miércoles, 5 de diciembre de 2012

Pautas navideñas

Aunque los más melancólicos nos resistamos, es un hecho que ya huele a Navidad por todos lados. Mi compañera y amiga (además de coach espiritual de la terapeuta en momentos de crisis) L., psicóloga de nuestro Centro y a la que ya tuvimos oportunidad de leer aquí y aquí, ha confeccionado unas pautas navideñas generales para quien le pueda ser de utilidad. Estamos abiertas a que nos aportéis sugerencias y nos contéis, también, vuestras propias experiencias personales con peques durante estas fechas tan señaladas.


Para muchos padres, resulta difícil educar a sus hijos en una sociedad tan consumista como la que vivimos. Podemos llegar a sufrir sentimientos de culpabilidad si no les damos a nuestros hijos lo que nos piden. ¿Por qué nos cuesta tanto negarnos?. ¿Por qué nos sentimos culpables si no le damos todo lo que pide?.
Hoy en día existe gran variedad de juguetes y muñecos en el mercado, por lo que es normal que nuestros hijos quieran tener TODOS. El consumismo nos invade y los niños son el blanco de las campañas publicitarias navideñas. El modo en que las familias viven las fiestas navideñas y las diversas realidades en términos de valores, costumbres y recursos económicos, marcarán el sentido particular que tengan estas fiestas para ellos. Es importante que nuestros hijos adquieran hábitos de consumo responsables alejándoles del consumismo compulsivo. La mayoría de los adultos tenemos claro que debemos resignarnos en muchas ocasiones ante nuestros deseos de “tenerlo todo”. Sin embargo, un niño puede no comprender aún porqué no se puede tener todo lo que se desea y esto le provocará frustración. Ante dichos sentimientos, los adultos podemos ayudar a los niños a tolerar adecuadamente dicha frustración. Y la manera es saber decir que no. Nos cuesta mucho enfrentarnos a estas situaciones, pues sabemos que el niño protestará, se disgustará e, incluso, tendrá una rabieta. Sentimos que le hacemos infeliz. Pero lo que realmente hacemos es educarle y permitirle madurar intelectual y emocionalmente. Los niños deben aprender a convivir con la frustración de no conseguir lo que se desea siempre, de hecho, este sentimiento acompañará al niño en toda su vida y es nuestra responsabilidad ayudarles a gestionarla de manera que no les haga daño  (nos referimos a que a veces las cosas no son como nos gustaría y hay que aprender a canalizarlo de una manera positiva).  En ocasiones nos justificamos con premisas como” le quiero tanto que no quiero que le falte de nada”, “ya sufrirá cuando sea mayor”, “quiero que tenga todo lo que yo no he tenido”, “no quiero que sea o tenga menos que los niños de su cole”…

CONSEJOS QUE NOS PUEDEN AYUDAR EN NAVIDAD:

* Escribe con el niño la carta a los Reyes Magos, ayudándole a elegir entre uno o dos regalos que él considere “importantes”. Recuerda que las compras compulsivas son guiadas por la situación, el momento y la publicidad.
* No hay que excederse con los regalos, pues este hecho puede afectar a la maduración intelectual de tu hijo, pudiendo ocasionarles sentimientos de insatisfacción en el futuro, ya que a veces, nada les parecerá suficiente para ellos.
* Hay que regalar juguetes, pero con moderación y conocimiento. De esta manera, haremos que nuestros hijos valoren lo recibido y, en un futuro, sean personas responsables y capaces de tolerar y aceptar el acoso publicitario y consumista que cada año nos trae la Navidad.
* Trata de buscar, siempre respetando sus gustos, el juguete idóneo. Evita juegos que promuevan la violencia, el consumismo, que defiendan el canon de belleza establecido…y busca siempre lo más didáctico posible, procurando que sus juegos fomenten su imaginación y creatividad. Hay actividades y juegos muy libres que fomentan la inventiva del niño como la plastilina, las pinturas de dedos, las construcciones, las marionetas …En esta entrada y varias sucesivas, podréis encontrar sugerencias de qué juegos y juguetes son adecuados para los primeros años de la vida.
* Regala libros y cuentos y participa con ellos a la hora de leerlos, pintarlos y disfrutarlos. Fomenta la pasión por la lectura. Aquí podéis recordar algunas ideas de cómo contar un cuento.
* Debemos saber manejar adecuadamente el "no". Es importante razonarles siempre de una manera muy concisa y clara, sin entrar en largas explicaciones ni negociaciones rebuscadas con el niño. Evitaremos, entonces, el “no, porque no, porque lo digo yo”. Esto último sólo aumentará los sentimientos negativos de frustración.


