martes, 6 de noviembre de 2012

Tiempo de adaptación y meteoropatía superados

Hemos pasado dos meses  de frenética actividad laboral:  evaluaciones, objetivos iniciales, informes, coordinación con los coles, elaboración de pautas, asesoramiento a los papás, llamadas a las ortopedias...Pero sin duda, los que más han trabajando con todo su ser y sin descanso, han sido nuestros niños. A lo largo de este tiempo, no han dejado de esforzarse cada día por superar el famoso “periodo de adaptación”, que también se da en Atención Temprana y no sólo en las escuelas infantiles. En muchos casos, los peques han tenido que vivir varias experiencias nuevas, que aunque puedan parecernos insignificantes, para ellos suponen un gran mundo (inicio de los tratamientos, comienzo de colegio, dejar el chupete, control de esfínteres...) y gestionar demasiadas emociones a la vez. Esto ha conllevado, en muchas ocasiones, ese llanto inconsolable y desgarrador que muchos de los que tenéis contacto con estas personas pequeñitas (como les llama tiernamente una compañera) conoceréis de sobra (especialmente en el período de 18 a 24 meses) y que tan impotentes nos hace sentir. Ni con brazos, ni sin ellos, ni pompas de jabón, ni música, ni nada de nada los calma.  Además, también es cierto que estos cambios salvajes de tiempo que hemos tenido pasando del calor sahariano al frío polar en una jornada, con lluvia tropical incluida, tampoco han contribuido mucho al sosiego mental de los más vulnerables de la casa. Sin embargo, en estos últimos días, vengo observando que una incipiente calma estable, se va abriendo paso por todas las salas del Centro y esas miradas iniciales de desconfianza se van convirtiendo en mágicas sonrisas de complicidad.  En breve, con la vorágine de las navidades, estoy convencida de que volverán a estar en desasiego puro, pero para entonces, ya sabrán que siempre estaremos ahí para atender todo lo que tengan que decirnos, sea en forma de risa o de llanto, porque hablemos el idioma que hablemos, todos necesitamos ser escuchados, ¿verdad?... 


35 comentarios:

  1. me alegro de que todo vaya entrando en la calma. nosotros también estamos viviendo un periodo de tranquilidad, por así decirlo, jeje, pero cada día es una aventura en la que todo puede pasar.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues disfrutemos de esa calma, aunque preceda a otra nueva aventura, jijiji.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que gran labor que realizáis la verdad. Debe ser tan gratificante. Y debéis tener una paciencia de oro.
    Seguir trabajando por esos nenes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé quién tiene más paciencia, si ellos o nosotras, porque siempre he dicho que salen adelante "a pesar de" que "gracias a" :)
      Un besito.

      Eliminar
  3. Verdad verdadera! se me había olvidado lo durísimo que es un período de adaptación, lo mucho que afecta el tiempo y sus cambios en los niños! Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del tiempo parece una tontería, pero yo vengo observando desde hace años que les influye muchísimo. Pero creo que esto ya se va a estabilizar hasta primavera, en la que tocará una nueva revolución :)
      Besos!

      Eliminar
  4. Qué bonitas palabras con las que me he sentido identificada, aunque de otro modo, claro. Es justo lo que estamos viviendo con la peque, después de esa revolución de adaptación al cole y control de esfínteres...por fin, saboreamos la calma.
    A seguir disfrutando de vuestros peques.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habéis sabido darle a vuestra pequeña todo el amor y la paciencia que necesitaba y ahora toca recoger los frutos. Ya sabes que me alegro muchísimo de lo bien que ha ido todo. Yo seguiré informando desde aquí...
      Un beso!

      Eliminar
  5. El inicio de "curso" siempre es complicadillo, cada uno necesita su periodo de adaptación y los más pequeños por supuesto que también lo notas. Y lo expresan como pueden. Y si, se va notando cierta calma, se van habituando a las rutinas...
    Besos sureños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando los ves así, te agobias porque piensas que no estás "trabajando" nada, pero cuando pasan unas semanas y los ves tan felices, te das cuenta de que ese tiempo no ha sido perdido y también ha tenido su parte "terapéutica".
      Besitos.

