miércoles, 29 de febrero de 2012

La voz de tres millones de personas

No son pocos los niños diagnosticados con alguna enfermedad de baja frecuencia que acuden a nuestro Centro para recibir diferentes tratamientos. Hoy se celebra su día. Para todos ellos y para sus entregados papás, va hoy mi recuerdo más cariñoso y la dedicatoria de esta entrada. Aunque el vídeo es de la campaña de FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras) del pasado año, sigue emocionando igualmente. 


martes, 28 de febrero de 2012

Una mente maravillosa

Enriquecedora. Es la palabra que creo que mejor define la reunión que hemos tenido con tus papás. Era la primera vez que nos reuníamos todas las terapeutas responsables de tus tratamientos con tu papá y tu mamá y la verdad es que me he quedado con ganas de darles un abrazo cuando hemos terminado y decirles lo mucho que les admiro. Tendrías que haber estado allí para escuchar lo orgullosos que se sienten de ti y de tus capacidades extraordinarias para ciertas cosas, aunque tu papá reconozca que a veces acojona un poquito verte obsesionado con tanto número como el protagonista de la película de Una mente maravillosa, que narra la vida del matemático John Nash. No creas que no son conscientes de que aún nos queda un largo camino por recorrer juntos. Tenemos que trabajar mucho todavía por potenciar esas habilidades de comunicación y de interacción social que te permitirán compartir con el resto del mundo todo lo que sabes, porque tenemos un montón que aprender de ti y sabemos que estás deseando tener herramientas para contarlo. He intentado bromear con tu papá diciéndole que John Nash consiguió el Premio Nóbel y me ha puesto muy bien en mi sitio, diciéndome que lo hizo a costa de mucho sufrimiento y que no quiere eso para ti de ninguna manera. Que le da igual que tengas una inteligencia por encima de lo normal si ello no te hace feliz. Le he tenido que dar la razón. ¿Pero sabes qué le hemos dicho? Que seguramente John Nash no tenía la inmensa suerte de tener unos papás tan extraordinarios como los tuyos. Sólo por eso, sé que todo va a ir bien, ya lo verás pequeñín...


Una cajita y un premio mutante

El colofón a un fin de semana maravilloso que ha estado marcado por un sol radiante, una velada inolvidable con compañeras de trabajo y la celebración de mi quinto aniversario junto a Medio Limón, ha llegado de la mano del mejor maestro de la blogosfera: Jesús, cuyo blog Instantes no me cansaré de recomendar a todos aquéllos que todavía no hayan tenido el inmenso placer de descubrirlo. Él ha tenido el detalle de otorgarme, nada más y nada menos, que ¡mi cuarto premio!:


¿A que es una auténtica "pocholada"?. ¡¡Muchísimas gracias compañero!!. Viene con una trampita y si no lo he entendido mal, tengo que responder a las cinco preguntas que él ha planteado y generar otras cinco. Anda que, como muchos papás se pasen precisamente hoy por aquí a buscar información de Atención Temprana, van a alucinar pepinillos, ¿verdad? : )

1. ¿Qué sientes cuando ves sonreir a tus hij@s, tus niñ@s, tu sobrin@?
Pues como decía el famoso anuncio, cuando esto sucede, siento que hay razones para creer que un mundo mejor es posible.
2. ¿Qué es lo que sueles hacer para relajarte después de un día estresante?
Escuchar música, leer blogs, tomar un baño con bombas efervescentes...
3. Tu libro favorito
¡Qué difícil! tengo tantos...Uno que leí hace poco y me entusiasmó fue Dime quién soy de Julia Navarro.
4. ¿A qué sitio te gustaría viajar?
Mantengo la misma respuesta que con el premio "Gracias por tu amistad" antes de que mutara. Me encantaría conocer Praga, Viena y Budapest.
5. ¿Qué cualidades, según tu criterio, debe tener un profesor?
Podría decir muchas, pero sobre todo, que tenga como poema de cabecera el de "Educar" de Gabriel Celaya.

Ahora empieza lo divertido. Tengo que proponer otras cinco preguntas y pasárselo a los blogs que quiera. Esto último sí que es difícil porque un premio tan coqueto lo merecen todos los blogs que sigo y seguramente muchos más, pero las normas, son las normas. Aquí van mis apreciados premiados:
Y aquí tenéis las preguntas:
1. ¿Qué es lo que más te gusta de tener tu propio blog?
2. ¿Cómo elegiste el nombre de tu/s hijo/s?
3. ¿Cuál es tu personaje de cuento favorito?
4. ¿Cómo comunicaste a tu entorno que estabas esperando un bebé?
5. ¿Cuál sería para ti la celebración ideal de un cumpleaños? (es que pronto será el mío y quiero ideas, jejeje).

Por otro lado, no he olvidado que tenía pendiente responder al "premio mutante" (mi tercer premio) de mi querida amiga Mo, aunque éste no lo pasaré porque son ¡once preguntas! y creo que luego hay que pensar otras once, seré buena...


1. ¿Qué es lo que te hizo decidirte a tener tu propio blog?
Llevaba tiempo leyendo diferentes blogs de maternidad. Empecé con el de Madre Reciente del periódico 20minutos; luego, buscando información de AT, llegué al de mamá (contra) corriente de casualidad y poco a poco, fui descubriendo un mundo apasionante sobre crianza casi al mismo tiempo que se disparaban las agujas de mi reloj biológico. Pero yo, aunque todavía no puedo escribir un blog sobre maternidad (ya me gustaría jijiji) sí que siento una responsabilidad social ligada a mi trabajo y precisamente fue leyendo blogs de maternidad (de madres y padres con hijos con o sin necesidades de apoyo especializado), cuando empecé a hablar tímidamente sobre la posibilidad de empezar uno de Atención Temprana con un toque personal. La respuesta entusiasta de todo mi entorno y los ánimos del profe Jesús desde la distancia, consiguieron darme el empujoncito que necesitaban todos mis miedos. Todavía hoy, me sigo preguntando a veces qué hace una chica como yo, metida en un lío como éste. Pero si una sola de mis entradas sirve para ayudar a algún papá o a alguna mamá, habrá merecido la pena. 
2. ¿Saben que escribes una bitácora tus familiares y amigos?
Sí que lo saben, incluso alguna amiga/compañera de trabajo me ayuda con algunas entradas y aporta su opinión en los comentarios. Estoy muy contenta con la respuesta de todos ellos.
3. ¿Se parece tu vida a la que imaginabas cuando tenías quince años?
Pues prácticamente en nada porque con quince años yo tenía muchos pajaritos en la cabeza (de hecho creo que alguno se ha quedado por ahí dentro revoloteando), pero sí que puedo presumir de continuar teniendo a mi lado a mis dos mejores amigas de aquella época.
4. ¿Qué es lo que hay que regalarte para hacerte feliz?
¡¡Chocolate!! soy una golosa incorregible.
5. ¿Te gustan los animales?
Depende del tamaño...soy muy cagueta.
6. ¿Sabes cuidar bien las plantas o se te acaban poniendo pochas?
Acaban pochísimas :(
7. ¿Cuál es tu mes preferido del año?
Marzo
8. ¿A qué edad te enamoraste por primera vez?
¡Uf! ni me acuerdo, pero con lo intensa que soy yo, me imagino que bien pequeñita.
9. ¿Te dan miedo las películas de terror?
Sí, muchísimo. No puedo verlas.
10. ¿Irías a la televisión para ganar dinero?
Creo que no, me da muchísima vergüenza sentirme observada.
11. ¿De qué disfrazarías a un niño de veinte meses?
De algún personaje de Pixar.