* FALTA DE RUTINA:

Los periodos festivos como las navidades pueden afectar bastante a los niños y esto nos provoca cierta ansiedad. Son unos días en los que se pierde la rutina, los horarios y las normas. Debemos aceptar que, durante los días no lectivos, los niños se “descontrolan” un poco, pues, inevitablemente, alteramos su ciclo de sueño, su nivel de actividad, su estado emocional y afectivo, su alimentación,…Tenemos que estar preparados para que, probablemente, nuestro hijo “retroceda” un poco sobre lo que ya hacía o había aprendido. Esto normalmente desespera a muchos padres, pues sienten que todo el esfuerzo empleado ha sido en vano. No es así. Si aceptamos que esto puede ocurrir, toleraremos mejor posibles “sentimientos de fracaso”. Por otro lado, en cuanto recuperen la rutina y el ritmo normal de vida, los niños recuperarán lo aprendido mucho más rápido que la primera vez. Ellos también necesitan vacaciones. Debemos fijarnos objetivos realistas y, durante las navidades, nuestro mayor logro puede ser que mantengan lo aprendido. De todas formas, no conviene alterar completamente el ritmo del niño. Siempre podemos relajarnos más en los días festivos más señalados como Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Reyes… pero hay muchos otros días que no son lectivos ni tampoco festivos, en los que deberíamos mantener cierta rutina, aunque no sea la misma que en periodos lectivos. No es necesario madrugar tanto, pero conviene fijar un ritmo estable en esos días, respetando los ciclos de sueño, las pautas de alimentación y fijar ciertas rutinas y costumbres durante el día. Muchos padres advierten que su hijo se “vuelve irritable” cuando tiene mucho tiempo libre. Puede ser normal, pues solemos fijarles y decirles todo lo que tienen que hacer y, de repente, durante las dos semanas de navidad, “son libres”. Conviene establecer algunas rutinas como, por ejemplo: levantarse a una hora determinada, desayunar, vestirse, lavarse los diente, recoger la habitación, hacer deberes o alguna ficha que previamente hayamos consultado con el profesor o terapeuta, ayudar a mamá o papá en algo, establecer el tiempo libre, evitar pasar largas horas delante de la televisión o la sobreexposición a demasiados estímulos (luces, olores...), comer, dormir una siesta...

* LIMITES Y NORMAS EN CASA:

Para empezar a establecer en el hogar normas coherentes, debemos entender a nuestros hijos. Todas sus muestras de rebeldía, desobediencia, negativismo, oposicionismo, rabietas y berrinches son signos positivos y expresivos de una personalidad en formación. Dichas conductas suele iniciarse en torno a los 2 años de edad. Nuestro papel entra en juego en este momento, pues debemos de ayudar a nuestros hijos a canalizar sus sentimientos, aprender a aceptar las normas y tolerar los sentimientos de frustración que puedan sufrir.
No debemos cohibir al niño ni limitar su expresividad, pero tampoco dejarle libre en impulsos que conlleven riesgo. Cualquiera de estas dos posiciones puede ser igual de negativa para el futuro desarrollo del niño. ¿Cómo respetar la individualidad del niño, sin dejar de poner límites a situaciones que pueden generarle daño?. Cuando un niño se siente respetado, respeta; cuando se siente engañado, miente. Si a un niño le damos las razones por las cuales no se cumplen todos sus deseos, lo aprenderá y aceptará mejor. Si se lo negamos “porque sí”, empleará la misma “dureza” para exigir lo que quiere.


* CLAVES PARA ESTABLECER UNOS BUENOS LÍMITES:

* Presentar una buena regla.
* Saber y pensar cómo ponerla en práctica.
* Ser muy constantes.
* Explicar los motivos en el momento.
* Expresar nuestros sentimientos: decirles lo que esperamos de ellos.
* Reconocer los sentimientos del niño.
* No descalificar nunca al niño, sí su conducta.
* No amenazar con la pérdida del cariño.
* No gritar continuamente por todo.
* Nunca compararlos con otros niños.
* Evitar frases como "porque lo digo yo", "porque sí" etc... Explicarles los porqués.
* Si imponemos una consecuencia negativa, ésta debe ser inmediata, relacionado con la conducta que se ha realizado y acorde a su edad.

Vamos a recordar algunas ideas básicas…

* DEBEMOS TENER OBJETIVIDAD

A veces decimos expresiones como "pórtate bien", "sé bueno", o "no hagas eso". Estas expresiones pueden ser bastante generales. El niño comprenderá mejor si hacemos las normas de una forma más concreta. Con una consigna bien especificada, les estamos diciendo exactamente lo que debe hacer. Por ejemplo, “pon el vaso en la mesa”, “recoge ese juguete ahora”,"dame la mano para cruzar la calle".

* VAMOS A OFRECER OPCIONES

En muchos casos podemos darle la oportunidad de elegir a él. SIEMPRE QUE SEA EN COSAS QUE REALMENTE NO NOS IMPORTE QUÉ VA A ESCOGER. No es conveniente la situación de darle a elegir entre dos cosas (comer ensalada o carne, por ejemplo), esperando que nos diga una de las opciones, y que cuando él elija la que no nos gusta, no dejarle que lo haga. Si le damos a elegir, tenemos que llegar hasta el final y permitirle que se quede con lo que él ha elegido. De esta forma, el niño aumenta la seguridad en sí mismo, su sensación de poder y control (porque es él, el que elige) y en vosotros, porque confiará más (porque cumplís vuestras promesas). Por ejemplo: "es la hora de dormir ¿quieres que te cante una canción o que te cuente un cuento?"; "vamos a vestirnos, ¿quieres ponerte la camiseta roja o azul?”.

