dado a luz hacía escasos meses. Se la veía radiante y feliz hasta que le preguntaron qué era lo más duro de la maternidad. Dijo que lo más difícil era no coger a su bebé cuando lloraba (¡!). Que los niños se las sabían todas y eran muy listos. Que lo había hecho un par de veces pero que ya iba a ser fuerte y no lo iba a hacer más. Normal que con estas cosas que leo se me ponga el pelo de punta y no haya manera humana de ir bien peinada. 
¿Pero quién le mete estas ideas en la cabeza a las mamás?. Si instintivamente te sale escuchar, atender, respetar y consolar el llanto de tu hijo, ¿por qué tienes que ir contra lo que te pide el corazón?. ¿En qué momento se ha roto esa conexión única e insustituible que tiene una madre con su hijo?. ¿De quién es la responsabilidad?. Porque estoy segura de que esta mujer es una buena madre, que cree que está haciendo lo mejor por su bebé. Mientras leía, también me preguntaba si podemos los profesionales que trabajamos con familias o colectivos vulnerables hacer algo en este sentido. Pero recordé con tristeza un curso de problemas de alimentación al que acudí hace poco en un gran hospital y muy especialmente a una famosa ponente que dijo (entre otras muchas perlas) que la lactancia materna sólo debía mantenerse hasta la salida de los dientes, que el método canguro no respetaba a  los niños y que desaconsejaba el colecho porque suponía tener al niño en la cama hasta los 18 años, y la verdad es que casi es preferible que nos estemos calladitos. Lo más desolador, fue que la mayor parte de las cabecitas asistentes asentían complacidas ante aquellas afirmaciones sin ningún fundamente científico. Sólo al final de la tarde, una mujer que observaba desde mi sitio removerse incómoda desde hacía mucho rato, intervino para hacer puntualizaciones importantes, sobre todo en lo que a lactancia materna se refería (con aportaciones básicas como que lo que ellos llamaban lactancia prolongada no era aquélla que se mantenía más allá de los 6 meses sino con más de dos años, o que ella como pediatra, jamás había tenido ningún problema en introducir la alimentación complementaria junto a la LM a demanda) y también para decir que consideraba fundamental que los profesionales no nos metiésemos en temas que correspondían única y exclusivamente a la crianza. Al finalizar el encuentro, me acerqué para felicitarla por su intervención. Intercambiamos mails, indignación por todos los disparates que habíamos escuchado a lo largo de la jornada y también fe en que las cosas cambiarán, aunque quizá no a la velocidad que nos gustaría. También me dijo, días después, que de quien realmente había aprendido que estaba equivocada en muchos de sus pensamientos, era de las propias madres. Quizá ahí esté una de las claves, en escuchar a las madres mucho más de lo que lo hacemos, muy especialmente a la más importante y sabia de todas, a la Madre Naturaleza. ¿Qué pensáis?...





42 comentarios:

  1. Que razón tiene el título. Yo también leí esa revista, me dio pena, porque seguro que ella tiene quien le haga el resto de cosas y no desbordarse si el niño llora y dedicarse a él exclusivamente.
    ¿Porque no escucharemos más a nuestro instinto? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos iría mucho mejor si lo hiciéramos, ¿verdad?.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Yo pienso que son horribles esos comentarios de "no los cojas" etc etc en mi experiencia de madre, yo me he dejado guiar por mi piel, mi corazón y las necesidades sentimentales de mis hijos, apoyo el colecho y veo crecer a mis hijos felices y contentos, también creo que cada una de nosotras lo hace lo mejor que puede, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta tarde lo hablaba con una compañera y la verdad es que falta mucha información. Desgraciadamente venimos de muchos años de ideas erróneas y sobre todo, de mucha falta de respeto por el universo emocional del bebé.
      Un beso.