Y hasta aquí, la peculiar entrada de hoy, ya nos conocemos todos un poquito más. Gracias de nuevo a Jesús y a Mo por acordarse de mí y premiarme. Me han hecho tanta ilusión como los dos primeros : )




viernes, 24 de febrero de 2012

Paciencia, Perseverancia y Pocoyo

En cierto modo, se puede considerar que trabajo "de cara al público". Y el público de cero a seis años es francamente exigente. El otro día intenté colarles en la sesión de Psicomotricidad una canción de Celine Dion, y básicamente vinieron a decirme que qué m..... les estaba poniendo, que ellos querían bailar el Eu Si Te Pego de Michel Teló. Y no os podéis imaginar lo convincente que puede llegar a ser un grupo bien organizado de niños de cuatro años (esta juventud que no respeta a los clásicos, ays qué penita...). Esta exigencia me obliga a estar al día de todos los personajes que llenan el ocio de mis pequeñuelos: Bob Esponja, Dora la exploradora, Cantajuegos, Gormitis, Pocoyo...De entre todos ellos, el último es mi favorito con diferencia. Reconozco que cuando comenzó a popularizarse, no le presté demasiada atención, aunque el dibujo en sí me gustaba y me enterneció escuchar una mañana en el programa de Buenos días Javi Nieves que debía  su nombre a que la hija de uno de sus creadores, rezaba por las noches "Jesusito de mi vida eres niño pocoyo...". Pero una tarde, de manera casual, descubrí un capítulo en internet y literalmente flipé con lo bueno que me pareció. Se me quedó grabado a fuego en el curso que hice de Educadora de Masaje Infantil, que siempre debemos considerar a los niños como seres activos, sociables y competentes. Vamos, que no tienen un pelo de tontos jamás. Y creo que Pocoyo es de las pocas series para niños que no les tratan como si no supieran de qué va la vida. Me pareció  muy cuidada, profundamente respetuosa con la inteligencia de los niños y muy adecuada para fomentar el desarrollo emocional. Me enganchó tanto que creo que me vi todos los capítulos de la serie de un tirón y no me avergüenza decir que desde entonces me guía un nuevo líder espiritual en forma de muñeco azul y que tengo medio Centro pocoyizado (el otro medio es territorio de G., fanática de Hello Kitty y de C., a la que le chiflan las vacas de cualquier raza y condición; lo sé, lo sé, nos lo tenemos que hacer mirar...). El otro día me recordaban unos amigos con los que quedamos a comer, que yo siempre digo que para trabajar en AT, nada como "la regla de las tres P": Paciencia, Perseverancia y Pocoyo. Con estos tres elementos ya tenemos más de medio camino hecho. ¿Cuál es vuestra experiencia con los personajes infantiles? ¿os habéis descubierto a vosotros mismos fascinados ante una serie que en un principio fue concebida para el público menudo y no para adultos con un alma infantil y juguetona?...


Masaje Infantil (II)

Continuando el Masaje Infantil, vamos a ver a continuación qué debe tener en cuenta una mamá o un papá que se disponga a utilizar este antiguo arte que le conectará con su bebé y le ayudará a comprender su lenguaje no verbal  para responderle con una escucha activa y un amor incondicionales.
Podemos empezar con el masaje cuando el bebé tiene tres semanas de vida. Iniciar el contacto es sencillo, sólo necesitamos un tiempo en el que podamos, de forma relajada, disponernos a transmitir todo el amor y la confianza que nuestra piel y nuestras manos, nuestra mirada y nuestra sonrisa, sean capaces de ofrecer.
Como el bebé percibe nuestro estado de ánimo procuraremos relajarnos. Para conseguirlo nos pueden resultar útiles realizar unas respiraciones profundas, acompañadas de una música suave y una iluminación agradable.
Siempre que los dos estemos tranquilos y cómodos, cualquier hora del día o lugar será bueno: antes o después de la siesta, antes o después del baño, cuando le cambiemos el pañal, ese ratito por la mañana en el que estamos solos, o antes de dormir...Lo importante es estar a atento a las señales del bebé para saber si le está resultando placentero o es preferible dejarlo para otro momento.
Aprovecharemos cuando el bebé esté despierto y en un estado de alerta tranquila. Si está nervioso o enfermo, si tiene hambre o acaba de comer, es mejor que lo dejemos para otro momento, ya que cualquier necesidad fisiológica es prioritaria al masaje.
Empezaremos poco a poco, primero apoyaremos suavemente las manos sobre la parte del cuerpo por la que vayamos a iniciar el masaje (que normalmente serán las piernas porque al estar alejadas de los órganos vitales, suelen tolerarlo mejor para empezar) y esperaremos su respuesta. Es una manera de "pedir permiso" (de hecho podemos preguntarle ¿quieres que te dé un masaje en las piernas?) , de prestar atención al bebé que con sus gestos nos indicará si es el momento o la zona adecuada para comenzar. Su estado de ánimo nos dirá si tenemos que seguir, cambiar o dejar el masaje para más tarde. Aceptar su respuesta es una señal de respeto que nos ayudará también en otras situaciones.
Cuidaremos de que el bebé, que estará preferiblemente sin ropa, no se quede frío. Para ello, tanto la habitación como nuestras manos estarán a una temperatura adecuada. 
Nuestras manos se deslizarán mejor si utilizamos aceite vegetal (de sésamo, almendras, germen de trigo o avellanas...). La piel absorbe las sustancias y reseca o irrita con facilidad, por lo que no utilizaremos colonias, lociones, cremas o aceites minerales elaborados con derivados de petróleo (tipo Johnson). Igualmente, para prevenir posibles alergias siempre que utilicemos un nuevo producto, probaremos en una pequeña zona.
Podemos adoptar diferentes posturas a la hora de dar el masaje, lo importante es que nos sintamos cómodos y que podamos ir adaptándonos al movimiento y momento evolutivo del niño. A partir de los cuatro meses, el bebé ya tiene mayor movilidad. Está creciendo y tendremos que adoptar este hábito a sus nuevas necesidades y espaciarlo cada vez más. Esto no significa que sea una práctica que debamos olvidar, siempre podremos recurrir a ella cuando busquemos bienestar y proximidad. Incluso, podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación y estimularlo sensorialmente a través del tacto contándoles historias conforme van haciéndose mayores.
Lo más importante es recordar que no debemos forzar al bebé. Para que se convierta en un momento de disfrute, estaremos siempre atentos a sus reacciones, que nos irán mostrando aquello que le resulta más agradable.
Nuestras manos y nuestros dedos pueden moverse de distintas maneras: tan sólo posar nuestras manos y ofrecerle nuestro calor; deslizar nuestras yemas de los dedos o las palmas de las manos muy superficialmente o con una ligera presión; hacer pequeños movimientos circulares, sin levantar las yemas o las palmas de las manos; o estirar muy ligeramente alguna parte de su cuerpo. Utilizaremos ambas manos, lenta y rítmicamente a la vez que le miramos, le sonreímos, le hablamos, le cantamos...para crear un gran momento de comunicación lleno de bienestar y ternura.




