jueves, 14 de noviembre de 2013

Cuidarse para cuidar

Seguramente, muchos de vosotros hayáis oído hablar del síndrome de burnout o del cuidador quemado que hace referencia a los síntomas físicos y psíquicos que experimenta alguien cuando lleva un tiempo prolongado dedicándose a la atención exclusiva de una persona enferma o con distintas necesidades de apoyo.

Esta condición puede darse tanto en familiares que no reciben ningún tipo de ayuda y se convierten en el soporte principal de todas las atenciones, como en profesionales cuyo trabajo conlleva un alto grado de compromiso emocional.

Entre las primeras pautas de intervención que los papás de nuestros niños se llevan a casa, está una por encima de todas y es la de CUIDARSE. Insistimos mucho en que si ellos no se sienten bien, sus hijos tampoco lo van a estar. Tan importante es saber jugar de manera funcional con los niños para desarrollar sus múltiples capacidades, como que los papás se encuentren fuertes a la hora de afrontar los muchos desafíos que tienen por delante.

Igualmente, los que trabajamos a diario con adultos o niños con diversidad funcional, también tenemos la responsabilidad de hallarnos en las mejores condiciones para poder dar lo mejor de nosotros mismos.

He estado pensando en varios recursos amables o estrategias sencillas a los que podemos acudir para reclutar un poco de paz, cargar las pilas y afrontar esta labor que, aunque muy gratificante, en algunas ocasiones pone a prueba nuestro delicado equilibrio emocional. Aquí va mi particular lista:

La mecedora:


A pesar de que tradicionalmente esté asociada a mujeres embarazadas (incuso Jean Ayres habla en su libro La integración sensorial y el niño sobre un estudio de terapeutas ocupacionales que utilizaron la mecedora durante la gestación) o mamás con un retoño en brazos, lo cierto es que os la recomiendo como medio para recuperarse del estrés de manera casi inmediata. No creo que sea casualidad que todas las visitas que pasan por mi salón, se vayan a ella de manera instintiva y en pocos segundos experimenten un dulce sosiego balancéandose.

Los baños de espuma o sales:

Bien porque nos conecta con nuestra etapa intrauterina en la que nos desarrollamos en un medio acuático, o bien porque el agua calentita baja la tensión, los baños generalmente siempre son una buen manera de liberar agotamiento por todos los poros de la piel.

Dieta con caprichos:

Sabemos que comer variado y sano es lo más adecuado, pero de vez en cuando, tampoco pasa nada por darnos un pequeño homenaje e introducir en el menú algún dulce o salado que nos alegre la jornada. En el vestuario de nuestro Centro conviven en feliz armonía las fiambreras de frutas con las cajas de bombones y tan ricamente que estamos. 



Casita de reposo:

Es una recomendación que hacemos para los niños que necesitan descansar de la sobrecarga sensorial (luces, sonidos, movimientos...) pero igualmente aconsejable para adultos. Consiste en disponer de un rincón tranquilo en el hogar al cual poder acudir para recuperar la calma siempre que nos sintamos desbordados. Debe ser un espacio silencioso, cómodo, suave, con música relajante y preferiblemente en penumbra. Podemos incluir cojines, mantitas, bolsas térmicas de semillas o hierbas aromáticas, un saco grande relleno de granos para sentarse... y en general cualquier tipo de elemento que nos ayude a ver algo de luz en la oscuridad.

Masajes:

Mejor con presión profunda, utilizando aceites vegetales (por ejemplo, el de almendras) o con esencias como la lavanda y que no contengan parafina.

Rodearse de "buena gente" y de psicología positiva:

Si ya habitualmente conviene mantener alejados de nuestro entorno a los chupópteros emocionales que nos amargan y no nos aportan nada a nuestra vida, mucho más hay que hacerlo cuando gran parte de nuestra energía tiene que estar al servicio de personas muy vulnerables. Así que toca empoderarse, seleccionar atentamente con quíen compartimos nuestras preocupaciones, respirar hondo, echarle mucho humor al día a día y llegado el caso si lo creemos necesario, buscar un psicólogo de confianza que nos guíe en un trabajo de desarrollo personal que ayude a saber gestionar mejor determinados sentimientos para ser un poco más felices con las circunstancias que tenemos.

Por último, y para mí el más importante de la lista, sería sobre todo liberarse de la culpa cuando nos regalemos el autocuidado mental. Los seres humanos (especialmente las mujeres como se puede comprobar en este magnífico texto de Faktoría Lila) habitualmente tenemos una tendencia suicida a cargar sobre nuestros hombros el inmenso peso del mundo y por si acaso no lo conseguimos, encima nos sentimos fatal cuando nos dedicamos un necesario y merecidísimo tiempo de desconexión. Así que, a reconciliarnos con nosotros mismos y a mimarnos mucho.