      Eliminar
  3. El problema es que hay unas prácticas de crianza que se han extendido a lo largo y ancho.
    Pero yo creo que la dificultad radica en que a los adultos nos cuesta ponernos en el lugar de los bebés/niños, si lo hiciéramos, predominaría la crianza consciente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. También creo que se necesita más apoyo y acompañamiento para las mamás, no sólo cuando dan a luz, sino durante todo el embarazo. Todos estos temas los considero muy importantes. Creo que la salud mental de los adultos del mañana pasa por cuidar mucho los vínculos afectivos de los más pequeños.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Viva la teta a tutiplén, el colecho, coger al bebé a todas horas y todos los "pecados capitales de la maternindad"! No sé de dónde viene esa corriente que trata de quitarles a las madres su maternidad, su periodo de crianza... si no podemos ejercer de madres como cualquier otro mamífero (que sí, que somos eso), ya me dirás. Ser madre no es parir, sino ejercer de ello cada día y eso significa tiempo y dedicación. Además, dura tan poquito tiempo... qué pronto crecen. Afortunadamente yo he disfrutado de mis polluelos a tope y ellos de mí también. Así les pasa, que adoran a su mamá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá es porque, como apunta Maribel más abajo, hay muchos intereses creados entorno a todo esto. Qué suerte tienen tus polluelos :)
      Un beso!

      Eliminar
  5. Es muy triste que llore tu hijo y no lo atiendas, si nos hicieran lo mismo a los mayores y no tuvieramos consuelo de alguna palabra cariñosa o un abrazo o simplemente alguien que te escuche cuando tienes un problema ¿como nos ibamos a sentir? . La educación empieza desde el cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Si un adulto, que se supone que tiene más recursos para enfrentarse a la adversidad, necesita apoyo, consuelo, sentirse escuchado...¿qué no va a necesitar un "cachorro" humano que está descubriendo la vida?. A mí me parece tan obvio. No puedo entender que estemos en este punto de confusión total.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Pues aquí te escribe alguien que vive rodeada de perlas de esas todos los días, todos los días alguien pone en duda mi método de criar, afortunadamente ya tengo callo en la oreja y me importa un comino, mientras mi marido y yo estemos de acuerdo, el resto del mundo no tiene que meterse. Pero entiendo perfectamente que a una madre primeriza le metan esas ideas en la cabeza desde el pediatra hasta su suegra pasando por su madre y la vecina del 5º. Menos mal que las cosas van cambiando. Es muy importante escuchar a las madres y hacerlas ver que seguir su instinto es lo mejor que pueden hacer por sus hijos y por ellas, que reciban el apoyo que necesiten. Pensemos que en niestros niños está el futuro, sólo tenemos que pensar qué futuro queremos.
    Perdón por el rollo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De rollo nada de nada. Ya sabes que comparto tu opinión totalmente.
      Un beso!

      Eliminar
  7. Holaaa! Ya estoy aquí! Qué ganitas!
    Y te doy toda la razón, habría que escuchar muchísimo más...
    Me ha gustado muchísimo tu entrada anterior, tan dule...
    Un besito preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que siempre eres bienvenida por aquí, guapísima.
      Un beso!

      Eliminar
  8. Tenemos que aprender a escuchar, pero sobre todo a respetar. No sé de dónde vienen esas ideas sobre crianzas, quién las da para que casi todas las madres primerizas las crean. Hace poco me vi defendiendo la lactancia antes dos madres. Una, la mía, pensaba que ahora les ha dado a todos muy fuerte porque demos pecho, no respondí más que por algo las mujeres tenemos tetas, no?
    En otro caso, una amiga, con dos niños criados a biberón, criticaba a una tercera porque todavía le daba pecho a su niño de año y medio, y que eso implicaba tener que despertarse por la noche y que para ella, eso ya era vicio.
    Aprendamos a escuchar y a respetar, sobre todo a respetar.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más asombroso es que las ideas que más han calado son, precisamente, las que más van digamos contra natura, ¿no?. Y parece que si te posiciones más en tu instinto eres como revolucionaria. El mundo al revés. Pobres niños. Qué mareo.
      Un beso!

      Eliminar
  9. ah, reina, se me olvidada, de pelo rebelde nada; con mucha personalidad, como toda tú!

    ResponderEliminar
  10. Buenísima entrada!!! Escuchar, sí, pero sobre todo escuchar a la madre Naturaleza, como bien aclaras.

    Yo me sincero: tengo dos hijos y con la primera me dejé guiar por todo lo que la carga social nos ha transmitido acerca de qué es ser buena madre. Alguna vez la dejé llorar porque pensaba: "qué morro tiene"(aunque por dentro me moría de pena), alguna vez me negué a cogerla en brazos porque "eso es cuento". Ahora lo reconozco, miro hacia atrás y siento mucha pena de mí misma. Menos mal que mis oídos aprendieron a escuchar...a escuchar hacia dentro y hacia fuera.