miércoles, 22 de febrero de 2012

Masaje Infantil (I)

Uno de los cursos que más me han llenado personal y profesionalmente en mi formación de Atención Temprana, ha sido el de Educadora de Masaje Infantil que imparte la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI). Es un curso muy recomendable para cualquier persona que trabaje con niños, no sólo por la cantidad de beneficios que le aporta al niño (estimula  todos los sistemas, fortalece el vínculo afectivo, alivia molestias y dolores, relaja...)  y a sus padres, sino que  además, si conocemos el desarrollo sensoriomotor normal, nos brinda una magnífica oportunidad para observar y discriminar de forma precoz posibles alteraciones. Hay que tener en cuenta que el tacto es el primer sentido que se desarrolla y las caricias son un idioma sin palabras que refuerza el vínculo afectivo entre el niño y sus papás. El contacto físico permite al  niño adquirir una mayor conciencia de su cuerpo, aumenta la confianza que tiene en sí mismo  y le produce un mayor bienestar y tranquilidad. De hecho, hasta comienzos del siglo XX, en los orfanatos estadounidenses, moría el 90 por ciento de los niños antes de llegar al primer año de vida, pese a tener cubiertas sus necesidades de alimentación e higiene. Los médicos repararon en que el problema podía derivarse de una posible falta de ternura y solicitaron al personal que mimara a los pequeños como si fueran sus hijos. La sorpresa fue mayúscula...Caricias y abrazos redujeron la mortalidad en un 10 por ciento. ¿La explicación? Los niños se sirven del contacto físico para sentirse seguros. A través de sus receptores táctiles, su organismo segrega sustancias beneficiosas como las endorfinas (que les transmiten sensación de confianza y bienestar) y neurotransmisores como la serotonina que les permite sentirse más relajados y felices. Por todo ello, actualmente distintas instituciones y asociaciones relacionadas con la salud, recomiendan para los recién nacidos sanos y sin problemas de reanimación, dejar al bebé con su madre piel con piel el mayor tiempo posible. Este método llamado "Canguro" también resulta de gran utilidad en los prematuros. Además, se ha estudiado que los niños que han disfrutado de caricias y abrazos son adultos menos agresivos y violentos. En el caso de los niños de AT, ese contacto físico con el niño es primordial porque le da a los padres muchísima competencia, sienten que por fin pueden participar en los cuidados del niño aportándoles algo beneficioso con sus propias manos y que la mejoría de sus hijos no depende exclusivamente de un profesional. Así que, no sólo los niños que tienen un desarrollo típico pueden beneficiarse de esta extraordinaria técnica de nutrición afectiva, sino también todos aquellos niños que por sus antecedentes pre, peri o postnatales, tienen mayores posibilidades de presentar déficits neurológicos: niños con crecimiento intrauterino retardado, prematuros, etc. 
Si no tenéis oportunidad de hacer el curso, os recomiendo el libro de Vimala Schneider Masaje Infantil: guía práctica para el padre y la madre. Es muy completo, sencillo, con muchas fotos explicativas y tiene capítulos específicos para niños con necesidades especiales. Aunque al principio pueda parecerle difícil a muchos padres, en poco tiempo se sentirán más seguros y convertirán el masaje en una experiencia única y enriquecedora tanto para ellos como para sus hijos. 


lunes, 20 de febrero de 2012

¿Cuándo sientes que merece la pena?

*Cuando las mamás de la sala de espera, te dicen lo bien que te sienta un bebé en brazos.
*Cuando una madre te entrega una vela el último día de terapia de su hija porque le regalan una a todas las personas importantes en su vida como símbolo de luz y de esperanza.
*Cuando eres testigo de los primeros pasos de un niño por el que nadie apostaba.
*Cuando una madre te abraza porque es la primera vez que alguien le dice algo positivo de su hijo.
*Cuando un padre admira la paciencia que tienes. 
*Cuando una madre te trae una bufanda hecha con sus propias manos para que no pases frío en invierno.
*Cuando en verano te traen coca colas fresquitas para que repongas fuerzas.
*Cuando una madre te ve desde su coche en la parada del autobús y pega un frenazo para acercarte al trabajo aun a riesgo de que se la trague el autobús que iba detrás y de que le suponga dar un rodeo enorme para volver a su casa.
*Cuando en Navidad es misión imposible entrar en el vestuario porque está hasta arriba de las cajas de bombones que nos han regalado.
*Cuando una madre te dice que no le importa ir a Educación Especial siempre y cuando pueda seguir viniendo contigo a Atención Temprana, porque siente que su hija sólo ha mejorado desde que está contigo.
*Cuando le dices a ésa y otras madres que, lamentablemente, la AT no es compatible de forma pública con la Educación Especial y te dice que como si se lo tiene que quitar de comer, pero que su hija tiene que seguir contigo como sea.
*Cuando llegas a la sala de espera y un montón de niños te abrazan por todos lados mientras a sus respectivos padres se les cae la baba.
*Cuando una madre está deseando que le des el alta a su hija para irse a tomar un café contigo y celebrarlo juntas.
*Cuando un padre te dice que tienes que patentar todas las ayudas técnicas que te curras con más imaginación que medios.
*Cuando un niño llega enfadado y consigues con cosquillas convertirlo como por arte de magia en el saco de la risa contagiosa.
*Cuando una madre te dice que ha estado en el médico y éste le ha dicho que felicite a todo el equipo de AT porque ve a su hijo fenomenal.
*Cuando una madre que ha padecido lo que ninguna debería haber pasado, saca ánimos para decirte lo guapa que estás con ese nuevo peinado.
*Cuando una madre que tiene un hijo con una enfermedad degenerativa te recibe con la mejor de sus sonrisas porque ha estado en el hospital y le han dicho que su pequeño está sorprendentemente mejor.
*Cuando una niña te intercepta a toda velocidad en mitad del pasillo para lanzarse encima de ti y decirte te quiero.
*Cuando una madre te dice que desde que su hijo viene contigo, la profe no ha vuelto a decir que coge mal el lápiz.
*Cuando planchas el uniforme de trabajo y pasas la mano por los dibujos Disney que tu paciente madre ha cosido sintiéndose orgullosa de ti.
*Cuando tus compañeras hace tiempo que dejaron de serlo porque pasaron a formar parte de tus amigas la primera semana de trabajo.
*Cuando todas las madres felicitan a tu jefe por el equipo que tiene.
*Cuando una madre te abraza llorando dándote las gracias más sinceras que hayas oído en tu vida.