* ACENTUAD LO POSITIVO

Los niños son más receptivos a "hacer", frente a lo que se les ordenan. Directivas cómo el "no" o "para" están indicando al niño que es inaceptable pero no explica qué comportamiento nos gustaría a cambio. Es mejor decirle al niño lo que debe hacer ("habla bajo") antes de lo que no debe hacer ("no grites"). CAMBIAR EL NO POR EL “HACER”.

* MANTENEOS AL MARGEN

Cuándo decimos "quiero que te comas toda la cena ahora mismo" (por ejemplo), estamos creando una lucha de poder personal con él. Una buena estrategia es hacer constar la regla de una forma impersonal. Por ejemplo: "Son las 9, hora de cenar" y le enseñáis el reloj. 

* EXPLICAD EL PORQUÉ

Cuando un niño entiende el motivo de una regla, como una posible peligrosidad para sí mismo o para otros, se sentirá más animado a comprenderla. De este modo, lo mejor cuando apliquemos un límite, será explicarle al niño, el porqué. De esta forma le hacemos consciente de las posibles consecuencias de su comportamiento. EVITAD DAR LARGAS EXPLICACIONES QUE NO NOS SIRVEN DE NADA. ES PREFERIBLE MANIFESTAR LA RAZÓN EN POCAS PALABRAS. Por ejemplo: "dame la mano al cruzar la calle, porque vienen muchos coches y pueden pillarte”, “hay que dormir para descansar y mañana poder jugar mucho”.

* SUGERID UNA ALTERNATIVA

Siempre que apliquemos límites al comportamiento del niño, intenta, por lo menos al principio, indicar una alternativa aceptable. Al hacerlo sonará menos negativo y el niño se sentirá menos desaventajado. De este modo, le diremos: "ahora no podemos ir al parque, pero cuando lleguemos a casa te voy a leer un cuento”. Al ofrecerle alternativas, le enseñamos que sus sentimientos y deseos son aceptables. Este es un camino de expresión más correcto.

* DEBÉIS SER SERIAMENTE CONSISTENTES

Para llevar a cabo y poner bien el límite, debemos ser muy firmes con él. Una rutina flexible (acostarse a las 9 una noche, a las 9 y media en la próxima, y a las 10 en otra noche) invita a una confusión y se vuelve imposible de cumplir. Rutinas y reglas importantes en la familia deberían ser efectivas día tras día, aunque estéis cansados o indispuestos.

* SE DEBE DESAPROBAR LA CONDUCTA, NO EL NIÑO

Es importante que le dejemos claro al niño que lo que no nos gusta es su comportamiento, NO ÉL. Debemos evitar comentarios como: "eres malo”, “eres un desobediente” (desaprobación directa hacia el niño). Mejor cambiarlo por "no me gusta que..."

* CONTROL DE LAS EMOCIONES

Está comprobado que cuando los padres están muy enfadados con los hijos, castigan más seriamente y son más propensos a ser verbalmente y/o físicamente abusivos con ellos. Hay situaciones que necesitamos llevar con más calma, y contar hasta diez antes de reaccionar. No se puede enseñar con eficacia si somos extremadamente emocionales. Delante de un mal comportamiento, lo mejor es tomarnos un minuto de calma, y después actuar más tranquilos, desde el cariño. Cuanto más expertos nos hacemos en establecer los límites, más colaborará el niño con nosotros y no será  necesario poner castigos para que se cumplan las normas que queramos establecer. El resultado es un clima más agradable en casa para todos. También podemos ayudarles a transformar esa energía "negativa" en "positiva" abrazándoles o pidiéndonos que nos abracen muy fuerte.

* PREDICAR CON EL EJEMPLO

Quizá sea la pauta más importante. Seguramente, alguna vez, habéis sorprendido a algún niño, regañando a los juguetes de la forma en la que vosotros lo hacéis con él. Si no queremos que los niños peguen, empujen, griten, o tengan determinadas conductas que nos parecen inapropiadas, lo mejor que podemos hacer, además de explicarles las cosas a un nivel adecuado a su edad, es tratarles con profundo respeto y ser un ejemplo continuo para ellos. Por ejemplo, evitar decir en su presencia tacos o decirle "haz lo que yo diga, no lo que yo haga". Este vídeo, escalofriante, ejemplifica muy bien lo que queremos decir:




* IDEAS PARA OCIO EN NAVIDAD

Durante estas fechas, existe una amplia agenda con actividades para niños de todas las edades. Aquí os dejamos algunas ideas (éstas son de Madrid, pero probablemente en todas las ciudades encontréis una amplia oferta):
Portales de Internet: www.madridinfantil.com, http://www.guiadelocio.com/madrid/ninos y
http://charhadas.com/specials/426-agenda-navidena
* Circo infantil (del 09/11/2012 al 9/12/2012): Gran Circo Mundial: Héroes sin límites
* Cine: “Campanilla: El secreto de las hadas”, “Hotel Transilvania”, “Las aventuras de Tadeo Jones"...
* Teatro Infantil: Muchos padres no llevan a sus hijos al teatro porque piensan que no se van a enterar. Su temprana edad es una ventaja para acercarle al mundo del espectáculo. El teatro, las marionetas y los dibujos animados desarrollan su sensibilidad y capacidad expresiva en una etapa en la que está descubriendo los tipos de lenguaje. Es aconsejable acompañarle e intervenir si nos piden explicaciones. Por otro lado, damos una alternativa a la televisión, la cual es aconsejable reducir a un máximo de 15 minutos al día. Algunas obras actuales son: “Cuento de navidad”, Musical: “El mago de Oz”, “La Bella y la Bestia”, “El Rey León”...
* Micrópolix
* Cortilandia
* Faunia: Campamentos de Navidad
* Parque Warner
* Belenes vivientes
* Campamentos navideños
* Zoo Aquarium Madrid: Talleres de navidad y visitas especiales
* Actividades al aire libre para días fríos: Cuando llega el frío, solemos limitar mucho las actividades al aire libre con niños, por miedo a que se constipen o caigan enfermos. Es importante recordar que puede ser bueno que los niños disfruten del aire libre en los meses fríos. En invierno suele haber más resfriados pero, una de las causas son los grandes contrastes de temperatura a los que nos sometemos en estas fechas. Dichos cambios dificultan que el organismo se aclimate y crea un terreno más favorable para las infecciones respiratorias.
* Debemos recordar que salir a la calle es importante. Los niños necesitan hacer ejercicio físico e interactuar con sus amigos durante todo el año para estar saludables física y mentalmente.
* Existen una relación directa entre el sedentarismo y la obesidad. El deporte es una de las formas más efectivas para luchar contra la obesidad y las horas de televisión y videoconsolas actúan en contra de nuestros intereses.
* Es importante no dejarse llevar por la desapacible sensación que nos ocasiona a muchos adultos un día invernal, frío o nublado. Los niños aún no tienen afinado ese sentido meteorológico tan adulto y no se les suele chafar un plan por que el cielo esté nublado.
* Aunque el frío no provoque directamente el resfriado, sí que agrava los síntomas. Por eso, si el niño tiene molestias en la garganta, congestión nasal, lagrimeo o sinusitis, no conviene exponerlo a las bajas temperaturas hasta que se le pase. Pero si los niños están sanos y siempre que vayan bien abrigados, se aconseja dejarles disfrutar del aire libre. Conviene evitar que se destapen cuando suden, por lo que procuraremos abrigarles bien cuando termine de hacer deporte.
* Mantén cierto nivel de humedad en casa con ayuda de humidificadores o tarros de agua cerca de los radiadores, para contrarrestar el efecto de la calefacción.
* No pongas la calefacción demasiado alta en casa, para evitar tanto contraste con el exterior.

* Planes divertidos de invierno para toda la familia:

* Excursiones a pueblos o localidades cercanas donde se pueda explorar. Lo mejor es que también tengan algún interior interesante -un restaurante, un museo especial, una buena chocolatería...- para no estar expuestos a las inclemencias demasiado tiempo.
* Montar en bici en parques y zonas verdes o en la montaña.
* Convocar a más miembros de la familia (u otros niños) para actividades en grupo.
* Si ha nevado en la sierra, hacer una visita a la nieve y moldear un muñeco. Si llueve, mirar la lluvia a través de la ventana mientras se echa una buena partida de un juego de mesa en familia.
* Abrigarles y protegerles del frío con guantes, gorros y cuellos vueltos. Procura evitar las bufandas si van a moverse a hacer deporte, por el riesgo de asfixia. No debemos excedernos con el grosor de las prendas, con el fin de permitirles moverse con libertad.
* Lo ideal para protegerles es ropa interior de algodón, que favorece la transpiración; jerséis de lana y poliéster, pantalones impermeables y acolchados si vais a la nieve, abrigo impermeable, manoplas mejor que guantes pues suelen ser más cómodos pues los dedos van juntos y, al tener menos costuras, es más difícil que se cuele la humedad. No debemos olvidar los gorros; mejor los que cubren el cuello y las orejas.
* Unas buenas gafas de sol y protección solar (factor 30 como mínimo) son imprescindibles si vamos a la montaña.
* No conviene someterles a un esfuerzo demasiado grande para ellos; debemos tener en cuenta sus fuerzas
* Sed prudentes con los horarios: llegar a buena hora, comer pronto y volver temprano.
* En el agotamiento de los niños también influye un desayuno escaso y una vestimenta inadecuada.
* En torno a los cinco años, ya pueden disfrutar de cuatro o cinco horas en la montaña. Cuanto más pequeños sean, menos debe durar la excursión.