¿Y vosotros?, ¿os animáis a contarnos cuáles son vuestras tácticas para recuperar las fuerzas?...

40 comentarios:

  1. Como me suena esto por mi trabajo, familiares sobrecargados, que ya no hacen nada por ellos mismos, ni salir a dar una vuelta, ni quedar con amigos, ni ir a la peluquería, porque o bien no pueden o se sienten culpables o se piensan que no tienen ese derecho, otras veces es por la gran depresión que sufren por la situación y que difícil es ayudarlos si el resto de la familia no es consciente. En fin . Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy complicado. Sobre todo cuando no hay apoyos o cuando lo emocional arrastra a lo físico y los propios cuidadores caen enfermos también.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Empiezo por decir que no cuido de nadie, ni estoy sobrecargada, pero esa mecedora me ha traído recuerdos. En la mecedora veo a mi abuela, cuando íbamos a verla por la tarde, ella nos preparaba la merienda y se sentaba en la mecedora a escuchar nuestras cosas.
    Yo repongo fuerzas con un bocadillo de pan con tomate y jamón, no es broma, eso y un café con leche son mi terapia, me quita también el dolor de cabeza. Me lo recetaba mi abuela y siempre me ha funcionado. Pero me gusta hacerlo estando sola y hojeando una revista.
    Rarita que es una

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen que tenemos asociada a las mecedoras es muy entrañable, ¿verdad?. Un día me tienes que invitar a uno de esos reparadores bocadillos :)
      Un besito.

      Eliminar
  3. Es muy duro esto que cuentas. Para un cuidador, nada es suficiente, hasta el punto que se olvidan de sí mismos. Por no hablar de la culpabilidad. Lo veo cada día en mi familia. Aunque afortunadamente, los cuidadores tienen a su vez otros cuidadores. Al menos en mi familia, sabemos que esto tendrá un fin, porque mis abuelos no vivirán eternamente. Tiene que ser mucho más duro, cuando se trata de niños pequeños, y ves un larga y dura vida por delante.
    Eso de la hamaca tiene muy buena pinta. A mi me funciona fenomenal el chocolate, jejej. El yoga, paseos por la playa...
    Un besote guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, les cuesta mucho mentalizarse de que ellos son los primeros que tienen que estar arropados y cuidados.
      Mecedora con chocolate es una combinación bomba ;)
      Un abrazo para ti y para tus abuelos.

      Eliminar
  4. la de la mecedora y el baño me encantan. Un buen libro, unas velas que iluminen y los pies en alto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también son las que más me funcionan. Muy buenas las tuyas también.
      Un besito.

      Eliminar
  5. Hola:
    A mi me cuida mi familia, que se queda con Mini Yo para que salga a cenar, a tomar unas copas.
    Y yo procuro madrugar y disfrutar de un café en silencio mientras amanece, y por la noche cuando Mini Yo esta dormida disfruto de la cena y de postre siempre algo dulce que deje un buen sabor de boca al dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos silencios en los que se escucha todo y nada cómo se agradecen.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Yo lo del baño de espuma lo hago a menudo y me sienta de viciooooo. Ir a hacerme una limpieza de cutis de vez en cuando también me relaja mucho. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos recopilando un montón de ideas hoy. Vamos a salir la mar de relajaditos de la blogosfera, jejeje...
      Un besot.

      Eliminar
  7. En mi familia he visto muchas veces esas situaciones que describes. Una abuela con problemas de corazón (eso casi no lo viví yo tenía dos años cuando murio) más tarde mi abuelo tuvo una demancia senil, luego mi madre tendría otra. Mi tío con problemas cardiacos. Luego Terremoto y su diagnostico y la lucha por controlarlo todo. Así que entiendo perfectamente lo que cuentas y lo comparto. Mi abuela paterna tenía unas mecedoras que es una pena que no nos quedaramos ninguna. Hace poco nos agenciamos una butaca de esas que levantas las piernas y es una gozada, pero cuando la necesito siempre está ocupada por otro miembro de la familia. El sofá con el puff también están solicitados. Hasta hace dos años no tenía bañera en casa y en estos dos años sólo me he podido dar dos baños, mi pareja ni uno y los peques unos cuantos más, pero en general pillamos la ducha que es de hidromasaje, jeje. Tengo que confesar que yo la pongo en modo normal, eso de que te salga agua por todos sitios como si fuera una tormenta tropical pero sin hojas de palmera azotandome la cara.
    Mis refugios eran la cocina y el balcón, pero con el ansia por cocinar de los peques y por cuidar plantitas ya han dejado de ser refugio hace años. Así que he pasado a situaciones más pueriles tipo mirar las nubes, mirar las estrellas, respirar hondo cuando vamos por los paseos en el bosque, sentirme feliz porque noto los rayos del sol. Una cosa que desde niña me ha cargado las pilas ha sido ir junto al mar, oir las olas y oler a sal. Supongo que por eso me gustan tanto los lagos y los rios cuando he ido por la península.
    Nota: El chocolate me encanta, pero si sólo acudiera a él las modelos de Botero y Rubens serían gracias sílfides en comparación al volumen de mis caderas y barriga sebosera.
    Así que ahora (veremos si puedo seguir) me he apuntado a unas clases de cuerpo y danza: media hora de tonificar músculos en plan gimnasia-pilates, media hora de baile (oriental, samba, rumba, merengue, africanos... cada día es una sorpresa) y media hora de relax, estiramiento y masajito entre nosotras. Una vez a la semana pero es una gozada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Madre mía Laura!!! ¡¡Pero si tú podrías haber escrito esta entrada perfectamente!!. La verdad es que el mar es lo mejor, sin ninguna duda, pero como a algunos nos pilla un poco lejos... Medio Limón es lo que más echa de menos de su tierruca con diferencia, se me está marchitando el pobre desde que no respira brisa marina cada día. Jo, de hecho, ahora que lo pienso, sí que debe de quererme un montón, porque yo creo que no lo cambiaría por nada ni por nadie ;) Lo que me he reído con la ducha tropical, jejejeje.
      Un besote.