      Eliminar
  6. Bonita entrada con la que me siento muy identificada. Haces un precioso trabajo. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que quedar un día que vaya por tus tierras para compartir experiencias :)
      Un beso guapa.

      Eliminar
  7. Qué gran labor!!!, me ha gustado mucho esta entrada =).

    Muchos Besotes!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que te pases y de que te guste :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me encanta cómo explicas esos periodos de adaptación. Qué suerte la de vuestros peques la de saber que siempre siempre estaréis ahí para escucharles.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que en AT son unos periodos un pelín más largos, entre otras cosas, porque no vienen todos los días al Centro, pero al final, todo fluye de una manera muy armónica y eso es lo importante.
      Un besito.

      Eliminar
  9. Que bonito. Si es que son el motor de la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo son, sí, y nos enseñan tanto...
      Un abrazo gigante.

      Eliminar
  10. uf, si para nosotros los periodos de adaptación a veces son complicados imagino para ellos ... imagino ese cambio de la cara de desconfianza a la de complicidad, y la satisfacción que os proporciona... seguid así, hacéis una labor preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que a veces olvidemos que una vez nosotros también fuimos niños, ¿verdad?. Necesitamos empatizar mucho más.
      Un besito preciosa.

      Eliminar
  11. Lo pasan mal, pero es sorprendente lo plásticos que acaban siendo los niños. Estoy segura de que a nosotros los adultos nos cuesta cuatro veces más adaptarnos a trabajos nuevos y otros cambios, aunque no gritemos ni lloremos.

    Los niños son increíbles e imagino la satisfacción que comenzáis a tener ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los adultos lo llevamos muchísimo peor, sin duda y a veces les exigimos ni lo que nosotros mismos podemos.
      Un besito!!!

      Eliminar
  12. Pues sí, todos queremos sentir eso ;)
    Me alegro de que las cosas estén más aposentadas, así os da tiempo para coger energías para la Navidad, jejeje...
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa con la Navidad como con Halloween, porque a ellos les encanta, que si no, hacía una dulce transición de noviembre a febrero y tan contenta, jejeje.
      Un besito.

      Eliminar
  13. Cuanto me alegro de que la tranquilidad les llegue a los pequeños de vuestra mano. La adaptación siempre es dura, creo que una adaptación real debería ir siempre acompañada de los padres.
    Menos mal que vosotras sois encantadoras y hacéis todo lo posible porque lo lleven bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como apuntas, tener en cuenta a los papás es fundamental también.
      Hacemos lo que podemos, aunque a veces también nos equivocamos, como todos :)
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  14. Los momentos de adaptación son tan complicados... también nos pasa a nosotras, las mayores, jeje
    Disfrutad esta calma para coger confianza y que los peques sientan que están en buenas manos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que casi tienen mejor adaptación los peques que nosotros, jeje.
      Un besote.

      Eliminar
  15. Si los mayores estamos unos días sin ir al trabajo y luego nos cuesta, ni te cuento lo que les debe pasar a los peques que tienes que encima les es nuevo. Las adaptaciones hay de todos los colores, pero si se hacen bien son relativamente fáciles de superar. El que los papis lo comenten a los peques y les digan lo que van ha hacer y donde van a empezar a ir en los próximos días es algo que yo creo les ayuda mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Es un trabajo en equipo, como todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. ¡Como me has emocionado preciosa! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será una semana de emociones entonces porque este finde toca desvirtualización a tope!!!!
      Un abrazo guapa.

      Eliminar
  17. Las adaptaciones son difícles para ellos también, pero el instinto de supervivencia aflora en ellos. Lo malo es cuando pasan varios días en cas, y tenemos que volver otra vez. Un entrada muy tierna. Como tú. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...