* Pautas para viajar con niños en vacaciones:

En estos días de vacaciones son muchos los que se desplazan y viajan con niños en diversos medios: el propio coche, autobuses, tren o avión. A veces planificamos y cuidamos este momento y el viaje se hace llevadero; otras veces, sin embargo, sufrimos viajes incómodos.
Si vamos a viajar en transporte público, es importante supervisar a los niños para que no se hagan daño, no se pierdan o despisten en las estaciones o aeropuertos...
En cualquier caso, sea transporte público o propio, debemos tener previsto cómo entretener al niño, sobre todo si el viaje va a ser largo. Es importante estar preparados y armarnos de paciencia, pues los niños suelen cansarse rápido.
Algunas ideas para llevar durante el viaje son:
* Una bolsa con algunos juguetes pequeños para entretenerse: algunos muñecos, cochecitos,…
* Varios cuentos o libros con imágenes.
* Un cuaderno de dibujos para colorear y lápices de colores (mejor lápices que rotuladores o acuarelas).
* Puzles pequeños.
* Música entretenida con canciones infantiles o cuentos que les gusten
* Si vamos en transporte público tenemos que cuidar el momento en que damos de comer al niño. Lo mejor es que esté con nosotros y así poder ayudarle, evitando dejar sólo al niño con el batido, las galletas de chocolate o la lata de refresco.
* Si el viaje se hace en vehículo propio, es muy importante hacer descansos cada cierto tiempo. En primer lugar, por la seguridad del conductor y por otro lado, para evitar el cansancio del niño. 
* En cualquier caso, recuerda que viajar es una experiencia agradable para los niños y un momento que une más a la familia.


¡¡FELIZ NAVIDAD!!



52 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísimo esta entrada. Afortunadamente, mis peques no son demasiado consumistas, en casa no se ve la tele por lo que no son bombardeados con millones de anuncios. Escribiremos todos la carta a los Reyes, haciéndole saber que son muchos miños en el mundo. Y ayudaremos a los Reyes (que son Magos pero no ricos), separando juguetes que no usan (en perfecto estado, por supuesto) para que todos los niños puedan tener regalos.
    Yo este mes lo tengo en plan monotemático, me encanta la Navidad.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando son pequeños y auténticas esponjitas es la mejor etapa para inculcarles valores solidarios. Te paga mucho lo de que te guste la Navidad :)
      Besitos.

      Eliminar
  2. Madre mia Terapeuta!!! Felicidades a ti y a tu psicóloga amiga. Un post inmejorable.
    Mil millones de gracias por compartir esta información tan valiosa
    Un besazo amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le hemos dado muchas vueltas a esta entrada. Es un poco larga, pero me parecía importante presentarla completa. Lo de los abrazos va dedicado a ti, que lo haces de maravilla :) Gracias a ti, guapa.
      Besos.

      Eliminar
  3. Anonadada me dejas con esta pedazo de entrada!!! Unas pautas increíbles, totalmente accesibles y que deberíamos hacer todos, padres, abuelos y tíos (donde me incluyo).
    Y lo que parece tan fácil, que difícil a veces verdad?
    Yo a mi sobrino siempre le digo: cuando hagas la carta, pide que te dejen uno de los regalos en casa de los tios, pero solo uno. Y de hecho nunca le han traído más de una cosa, para qué tanto!? eso sí, en casa de mis suegros... despiporre!! cosa que me parece horrorosa.
    Besos guapa!! qué poquito queda ya para Navidad y ... qué poquitas ganas! (no se lo digas a nadie, pero es que no me gusta mucho...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que mencionas es un punto muy importante. Que sea consensuado por toda la familia, porque si cada uno tira por un lado, los volvemos locos. Seguro que eres una tía genial!
      A veces la Navidad nos trae sentimientos difíciles. Menos mal que los peques nos contagian su entusiasmo!
      Besitos.

      Eliminar
  4. Me ha encantado y eso que lo he leído sólo un poco por encima, esta noche lo leo con más calma!. Al final lo que te dije de hacer un recopiltorio de entradas tuyas y encuadernarlo voy a tener que hacerlo ya!
    Muchas gracias como siempre por compartir, es genial!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! cuando lo acabes me lo enseñas :))
      Hoy hay que darle las gracias a L. que es una gran profesional y psicóloga.
      Besos!

      Eliminar
  5. Pedazo de post, amiga mía!!! Me ha gustado muchísimo!
    Lo de los regalos es una batalla perdida en mi caso...Yo sólo voy a pedirle a Papa Noel unos libros, pero por Reyes en casa de mis suegros...pueden caer decenas de regalos...No hay nada que hacer, es la ilusión de sus abuelos y no voy a cambiarlos, pero yo prefereriría un solo regalito o dos. En fin...
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje...los abuelos son entrañables, pero es cierto que muchos papás comentan lo mismo que tú. Habrá que dedicarles un post ;)
      Besitos.

      Eliminar
  6. Me ha parecido interesantísimo como siempre, tomo nota.
    Pero estoy con Mo, que por mucho que las mamás intenten no caer en el consumismo, hay tios, abuelos, que somos los peores!
    Mi cuñada pidió para el cumple de mi sobrina ropa, porque es en noviembre y luego se llena de juguetes con las navidades tan cerca.
    Pues la niña aceptó, pero sabia que la tita es débil, y en secreto, me pidió una monster de esas. Y yo como le digo que no??
    Ains, qué complicado es todo!!
    Un beso gordote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que...nos ponen ojitos y nos derretimos. Qué le vamos a hacer!! Yo, cuando sea tía, seguro que también me olvido de "tó", ya verás ;)
      Besitos!