    Ah, y que conste que la formación académica no me ayudó lo más mínimo,a veces incluso al contrario...tuve que aprender como madre, llegar a mis propias conclusiones como madre.

    Un gusto leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu experiencia Kym. Un ejemplo más de que cuando escuchamos con el corazón, todo fluye.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Completamente de acuerdo contigo, a mí esas cosas me ponen mala porque en muchas ocasiones se basan en lo que les han dicho sus madres o abuelas, no en el sentido común. Ojalá estas percepciones cambien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero por el bien de la humanidad. Aunque queda mucho por hacer todavía.
      Un beso!

      Eliminar
  12. Es que se me ocurren muchas cosas detrás de estas nuevas ideas de crianza o mal-crianza.

    Está claro que hay un beneficio económico detrás del mercado de las leches artificiales y todo tipo de complementos y utensilios para bebés. Y desde ahí se nos intenta inculcar a las madres una inseguridad de que no sabemos hacerlo bien, pero ya vienen ellos a ayudarnos y decirnos como se hacen las cosas bien hechas... ????

    Pienso también que pretendemos una idea cómoda de la maternidad: que no llore, que duerma un montón de horas seguidas, que se esté quietecito y que no moleste demasiado. Se nos impone un modelo de mamá perfecta, siempre al 100%, guapísima de la muerte y sin renunciar a nada, ni hacer sacrificios... Pues no, la vida no es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. También es cierto que muchas mamás de hoy en día están muy "solas". Falta esa famosa tribu de la que tanto se habla.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Qué barbaridad. Parece mentira que todavía sigan diciendo esas cosas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo salí con náuseas del aquel encuentro. Muy triste.
      Un beso!

      Eliminar
  14. Yo sigo mi instinto y hago lo que creo conveniente para mi hija.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué triste escuchar todo eso de un supuesto profesional.
    Creo que todas las madres tenemos el instinto, pero a algunas les falta confianza en sí mismas, y quizás eso venga de muy atrás (en su infancia).

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que un buen profesional debe saber escuchar, ser humilde, si quiere seguir aprendiendo y no creer que lo sabe ya todo. ¿Y quién mejor que las propias madres y los propios niños para enseñarle?

    Me ha gustado mucho el post.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que compartimos línea de ideas. Ojalá, poco a poco, las madres logren ese emponderamiento tan necesario y del que tanto se habla.
      Un beso!

      Eliminar
  16. Estupenda crítica con la cual no puedo estar más de acuerdo.
    Me viene a la memoria unos versos de una poeta, Dianne Loomans, "Si pudiera volver a educar a mi hijo"
    ...Apartaría los ojos del reloj
    y le miraría más a él

    Me interesaría por aprender menos
    y aprendería a interesarme más...

    Daría más abrazos y
    menos estirones de orejas...

    Bueno, es una delicia leerlo al completo.

    Nuestra referencia y nuestro maestro es nuestro propio hijo y con él descubrir sin prisas, con calma y mucho amor sus demandas y seguir nuestro instinto. Muchas veces el sentido común es el menos común de los sentidos.

    Besos desde la experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a buscar esos versos porque me ha encantado.
      Los mejores maestros, los niños. Lo hemos dicho mucho.
      Un beso!

      Eliminar
  17. PREMIO!!! :D
    http://instantesquesecruzaneneltiempo.blogspot.com.es/2012/09/13-y-14-premio_6.html