Cuando éstas y muchas otras cosas así suceden, sientes que todo el esfuerzo, todos los años de estudio, todas las noches sin dormir y todas las preocupaciones del mundo, merecen la pena por este trabajo...


sábado, 18 de febrero de 2012

Día Internacional del Asperger

Una entradita breve de sábado para recordaros que hoy es el Día Internacional del Asperger (o autismo de alto funcionamiento) y mandar un abrazo emocionado a todas aquellas familias y profesionales que a diario luchan incansablemente por los derechos y la calidad de vida de los niños con éste u otro tipo de autismo. En la columna de la derecha, dentro del apartado de páginas interesantes, podréis encontrar una completa guía escrita por la madre de un niño con Asperger, por si queréis ampliar información sobre ello.


Viernes de carnaval

Os deseo a todos que paséis un feliz fin de semana de carnaval. Yo estoy deseando llegar al trabajo para ver el desfile de este año...





jueves, 16 de febrero de 2012

Ojos azules

Vemos a tu mamá muy triste estos últimos días. Ha quedado muy tocada después del último encuentro con el especialista de turno. No le ha dolido que el muy cretino tuviera la desfachatez de hablar en ingles con sus estudiantes (que sabían español tan bien como tú o yo, pero según dijo, lo hacía para practicar y que no se le olvidase). Tampoco le ha dolido especialmente que se riera en su cara porque aún mantiene (mantenemos) la esperanza de que algún día llegues a caminar, aunque sea con alguna ayuda técnica, o que recogiera con condescendencia y hastío tus últimos progresos. Lo que más le ha dolido, mi niño, es que tú estabas delante presenciando la escena completa. Y lo que no sabe este inconsciente (quiero pensar que no lo sabe porque si no, me enciendo más y me está costando mucho encontrar adjetivos para calificarle) es que el grave desorden del control muscular que padeces, no es incompatible con tener un nivel cognitivo igual o superior al de otros niños de tu misma edad. Vamos, que a tus seis años te enteras ya de todo y más. ¿De verdad era necesario trataros de una manera tan indigna? Estoy segura de que no. Menos mal que tú, mi pequeño príncipe de inmensos ojos azules, nos das mil vueltas a todos y eres incapaz de mirar la vida con rencor. Porque si de mí dependiera, a este desalmado, que es una vergüenza para todos los que ejercen su profesión con la entrega y el respeto que merece, le ibas a decir cuatro cositas en la próxima consulta (y en inglés además, para que practique el muy...).


miércoles, 15 de febrero de 2012

Día Mundial del Cáncer Infantil

Me acaba de informar Mariano Ugarte, de la Asociación Pablo Ugarte que hoy es el Día Mundial del Cáncer Infantil. Estos días señalados en el calendario sirven para dar voz y visibilidad a colectivos que deberían recibir atención no sólo en una fecha concreta, sino todos los días del año, pero no está de más dedicarles su espacio en el mayor número de lugares posible. Como dice Mariano, estos niños tan especiales lo son porque, pese a que aguantan una enfermedad que no entienden y que le tendría que desesperar, son excepcionales en muchos sentidos:
-Mantienen la alegría y la sonrisa de un niño ante las cosas normales que gustan a los niños.
-No quieren quedarse en casa.
-Disfrutan de los buenos momentos con mucha más intensidad que el resto, porque saben apreciar esos buenos momentos.
-Disfrutan como buenos los momentos que para otros son normales.
-Aceptan sus limitaciones sin protestar ni venirse abajo.
-Se adaptan a su nueva situación. Si no pueden jugar al fútbol, juegan al baloncesto, y si no, al trompo, y si no, a lo que sea.
Leyéndole no he podido evitar acordarme de mis peques de AT, que son otros luchadores incansables.
Os dejo con un precioso vídeo de la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia y su experimento "Valora la vida" cuyo mensaje voy a pegar bien grande en la nevera: No sabes lo fuerte que eres hasta que la vida te pone a prueba. Ahora, que los tiempos son difíciles, valora lo que tienes. Sonríe y disfruta la vida que es maravillosa...



Y para tener en cuenta:




Una tarde cualquiera...

En la sala de espera:
Nena (a grito pelado): mamá esa señora lleva el pelo ridículo.
Mamá (con cara de tierra, trágame): cariño, lo tiene cortito, cor-ti-to.
Nena: no mamá, cortito no, ri-dí-cu-lo.
Mamá: .....

En la sala de Habilidades Sociales:
Nene: B. ¿puedo coger ese puzzle?
Logopeda: claro que sí cariño...
Nene: vamos a ver, tú te llamas B.??????

En la sala de Fisioterapia:
Nena: hoy es el día de los "amorados".
Fisio: ¿y qué es estar enamorado?
Nena (feliz de la vida): casarte, bailar y todo lo demás...

En la sala de Logopedia:
Nene: aquí déjame mandar a mí, por favor, que en casa siempre manda mamá y yo quiero mandar al menos una vez en mi vida.

En la sala de Psicomotricidad:
Terapeuta (con cara de muñeca Disney): uy, parece que hoy ha faltado Pepito, ¿qué le habrá pasado?
Nene (con cara de quien ya ha visto mucho a sus cuatro años): habrá matado a su madre...

En la cabeza de la que escribe este blog:
¿¿¿nos estaremos pasando con la Estimulación???