      Eliminar
  7. que puedo decir de mis amigas y compañeras...

    ¡¡GENIALLLLLLLL!!

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa L. cómo mola se merece una olaaaa uooooohhhh ;))
      Besucos!

      Eliminar
  8. Me encanta esta entrada. La verdad es que yo con Nora lo tengo clarísimo, hago lo mismo que hacía mi madre conmigo. Los reyes nos traen sorpresa, no pedimos. Yo este año le voy a hacer un burro (un perchero con espejo) con disfraces hechos por mí. Y a cada parte de la familia solo les dejo hacer un regalo, ya les he dado una lista. Para Papá Noel el regalo grande se lo damos a los niños pobres (compramos algo de lo de un boli un juguete o algo así) y traerá un par de puzles y un libro de cuentos de Navidad para leer cada noche en estas fechas.

    Programo actividades y organizo la mañana de tal forma que tenga una hora de juego libre y luego salimos de "excursión". Un día se va con los abuelos a unos grandes almacenes a ver juguetes (le pirra, pero no me gusta que lo tome como hábito), así ellos cogen ideas. Y Haremos en casa los regalitos para la familia...galletas starbucks para desayunar (porque no hay para más, pero triunfan en Navidad).

    No más de tres regalos grandes en total, si quieren tener algún detallito más será puzzle o libro y fuera de los dos días de abrir regalos, porque si no va a contar paquetes más que a disfrutarlos. Además como es muy madrugadora no tenemos problemas con los horarios, llueva, nieve o haga sol siempre a la cama a las 8.30. Cuento, dos canciones y a sobar. Y a las 8 de la mañana todos arriba por cortesía de la rubia. Siempre me dicen que soy muy estricta, pero como veo que la pitufa disfruta...no creo que sea así. Un besete!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau Madi!! la verdad es que lo tienes todo súper bien planeado. Es importante lo que dices, observar cómo disfrutan ellos y adaptarnos.
      Besos!

      Eliminar
  9. Qué buena entrada! A veces todos sentimos un poco de ambivalencia... queremos que disfruten sus navidades pero no hacerles unos consumistas "de cuidao". Muy buenas pautas para conseguir el equilibrio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estas fechas es muy complicado, porque hasta a los adultos se nos va un poquito la olla, ciertamente. No me extraña que los volvamos loquitos.
      Besucos!

      Eliminar
  10. Muy bueno el post y los consejos, la verdad es que nos volvemos un poco locos pensando y pensando en qué regalarle... pero se te ha pasado por alto (creo) que muchos padres les regalan/compran muy de vez en cuando, sin causa justificada (cumple/santo/vete a saber qué) juguetes/cosas a sus hijos, y son muy libres de hacerlo, cada cual con lo suyo que haga lo que quiera, pero invita al "pedir y pedir". A mí mis padres sólo me regalaban por Reyes, y aunque hacíamos la carta, al final pocas veces (creo que nunca) nos traían lo que pedíamos (eso hacía todavía más interesante la sorpresa) A mi hija sí le vamos a regalar por Papá Noel por cuestiones culturales, pero vamos a completar cosas que le faltaban o que le hacen falta (una mesita y sillas adecuadas a su tamaño, un juguetero), cuentos y puzzles; y ya para Reyes lápices de colores, plastilinas... Los niños son felices con lo que tienen y con lo que se les transmite...y las espectativas y sentimientos consumistas también se transmiten (quiero decir que no por ver algo vamos a tener que quererlo), o al menos así lo pienso yo.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre les digo a los papás que el mejor "juguete" de un niño, son ellos mismos y su tiempo. Si tampoco necesitan tannnntas cosas materiales. Tienes razón en lo de cuidar lo que se transmite y cómo se hace.
      Besos.

      Eliminar
  11. Que entrada tan completa, llena de consejos buenísimos para estas y otras fechas.
    Ya sabes que nosotros no celebramos esta fiesta. Mi hijo nunca ha pensado que existen unas personas mágicas que una noche vienen a casa y nos dejan montones de regalos en los zapatos que previamente les hemos pedido escribiéndoles una carta... así es que no tenemos que enfrentarnos a una situación de este tipo porque no tenemos ninguna celebración parecida.
    Le gustan los juguetes como a todos los niños, claro, pero muchas veces es feliz con cositas que hacemos en casa. Y cuando surge comprarle algún juguete sabe que sólo va a ser uno, que tenemos en cuenta sus preferencias pero también nuestro bolsillo y nuestros criterios, y así de momento nos ponemos de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si lo piensas es un pensamiento mágico muy raruno. A mí me da pena cuando empiezo a escuchar "pórtate bien que los Reyes te están observando y tomando nota de todo", es como Gran Hermano, ¿no? Da un poco de miedo.
      Ya sabes que soy admiradora de tu estilo de crianza.
      Besos.

      Eliminar
  12. Ohhh! Gracias, gracias, gracias por tus @pistas@ para disfrutar de las navidades en familia

    ResponderEliminar
  13. Wow, a ratitos me he ido leyendo la entrada porque el tiempo parece que mengua, pero me he quedado asombrada porque no me la puedo imaginar más completa. Te felicito y comparto!!!.