    ResponderEliminar
  18. Uf la verdad que esto da tristeza,rabia por no poder hacer nada.Yo diria mucho sobre esto pero falta muchas paginas.Que la verdad ser mama en estos tiempos parece que es mas una tecnica con normas cuando tendria que ser libre como todas nuestras necesitades si tienes sed bebe agua,si tienes ganas de ir al baño vas,si sientes frio te arropas,si estas triste o te da por llorar lloras todo esto son emociones que sentimos por una necesidad u otra y las cumplimos muchas de ellas instintiva y automaticamente entonces que podemos decir de todo lo que siente todo el cuerpo partiendo desde el corazon cuando esa criatura indefensa que no puede comunicar y que despues de nueve meses estando tan agustito alli dentro recibiendo ademas de la alimentacion,cariño y calor humano al salir fuera se esta todavia acostumbrando a los cambios y pide otra vez ese acercamiento?Es normal que lloren porque no pueden hablar ni levantarse a saltar en brazos de su madre.Es como un niño mas mayorcito te pide un beso o un abrazo y no se lo das por miedo a "mimarlo demasiado".Bueno es un ejemplo no se si es acertado bajo mi punto de vista en este momento lo comparo con ello.En cuanto a la lactancia hasta hace poco las madres daban a sus bebis muchos años el pecho y sabian eso de generacion a generacion y no habia la amplia "informacion" actual.De repente lo transformaron el algo "no aconsejable" pero como habran hecho las madres desde hace miles de años?como han sobrevivido?No se si meto la pata o no por decirlo pero me parece mas una medida politica material que se ha inculcado a esta generacion mediante el campo de la medicina siendo este apoyado y con confiabilidad.En estos tiempos las opiniones de las abuelas ya no se toman en cuenta por ejemplo por parecer antiguas y a veces "disparatadas".Yo a mi hija la tuve con 17 y claro a esa edad no llevas una vida de embarazada como la tienes que llevar bien por ignorancia o bien por tratar de disimularlo.El caso es que no pude darle pecho mas de tres semanas porque no tenia y para las tres semanas apenas tuve y ya desde el hospital me aconsejaron que tenga cuidado porque la niña podria no alimentarse y recibir lo necesario.Ahora tiene 10 años y todavia a veces pensandolo se me humedecen los hojos por no haber podido disfrutar mas tiempo(por ejemplo mi madre nos tuvo a los cinco alrededor de dos años y un poquito mas) como ella.Recuerdo esos momentos viendo a mis hermanas menores que podia haber todo el alboroto de parte de ellas o mi madre estando alterada por cualquier cosa y cuando era el pecho.....a las peque solo la respiracion se oya y miraban fijamente y con tanta paz y cariño a mi madre y ella tan sonriente y tranquila viendolas imagino que con nosotras las dos mayores que igual.Bueno como dices hay que escuchar mas a las madres porque se habla desde el corazon,sentimiento e instinto porque para otras cosas se pueden haber manuales pero en criar y preparar a tu propio hijo para la vida no hay.Por eso necesitamos de bebes del ser humano de la madre porque hemos formado parte de ellas y son y somos las encargadas de darles educacion en todos los aspectos de la vida y esa educacion empieza por la clase de los sentimientos que se tienen que enseñar ofreciendolos y no encerandolos dentro.Bueno ya me tendi esta es mi opinion desde dentro de mi corazon.Disculpad el papiro jijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De disculpa nada, lo has explicado muy bien.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Cada peque tiene sus necesidades y como madre tienes que escuchar lo que te van demandando en cada momento. Parte del proceso de educación comprende escuchar y entender lo que te demandan, con el llanto, con su conducta, con sus palabras, con el fin de que sean adultos felices mañana, niños felices hoy.
    Bss

    ResponderEliminar
  20. Hoy mismo me ha dicho alguien, durante una ligera y corta conversación sobre recién nacidos, que si dejas que tu bebé duerma en la cama de los padres se acostumbra para toda la vida. Yo, que apenas estoy embarazada de 14 semanas, no he siquiera respondido. No sé si cuando llegue el momento practicaremos o no el colecho, aunque me parece una buena práctica, pero hasta que no lo pruebe no podré saber si nos va bien a nuestra familia. Lo mismo pienso sobre la lactancia a demanda durante un tiempo prolongado (6 meses, 1 año, 2...?, quién sabe?) y sobre el dar cariño a los niños cuando lloran o se despiertan por la noche. Pero confío en que la experiencia irá enseñándome qué hacer. El mayor problema que veo es que muchas veces las opiniones y/o las experiencias de una persona quieren establecerse como norma y todo lo demás está mal hecho, y acostumbramos a criticar las posturas contrarias a la nuestras vayan en la dirección que vayan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho. Vas a ser una gran mamá, estoy segura.
      Un beso!

      Eliminar
  21. estoy contigo. creo que nos olvidamos demasiado a menudo de que al fin y al cabo somos mamíferos y nuestras crías también. es inevitable la vuelta al origen, lo llevamos en los genes. y esas teorías fatalistas de "ya verás, si haces tal o cual, luego el niño será así o hará asao" me parecen muy ignorantes, sí, ignorantes de que cada niño es distinto y tiene unas necesidades y unas circunstancias diferentes. en fin...
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hacen auténticas barbaridades con los niños. Es una pena. Ojalá, poco a poco, la información y el sentido común vayan fluyendo y lleguen cada vez a más gente.
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...