martes, 14 de febrero de 2012

Príncipes destronados

Varias mamás de nuestro centro acaban de dar a luz por segunda vez, o están a punto de hacerlo. Esto hace que algunos de nuestros niños estén más nerviosos de lo habitual con motivo de la llegada del nuevo miembro de la familia o que protagonicen curiosas anécdotas como I., que le pidió a su mamá en la sala de espera que se sacara el bebé para verlo y luego se lo volviera a meter (¡!). Nuestros peques de Atención Temprana son auténticas esponjitas y tienen una gran sensibilidad para percibir cualquier cambio, por mucho que los adultos que estén a su alrededor traten de comportarse con total naturalidad. Hace unos meses, hablando con la mamá del pequeño R. sobre qué podía estar ocurriendo en su entorno para que se mostrara repentinamente tan inquieto, descubrimos que lo único que había cambiado es que ella se acababa de  quedarse embarazada y le sorprendió muchísimo que a él le hubiera podido afectar si ni siquiera se lo habían dicho. Cuando empezaron a explicárselo con palabras e imágenes adaptadas a su edad y a su nivel de comprensión, la conducta del pequeño mejoró considerablemente. En un futuro no muy lejano la llegada de esos nuevos hermanos, constituirá una enriquecedora y constante fuente de estímulos para nuestros niños, pero hasta que asimilan la nueva situación, es completamente comprensible que pasen un tiempo desconcertados y reclamando más atención de lo habitual. Merece la pena dedicar un tiempo a explicarles los cambios que se avecinan, involucrarles en todo el proceso (sin forzarles y siempre y cuando ellos lo deseen) ayudando a escoger ropita y juguetes para el bebé o enseñándoles las ecografías, animarlos a buscar elementos positivos de la situación y sobre todo, no negar la realidad de sus sentimientos para que se sientan más escuchados, comprendidos y amados si cabe. Toca ración extra de mimos y recordar a Carlos González cuando dice en su libro Bésame mucho-cómo criar a tus hijos con amor "imagine que su marido se presenta en casa una tarde con una mujer más joven: querida , te presento a Laura, mi segunda esposa. Espero que seáis amigas. Como es nueva y se siente extraña, le tendré que dedicar mucho tiempo, espero que tú, que eres mayor, sabrás portarte bien y ayudar más en casa. Ella dormirá en mi habitación, para que se más fácil cuidarla, y tú tendrás una habitación para ti solita, porque ya eres grande. ¿A qué estás contenta de tener tu propia habitación? Ah, y compartirás con ella tus joyas claro...¿no estaría usted un poquito celosa?"...


lunes, 13 de febrero de 2012

La terapia Vojta

Hace unos días os presentaba el Concepto Bobath, como un modelo de intervención para niños con parálisis cerebral y patologías afines. Y si he hablado de Bobath, es casi obligado hacerlo también de Vojta, porque si alguna vez tenéis la oportunidad de conocer a un niño con patología neurológica muy probablemente ha recibido o está recibiendo uno de estos dos tratamientos (o ambos). Como se considera una método de Fisioterapia, los terapeutas ocupacionales no podemos acceder a esta formación. No estoy de acuerdo en parcelar los aprendizajes de esa manera. Igual que no comparto que a la formación de Integración Sensorial sólo puedan acceder los terapeutas ocupacionales. Creo que si un terapeuta, venga de la disciplina que venga, trabaja en Atención Temprana donde acuden niños con multitud de patologías diferentes y tiene el interés, la base y la necesidad de formarse en múltiples enfoques no debería limitársele el acceso, pero ése es otro debate.
El neurólogo Václav Vojta desarrolló las bases de la terapia, el Principio Vojta, entre 1950 1970. Buscando un tratamiento para niños con parálisis cerebral, descubrió que era posible desencadenar unas reacciones motoras repetidas (patrones de locomoción refleja) en el tronco y en las extremidades, a partir de unos estímulos definidos y desde unas determinadas posturas. En el método Vojta no se aprenden ni se ejercitan o entrenan o movimientos "normales", tales como la prensión, el enderezamiento o la marcha, sino que con la terapia Vojta se estimula al cerebro para que active los "patrones motores innatos" que tiene almacenados y pueda exportarlos, como movimientos coordinados, al tronco y a las extremidades. El fisioterapeuta realiza una presión selectiva en determinadas zonas del cuerpo, estando el niño tumbado de espaldas, boca abajo o de lado. Ese estímulo provoca de "forma refleja" y en cualquier edad, dos respuestas motoras complejas que contienen los elementos motores básicos de la locomoción humana. Esos complejos motores provocados constituyen la "reptación refleja" y el "volteo reflejo". Ambos pueden activarse independientemente de la voluntad del paciente. El efecto es la facilitación y la activación terapéutica de aquellas funciones musculares innatas, que se utilizan inconscientemente en la vida diaria, especialmente las que mantienen la columna, pero también las que dirigen los movimientos de los brazos y piernas, de las manos y de los pies, y la cara.  La eficacia del tratamiento depende de la enfermedad de base, de la intensidad de los ejercicios, de la frecuencia y de la exactitud con que se apliquen. La enseñanza de la técnica a los padres, o persona responsable del niño, tiene que realizarse cuidadosamente para que pueda realizarse también en casa la aplicación de la terapia y se mantenga la intensidad adecuada del tratamiento. La terapia de locomoción refleja es muy eficaz, pero a los lactantes y niños pequeños les supone un importante esfuerzo. Por lo general, después de un periodo de adaptación, el llanto no es tan intenso y los niños dejan de llorar en las pausas entre los ejercicios y al terminar la sesión. El programa de tratamiento, su dosificación e incluso las pausas, tienen que irse ajustando regularmente según la evolución del niño (podéis leer aquí la entrevista a unos papás que aplican esta terapia y este enlace os lleva a la página oficial de la Asociación Española Vojta).
En muchos centros de Atención Temprana, "voitianos" y "bobathianos" conviven en feliz armonía, nutriéndose de los conocimientos de unos y otros. Pienso que, al final, lo más importante es que los papás estén bien informados en todo momento de los beneficios y limitaciones de cada terapia, que éstas siempre tengan evidencia clínica demostrada y sobre todo, que se ajusten a la medida de las necesidades del niño y de su familia.

"Muñeco Vojta " y "pelota Bobath"



viernes, 10 de febrero de 2012

Recortes

Lamentablemente, como muchos otros Centros de Atención Temprana, el nuestro tampoco se está salvando de los temidos recortes. Por el momento, estamos intentando llevarlo con sentido del humor mientras sea posible...Feliz fin de semana a todos.