    MUACKSSSS!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha quedado un poquito larga, la verdad, jeje.
      Gracias por leerla y compartir!
      Besos!!!

      Eliminar
  14. Que bonito blog!!
    Muy buenos consejos. Yo el año pasado tuve un error que no me lo he perdonado aun...
    Me dejé llevar por el consumismo, por la ilusión de regalar, y de ver la cara de mi hijo, ya que era el primer año que se enteraba bien de lo que eran los reyes. Así que compré tooodos los regalos posibles, encima después la familia le regaló también juguetes..
    Total, que acabé la noche siguiente llorando sin parar. Me sentí, muy pero que muy mal.
    Todo por ser egoísta en ese aspecto, por querer darle todo para que fuese el niño más feliz del mundo. Cosa que no valoró, abría un juguete tras otro sin parar ni a mirarlos. Para que después siguiese con sus libros...

    Este año he aprendido la lección, no volverá a pasar.
    Así que me ha gustado mucho tu post.

    Por cierto, ahora que he descubierto este blog..
    ¿ tienes algo a cerca de niños de altas capacidades? ¿ o sabes de algún blog?

    gracias!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola GaLa, bienvenida!
      Bueno, creo que lo importante es aprender de la experiencia, tampoco podemos torturarnos. Estoy segura de que lo hiciste con la mejor de las intenciones.
      Sobre altas capacidades, lo único que "conozco" es Mensa: http://www.mensa.es/ De blogs, nada, pero si me entero de algo te digo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me ha gustado mucho. De acuerdo prácticamente en todo. Sobretodo en el tema del consumismo y de los límites en casa, pero una cosa: sobre el ejemplo de acostarse siempre a la misma hora; nosotros eso lo flexibilizamos un poco porque nuestro hijo (2 años) no duerme siempre el mismo nº de horas (a veces 10, a veces 9 y media... a veces casi 12). Además, está dejando la siesta! Eso significa que algunos días a las 9 está rendido, pero otros a las 9 está como una rosa. Por eso su hora de acostars es entre las 9 y las 10 de la noche. Tenemos comprobado que aunque intentemos seguir una rutina estricta con eso, él se encarga de "romperla" con estas pequeñas variaciones... Y la verdad es que meterle en la cama sin sueño puede suponer acabar con una rabieta a los 40 minutos.

    Por eso yo suelo ser prudente con eso de los límites "estrictos", porque creo que depende del niño y de sus costumbres (Leo no va a la guarde así que tampoco le perjudica no leventarse siempre a la mism hora, no llegamos tarde a ningún lado).

    Qué pensáis?

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, en ese caso sí lo comparto. Es lo que tienen las pautas "generales", que luego hay que adaptarlas a cada niño y a cada circunstancia.
      Besitos!

      Eliminar
  16. Un resumen buenísimo para tener en cuenta estas navidades.

    El mantenerles alejados del consumismo de estas fiestas es algo que me preocupa, porque viene por todos lados. Por ahora la tele no la ve, pero el controlar la cantidad de regalos que reciben estas fiestas es muy difícil y no siempre la familia entiende nuestro punto de vista.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un auténtico bombardeo. Algunas familias lo que hacen es guardar todo lo que reciben e ir sacándolo poco a poco, porque si no, los niños se saturan y al final no juegan con nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Un artículo completísimo y realmente útil, aunque pienso que la teoría es muy bonita y hay que añadirle todos esos factores externos cómo por ejemplo los estragos de más de 365 noches y días sin descansar como es debido. Eso limita mucho la paciencia. O la mayor o menos rebeldía del niño. O que no escuche ni una sola palabra de lo que le dices y acabes con el consabido "Porque lo digo yo", que tampoco escucha.

    Yo intento seguir estas pautas desde que nació el primero de los niños. Pero no siempre he sido constante. Hay momentos, incluso en los que pierdo los papeles. Tengo dos fieras muy duras de pelar y muy revoltosas. Aunque también muy buenos y cariñosos.

    En cuanto a las Navidades, yo dejo que pida lo que quiera y luego elijo entre lo que creo que le va a hacer más ilusión. Hasta ahora ha estado encantado con todo (me refiero al año pasado porque sólo tiene tres y con un año no eligió nada). En mi casa hay una guerra montada entre mi marido y yo que opina que con tres regalos cada uno van que se matan y yo que pienso que si son ocho tampoco los vamos a malcriar demasiado.

    Por otro lado, al mayor a veces le digo que no para que no se salga siempre con la suya, aunque no me costaría nada darle el gusto. Me da miedo que siga fomentando su vena caprichosa. Por ejemplo: Yo he decidido hacer paella ese día para comer y él me exige macarrones con tomate. no me cuesta nada hervir la pasta y echarle el tomate frito por encima, pero no lo hago. Me da rabia que piense que en esta casa se tiene que hacer lo que él diga.

    Alabo sus buenas conductas exageradamente y siempre les digo "No sois malos, es que aveces os portais mal. Eso le pasa a todo el mundo".