jueves, 9 de febrero de 2012

Los mejores maestros, los niños

Con motivo de mi entrada de ayer, Trax comentaba que somos los adultos los que muchas veces tenemos los prejuicios, los niños no ven las diferencias y son los que verdaderamente acompañan, ayudan e integran. Estoy totalmente de acuerdo con ella y además, cuando lo leí, me vino a la mente la última coordinación que hemos tenido con el cole de uno de nuestros pequeños. Nos pusimos en contacto con su profesora y su PT (Maestra de Educación Especial o Pedagoga Terapéutica que da apoyo dentro o fuera del aula a los niños con necesidades educativas especiales) para hablar sobre la metodología de trabajo con A., ya que, aunque ha avanzado en muchos aspectos, sus dificultades sensoriales  (lleva audífonos) muchas veces le limitan la participación en los aprendizajes académicos. Primero tuvimos que explicarles cuál era el objetivo de nuestra reunión porque, sorprendentemente, era la primera vez que se reunían con las profesionales de un Centro de Atención Temprana (es más, la profesora era la primera vez que tenía un niño de integración, no sé si el hecho de que fuera un cole de pago tendrá algo que ver a la hora de que limiten el acceso a niños con necesidades de apoyo...) y aunque no ha sido de las coordinaciones más tensas que he tenido, tampoco sacamos mucho provecho, la verdad. Básicamente recogimos lo mismo de casi siempre, muchos niños, pocos recursos, no nos dan la formación necesaria, quizá estaría mejor en educación especial (no tenían ni idea de que hay coles de integración preferentes para niños con problemas auditivos, cosa que no me sorprendió de la profesora, pero de la PT...), yo soy PT pero no soy maestra de Audición y Lenguaje (toma, ¡y yo tampoco! pero aunque soy Terapeuta Ocupacional, sé perfectamente lo que es un pictograma y formas de estimular la comunicación y el lenguaje y si no lo sé, pues me busco la vida, ¿no?), así a primaria no puede pasar, bla, bla, bla...Nos ofrecieron la posibilidad de verle en el patio y fuimos encantadas, con la esperanza de sacar algo útil de aquella mañana. ¿Cómo explicaros? creo que el patio de una cárcel ofrece más diversión que aquél. Según nos dijo la PT, no tenía arena para que los niños no se la metieran en los bolsillos y no ponían mobiliario infantil para que no se cayeran (¡!). Cuando la profe nos dijo que A. se dedicó los primeros meses de colegio a lanzarse por las escaleras porque era la única posibilidad que tenía de estimular su sistema vestibular, me pregunté si no debería dedicarme a otra cosa que me diera menos quebraderos de cabeza. Pero en ese momento, vi a nuestro pequeño A. y a sus compañeros de clase tan felices que encontré motivos para la esperanza. Nos comentó la profesora que desde el primer día de colegio, los compañeros habían acogido a A. sin ningún tipo de problema. Está totalmente integrado, lo respetan, lo quieren y lo ayudan en todo lo que necesita. Pude dar fe de ello. Durante el recreo A. tuvo problemas con la cremallera de su abrigo. Aunque todavía tiene muchísimas dificultades para expresarse verbalmente, se las ingenió para pedir ayuda a uno de sus compañeros mientras se ofrecía a sujetarle el bocadillo. ¿Creéis que el amiguito le contestó que son muchos niños, que no tiene recursos para arreglar cremalleras, que así nunca va a pasar a primaria y que él es niño y no costurero? Pues no, claro que no. Pacientemente y aún siendo consciente de que A. le estaba comiendo descaradamente el bocata (que tiene problemas sensoriales pero está muy espabiladito en otros aspectos el muy pícaro), su compañero se dedicó a arreglarle meticulosamente el abrigo durante todo el recreo. Cuando lo tenía listo se lo devolvió con una sonrisa de complicidad y a jugar juntos tan contentos. Me parece a mí, que mucho tenemos que aprender todavía los adultos de esos maravillosos locos bajitos...


miércoles, 8 de febrero de 2012

Temas delicados

En muchas ocasiones tenemos que reunirnos con los papás para plantear cuestiones delicadas como la necesidad de sustituir la silla de paseo convencional por una silla adaptada (que le proporcione estabilidad y una correcta alineación postural), la introducción de ayudas técnicas, o el uso de sistemas de comunicación aumentativos o alternativos (como por ejemplo, Lengua de Signos, un tablero de comunicación, sistemas de comunicación por ordenador, adaptadores para mejorar la comunicación,etc.). Hay que hacerlo con mucho tacto, porque lo más habitual es que las familias reciban en un primer momento este tipo de propuestas rehusándolas, ya que asocian este tipo de ayudas a que el niño no va a caminar o no va a hablar. Este rechazo es humano y es comprensible, pero debemos insistir en todos los beneficios que estos productos de apoyo le van a aportar al niño y es nuestro deber como profesionales informarnos y apostar por ellos, ya que las personas han de ser lo más autónomas posible en cualquier área: motora, comunicativa, social... Por supuesto que todo el equipo va a seguir trabajando porque el niño adquiera una marcha y un habla funcionales y lo más normalizadas posible, pero lo vaya a conseguir o no, tenemos que preocuparnos por su calidad de vida actual. En el caso de la silla adaptada, porque le va a proporcionar un control postural adecuado que no le da la sillita de paseo (en términos generales, se considera una posición correcta de sedestación aquella que permite mantener caderas, rodillas y tobillos a 90º, pies firmemente apoyados, pelvis en posición neutra, columna sin desviaciones y posición de la cabeza que permita mantener la mirada en la horizontal) y en el caso del tablero de comunicación, es una oblicación ética proporcionarle una herramienta comunicativa; todo el mundo tiene derecho a esto, ¿por qué hemos de privarle si tenemos herramientas que nos ayudan a ello?, es una lástima que se le prive de contarnos todo lo que siente con un sistema adaptado a sus necesidades. Además, como he comentado al principio, los sistemas de comunicación pueden ser aumentativos (usándolos como un apoyo y facilitación al lenguaje oral/habla) o alternativos (cuando no existe lenguaje oral/habla). En ambos casos son facilitadores de la aparición y el desarrollo del habla y del lenguaje. Si en un momento se considerase oportuno, por haber aparecido el lenguaje oral de manera funcional, se prescindiría de ellos (al igual que ocurre con cualquier otro producto de apoyo).
Y justamente estaba yo reflexionando sobre qué nos dirían nuestros pequeños si pudieran opinar sobre este tema (y otros muchos), cuando una compañera de trabajo me ha pasado el libro que escribió su hermana (que padece una enfermedad neurodegenerativa) hace unos años, Nacemos siendo algo, y que precisamente dedica un capítulo a cómo vivió ella su primer día de colegio con su silla:

En el año 1994 comencé a usar silla de ruedas, la verdad es que en parte tenía muchas ganas ya porque me sentía muy cansada y me dolía el pecho en cada esfuerzo que hacía para moverme, sobre todo para ir al colegio. Mi madre, simplemente para llevarme y recogerme, tuvo que sacarse el carnet de conducir.
Una semana antes de que llegara mi "sillita" se lo conté a mi amiga Ainara, a lo que me respondió ¡qué guay! así cuando empiece a hacer buen tiempo te podremos subir por las tardes con todo el mundo al cole. Yo que estaba acostumbrada a subir en coche con mi madre, fue una nueva ilusión.
El 7 de febrero llego mi silla. Me dijo mi madre delante de Ainara, cuando vino a recogerme al cole, que ya estaba la silla en casa. Sin embargo, no me entró el pánico, no llegué a pensarlo, ya que hacía mal tiempo y mi madre seguía llevándome y recogiéndome del cole. Nada cambió, la silla seguía en casa.
En marzo ya se respiraba un calorcito veraniego y un mediodía de ese mes, como muchos otros, llegó Ainara a casa y, según cogía mi mochila del suelo me dice: "venga Vero, en la calle nos esperan Esther y Carolina para subir al cole".
Era el día en que estrenaría la silla.
A mí me daba vergüenza eso de que me vieran en silla de ruedas, pero no hubo manera de convencerla, así que ahí estaba yo en la calle con mi silla, pero casualmente encantada de que todo el mundo me saludara y me dijera que hacía muy bien saliendo con todos.
Ainara, Esther y Carolina estaban ¡emocionadas de llevarme! ¡¡yo alucinada!! y lo mejor al llegar al cole fue que me estaban esperando mis compañeras de clase a que llegáramos. En cuanto nos vimos se acercaron y les dijeron a Ainara, Esther y Carolina que ahora las tocaba a ellas empujar la silla. ¡Qué locura! ¡Fue impresionante! encontrarme entre tanta gente de mi edad, todo niños y que se acercaran diciéndome "¡Qué guay Vero!".
Mi compañero de clase Ángel me dijo "ahora en vez de quedarte en hora de gimnasia aquí, te puedes bajar con nosotros al patio".
Mientras esperábamos que tocara la sirena, a cada minuto se acercaba alguien a decirme: "Vero, ¿te puedo llevar un poquito por aquí hasta que suene la sirena?.
Al sonar la sirena me tenían en la fila de clase, en el patio con todos, como una más. Y cuando me disponía a plegar la silla, dejarla en conserjería y subir, mis compañeros, agarraron con fuerza la silla cada uno de un lado para subirme ellos y entrar en clase.
Fue increíble que aquellos niños, de 14 años y alguno a falta de cumplirlos como yo, fueran capaces de subir la silla por la escalera, todo emocionados, con la fuerza que tenían eran unos campeones. 
Y más tarde, cuando tocó la sirena para irnos a educación física, sin pensarlo dos veces, me volvieron a bajar. El profesor fue el primero que se impresionó al verme en las pistas con todos mis compañeros y se alegró muchísimo de que estuviera con ellos. Delante de los de clase y en voz alta me dijo "así Vero verás que bien, cuatro ojos ven mejor que dos (se reía), por lo que tienes que estar atenta por si hacen falta". 
La que se reía era yo con mis compañeros.¡Fue bonito y otro modo de integrarme en todas las asignaturas!.

Desde aquí, Vero, quiero aprovechar para darte las gracias por compartir tu experiencia conmigo y sobre todo, por continuar tu admirable lucha con el mismo optimismo cada día. 

martes, 7 de febrero de 2012

Una imagen que hace mucha ilusión


Desde que este humilde blog nació el pasado 2 de enero, voy a alegría diaria. La última ha llegado de la mano de Jesús, que es un primor y me ha dejado este bonito premio en su maravilloso blog Instantes. Muchísimas GRACIAS!!!!!!. Viene con "truco" y ahora me toca responder algunas preguntitas. Menos mal que no son muy difíciles, que yo he visto por ahí cada premio con preguntas comprometidas que uffffff... Ahí van:

1. Elige un momento importante de tu vida. Sólo uno:
Bueno, he dicho  muy rápido que no son preguntas difíciles y precisamente la primera no es muy facilita de responder porque una se va haciendo mayor y cada vez suma momentos más importantes, pero por decir uno, elijo el día que me hicieron la entrevista de trabajo en el Centro donde trabajo actualmente. Venía de experiencias laborales tristísimas y tuve el presentimiento de que por fin había encontrado mi sitio. No me equivoqué...

2. Qué lugar del mundo te gustaría visitar que no conoces:
Llevo un montón de tiempo diciendo que quiero hacer el tour Praga-Viena-Budapest, a ver si este año lo consigo.

3. Haz un menú con tu comida preferida. Entrante, plato principal y postre:
Soy más de plato único. Me encanta la pasta y tengo también una extraña atracción por el atún. Así que con cualquier combinación que lleve ambas se me conquista (espaguetis con atún, arroz con atún, lasaña de atún...). Y de postre cualquier cosa dulce, que me apasiona. Vamos, todo ligerito, ligerito, jajajaja...

4. Si a trabajo se refiere, ¿cuál sería tu trabajo perfecto o profesión, sin pensar en salarios?
Mi profesión perfecta, la que tengo claramente y el trabajo ideal uno que me permitiera en un futuro conciliar mi vida familiar y laboral.

5. ¿Recuerdas cuándo y por qué reíste la última vez? Cuéntalo si lo recuerdas:
El otro día en la sesión de TO con uno de mis peques, cuando se me fue el santo al cielo y no me salía su nombre. Entonces me dijo muy cómico: veo que tienes problemas con los nombrecitos ehhh??, pues que sepas que hay muchos como yo en la ciudad, que lo sé yo. Me dejó toda loca :))).

Y ahora sí que viene lo difícil, pasarle este premio tan especial a otros blogs. Seguro que ya lo tienen porque se lo merecen todos ellos, pero he decido pasarlo a aquéllos que están escritos por mujeres que, por distintas causas, son unas grandes luchadoras y tienen toda mi admiración por ello:
También aprovecho la ocasión para mandarle un beso enormeeee a Laura del blog mi mamá me canta, que fue la primera que me otorgó un premio (muy tierno) hace unas semanas:



Y éste se lo paso a La constelación de Casiopea, porque la mamá que lo escribe sí que es THE BEST.





domingo, 5 de febrero de 2012

¡Quería besarla!

Viendo nuestros sueldos, está claro que no nos haremos ricas trabajando en AT. Sin embargo, nuestros pequeños nos regalan cada día momentos entrañables que nos enriquecen en otros aspectos mucho más importantes. Imposible quedar fuera del trabajo y no revivirlos con complicidad. Uno de ellos que siempre recordamos con cariño, es el protagonizado por R., que a pesar de tener cuatro años y un diagnóstico impreciso de retraso madurativo, nos ha regalado una de nuestras anécdotas inolvidables. R. iba a recibir su sesión de logopedia cuando descubrió repentinamente a una de nuestras fisios. ¡¡Nooooooo!! exclamó cuando  salió de su campo visual. La logopeda le preguntó inmediatamente a R. si quería volver a verla, ya que siempre estamos pendientes de cualquier estímulo que pueda motivar a nuestros niños. R. respondió emocionado que sí y cuando la fisio acudió al reclamo de la logopeda, el peque enmudeció y se mostró muy tímido. De tal forma que la fisio volvió a marcharse y de nuevo se escuchó el estremecedor ¡¡Noooooo!! de nuestro niño. Así estuvieron un buen rato (la fisio entrando y saliendo y el peque bloqueado cuando la tenía delante) hasta que por fin, R. pudo expresar el motivo de su padecimiento: "yo, yo...¡¡quería besarlaaaaaaaaaaaaaaa!!". Ni que decir tiene que recibió su merecidísimo beso, que desde entonces tiene conquistada a nuestra fisio y que queda probado definitivamente que el amor a primera vista, existe.


jueves, 2 de febrero de 2012

Actividades de la Vida Diaria: alimentación (III)

Terminando por el momento (seguramente volveremos a ello muchas veces porque el tema da para muchas entradas) con el tema de Alimentación, os dejo a continuación algunas pautas por si os pueden ser de utilidad:
  • Hacer de la comida un momento agradable, de comunicación, diversión y aprendizaje. La hora de comer tiene que ser entretenida y placentera. Nunca presionarle a comer. Observar las señales que nos dan permiso para introducir la comida en la boca.
  • Crear una rutina estable y mantenida en el tiempo.
  • Aumentar progresivamente el espesor de los purés (después machacar la comida con el tenedor).
  • A ser posible, comer siempre en la mesa (incluso líquidos y entre comidas) y con los papás, sin televisión ni ruidos que distraigan la comunicación. Quizá sí se puede introducir algún juguete pero controlando el protagonismo del mismo (la interacción es lo prioritario).
  • Evitar jugos o leche antes de las comidas.
  • Maximizar la independencia del niño, animarle a que coja la cuchara (esperar que el labio superior limpie la cuchara), enseñarle a beber en vaso (podemos empezar con los que vienen con los jarabes que tienen un tamaño pequeño)...
  • Introducir un alimento nuevo cada vez e incluyéndolo junto a la comida que realmente le gusta (mantener la nueva presentación al menos durante dos semanas, el orden de la tolerancia al nuevo alimento suele ser primero visual, luego táctil, después olfativa y por último gustativa).
  • Evitar el uso del chupete, biberón y otras tetinas después de los 15 meses. El chupete calma a los niños cuando son bebés, pero llega un momento en el que se crea la costumbre y no tiene ninguna funcionalidad. El abuso de ellos crea malos hábitos para el desarrollo del lenguaje oral, así como para la dentición, entre otros.
  • Darle a elegir alimentos para favorecer su iniciativa y participación (yogur o fruta, yogur de fresa o de plátano...).
  • Asegurarnos de que tiene una buena postura para comer  (cabeza y tronco alineados, cadera bien colocada, pies apoyados...).
  • Si le cuesta estar sentado en la silla para comer, proporcionarle actividad sensoriomotora (saltar, rodar, balancearse...) y juegos de destreza manipulativa (por la estrecha relación entre la mano y la  boca) antes del momento de la comida.
  • Si la cantidad en el plato, le abruma, ir añadiendo pequeñas porciones desde otro.
  • Realizar ejercicios oral-motores para aumentar la conciencia oral: jugar con el niño a ponerle en la comisura de los labios, paladar y laterales de la lengua algo dulce o pringoso como miel o mermelada para estimular el tono de la lengua, masajear las encías, jugar a soplar (velas, pompas, matasuegras...), beber con pajita, probar agua de sabores...
  • Fomentar el masticado colocando un poco de galleta en nuestro dedo y masajeando los molares inferiores hasta disolverla o poner un pedazo de fruta, carne...dentro de una redecilla de gasa (hay algunas comerciales que venden en farmacias y grandes superficies).
  • Limpiar después de cada comida la cavidad oral y revisar si quedan residuos alimenticios.
  • Realizar revisiones periódicas en el dentista, los dientes de leche tienen la misma función que los definitivos y además "guardan" su hueco.
  • Y sobre todo: paciencia, paciencia, paciencia...

13-15 meses:
  • Generalmente ya no toma de biberón (conviene también retirar el chupete para que no interfiera con el adecuado desarrollo de la musculatura orofacial y de la cavidad intraoral. Sí, lo sé, a veces es muyyyy difícil, pero nos vamos a ahorrar mucho en logopeda y dentista).
  • Puede aprender a tomar líquidos usando pajitas.
  • Movimientos de limpieza integrados con el masticado.
16-18 meses:
  • Refinamiento de los movimientos de la mandíbula, labios, lengua y mejillas.
  • Eleva la punta de la lengua para mover el bolo alimenticio hacia atrás para la deglución.
  • Mínima pérdida de comida
  • Desaparece el babeo.
  • Usa estabilización externa de la mandíbula contra el borde del vas.
  • Usa la lengua, los dientes o el dedo para remover residuos de comida.
19-24 meses:
  • La lengua limpia los labios.
  • Mueve el bolo alimenticio cruzando la línea media.
  • Excelente coordinación de la deglución con los patrones de respiración.
  • Toma de la pajita sin necesidad de tener experiencia previa.
  • Rara vez pierde líquido cuando bebe le la taza.
  • A los dos años podemos utilizar el cepillo con pasta para la higiene bucal.
25-36 meses:
  • Usa la lengua para limpiar residuos de comida que queda entre los dientes y el moflete.
  • Gradúa el movimiento de la mandíbula de acuerdo con el tamaño de pedazo de comida a morder.
  • Demuestran buen control con una cuchara de sopa.
  • Acepta con facilidad varias comidas con texturas.
  • Ya ha desarrollado ritmo, estabilidad y separación de movimiento, demostrando varias opciones de movimiento oral motor disponibles mientras come.
  • Se ha convertido en un niño capaz de alimentarse independientemente y con entusiasmo.



Actividades de la Vida Diaria: alimentación (II)

Para daros una pequeña orientación, veremos hoy el desarrollo evolutivo de las Habilidades Oral-Motoras y de la Deglución desde los 0 a los 36 meses de vida:

0-3 meses:
  • Reflejos primitivos (succión, mordida...)
  • Lengua plana cóncava.
  • La deglución se estimula por la succión.
  • La mandíbula, lengua y labios se mueven en conjunto.
  • Está desarrollando una conciencia oral sobre situaciones orales (tacto, gusto...).
  • Sistema digestivo inmaduro.
4-6 meses:
  • Patrón de succión-deglución coordinado.
  • Protusión exagerada de la lengua con los semisólidos.
  • Inicio de papillas, purés...
  • Pérdida de comida semisólida moderada.
  • Podemos empezar a utilizar dediles de silicona para limpiar la cavidad oral.
7-9 meses:
  • Cogen alimento con la mano (empieza la pinza fina con ella).
  • Movimientos de la mandíbula se dan separados de la lengua y los labios.
  • La lengua mueve el bolo alimenticio de la mitad hacia los molares, pero no cruza la línea media.
  • Movimientos diagonales de la mandíbula.
  • Usa los labios y las mejillas para controlar los movimientos del bolo alimenticio.
  • Usa el patrón de succión con el vaso (perdida modera del líquido).
  • Usa el labio inferior para guiar la cuchara en la boca y el labio superior para limpiarla.
10-12 meses:
  • Mordida controlada.
  • Gradúa movimientos de la mandíbula cuando muerde sólidos.
  • Mantiene sellado de los labios cuando deglute.
  • Las mejillas son activas y ayudan a controlar el bolo mientras se mueve en la boca.
  • toma líquidos con mínimo movimiento de la mandíbula.
  • La lengua se mueve sin mover la mandíbula.
  • Puede tomar líquidos en secuencias más largas (6 degluciones).
  • Muerde la taza para estabilizarla.
  • No hay protusión de la lengua al tomar de la taza.
  • Mastica sólidos con movimiento rotatorio/diagonal de la mandíbula.
  • Limpia labio inferior con dientes superiores.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...