    Muchas gracias por este post. Me está sirviendo de mucha ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo interesante es que cada familia decida qué cosas son importantes y en qué otras se puede ser más o menos flexible. También pienso que cuando hacemos algo agradable, porque nos sale del corazón, si pensamos que es porque se sale con la suya, pierde su valor. En fin, da para muchos matices, como bien dices, una cosa es la teoría y otra la práctica :)
      Un besito.

      Eliminar
  18. ¡Genial esta entrada! No sólo para Navidad, sino para nuestras conductas en general. Por cierto, el vídeo del mejor anuncio del año pone los pelos de punta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando L. y yo lo visualizábamos hasta se nos cortaba la respiración. Por desgracia es mucho más real que lo que podamos pensar.
      Besos!

      Eliminar
  19. Qué gran post, enhorabuena!!
    Me has dado muchas ideas con el ocio en Navidas ya que este año será el primero en el que el peque se integre por completo en las rutinas de las fiestas. Imagino que trasnochará y variará sus horarios, a ver que tal le sienta!
    Por otro lado, me parece fundamental vigilar las compras compulsivas, ya no solo por el hecho de no gastar mas de la cuenta sino porque me niego a tener que hacer mas hueco en casa para lis juguetes del niño; eso no puede ser "bueno" para él. Ya hemos dicho a la familia que solo un regalo por persona y hemos tenido que aguantar a las abuelas decir: " pero pobrecito, solo una cosa?"

    En fin, que nos esperan unos días durillos pero con muchas ganas e ilusión por vivirlos!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! pues ya nos contarás si consigues tu objetivo, que las "abus" pueden llegar a ser muyyy perseverantes. Seguro que son unos días inolvidables para todos.
      Besitos!

      Eliminar
  20. Muy buena entrada, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  21. menudo post tan largo y tan interesante. me lo guardo para releerlo en 15 días cuando nos vayamos de vacaciones!

    ResponderEliminar
  22. Yo creo que igual de lindo que es pasar las navidades con un nene es igual de complicado en el tema regalos. Yo me planteo seriamente no hablarles a mis posibles futuros bástagos de papa noel y los reyes, no sé... Siento que es mentirles en pos de qué? una ilusión... Aunque otras veces pienso que eso sería imposible porque lo escucharán por todos lados.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un dilema sobre el que se podría debatir largo y tendido, tienes razón.
      Besitos!

      Eliminar
  23. La mía es demasiado pequeña aún, pero ya me estoy planteando muchos de los temas que has tratado, para cuando sea consciente de todo esto.
    Un beso y gracias,
    MLu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien ir pensándolo, ya ves que da para muchísimo.
      Besos!

      Eliminar
  24. Rachel (no te importa no? Qué te llame así? Es cariñoso eh) 0_0 Espera que no sé si me explico 0_0 Me encantaría que me contaras esto de primera mano. Menuda entrada.... Hace días pasé. Hoy vuelvo. Mira qué horas... Pero es que es de lo más completita. Enhorabuena por ella, y muchas gracias. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! tú llámame como quieras, corazón. Tendremos que quedar, entonces :)) Por cierto, la pizza un éxito rotundo ;)
      Besucos.

      Eliminar
  25. Me han encantado todas las recomendaciones, en serio, se aprende mucho por aqui jeje

    Nosotros somos de salir haga frio o calor, tenemos una perrita y desde siempre el niño se ha acostumbrado a salir, bien abrigado cuando hace falta y todos tan contentos.
    Reconozco que mi enano es de los pocos que se ponen malos, asi que un punto a favor para poder hacer planes en el "exterior".
    Respecto a los juguetes, consumismo etc, estoy completamente de acuerdo, él ha hecho junto conmigo su carta, ha recortado de una revista cosas que le apetecen, pero sobre todo siempre menciona un solo juguete, sabe que no puede pedir todo porque "hay que compartir" y ademas este año llevaremos juguetes suyos a un sitio donde los recogen para asi dejar hueco a lo nuevo y que otros niños los usen.
    Libros, siempre hay libros en casa, todos los días leemos, asi que en la carta hemos pedido un cuento, esta vez uno que se pueda leer a oscuras, ademas de un puzzle, plastilina etc..
    A los niños hay que comprarles lo que de verdad les guste, y no hay que preocuparnos si es "de niña o de niño", de hecho mi hijo tuvo para su cumple una super cocinita!!

    Un abrazo, con tu permiso, me quedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miri! pasa y acomódate, aquí todo el mundo es bien recibido. Veo que vosotros os organizáis muy bien estas fiestas. Lo de la cocinita me parece fantástico. Aquí hay un aspirador de juguete que usan todos, independientemente de si son niño o niña.
      Un beso.

      Eliminar
  26. L. que cuando se termine de leerlo, no es que se haya pasado la navidad, es que el peque se gradua en ESO, o en lo otro.
    Cacho post, gigante en razones y en calidad. (Y en longitud. Ra, ¿lo tecleastes tú?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! La mayoría de las cosas sí que tuve que teclearlas de nuevo, porque el corta-pega funciona muy mal de Word a Blogger, pero bueno, ha merecido la pena :)
      Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...