      Eliminar
    2. ¿Tienes a un medio limón apartado de su mar e inmerso en los madriles? ¡Niña! ¡ese chico te quiere a morir!. Creo que si yo me fuera a vivir a interior me daría algo. Es una de las cosas por las que Madrid y yo no hacemos buenas migas, me falta el mar o sentir su cercanía.

      Eliminar
  8. qué entrada más ommmmmmmm jijiiji vamos... leerte forma parte del repertorio zen de todos los que tenemos el placer de conocerte (virtualmente hablando)... y si no pregunta....jijijijiji
    sabes, otra cosita que pondría en la lista es dar un paseo por el campo, al aire libre y disfrutar del aire fresco... a mi me va de maravilla!!! jejeje
    un besote wapetona y feliz resto de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Me alegra mucho inspirar algo tan pacífico. Es curioso porque las compis se vienen a menudo a TO y dicen que es "la sala zen" (yo bromeo y digo que es "SnoeZen", porque como no tenemos espacio de este tipo todavía....), pero creo que en realidad soy la más "ansias" de todas, lo que pasa es que me estoy intentado reeducar. El aire libre, el campo... todo lo que sea conectarse con la naturaleza, nos viene de maravilla.
      Feliz día a ti también.

      Eliminar
  9. Mmmm, pero qué bien suenan todas tus propuestas! (me pirra la mecedora...).
    Yo te iba a decir que a mí me va de fábula mi ratito de "plaza" antes de currar, pero hoy ya hacía una rascaaaa!!! ;D
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me la regalaron este año por mi cumple. No te puedes imaginar la cantidad de post que se han gestado ahí, jejeje... Por eso he puesto más propuestas "indoor", porque con este fresquete... ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy bueno y necesario todo. Yo por mis antecedentes en, el mundo acuático, me relaja mucho nadar o salir a pasear por el campo. Desconectar un fin de semana aunque sea al pueblo, y estoy contigo en darse un capricho culunario de vez en cuando mandando la dieta a la porri...jajaja
    Buen post ojalá todos em general supiesen como cuidarse y sobretodo hacerlo, les hace falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente acabo de llegar ahora mismo de la interesantísima conferencia del profesor Robin McWilliam en Madrid sobre Atención Temprana centrada en la familia y en entorno naturales y hacía mucho hincapié en el cuidado emocional de los padres. No es un tema insignificante, ciertamente.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Me alegro mucho lo que cuentas de McWilliam, yo no pude ir, necesitaría algo de tu post últimamente. ¿Dará para una entrada específica?
      Pero recargar las pilas de esa manera (conferencias interesantes)me llena, y otras cosas que me relajan y me da fuerzas son las plantas, tocar la tierra, utilizar las manos, largarme donde no se vean cables ni coches, la fotografía, leer buenos libros y mi último descubrimiento: los cómic.
      Buen finde. ;*)

      Eliminar
    3. Debo darte las gracias por avisarme porque si no, no me hubiera enterado. Tengo pendiente hacer un post con su modelo porque ojalá pudiese implementarse en España. ¡Me encantó!. Te pega mucho lo de conectar con la madre tierra :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  11. Me encanta, el mensaje y las sugerencias, ambos :) Mi madre es trabajadora social en el ambito de mayores y personas con dependencia, y uno de sus focos ahora el tema del “cuidado de los cuidadores.” Siempre cuenta el desgaste que sufre la familia y el entorno y como eso repercute al final en el cuidado tambien. Y al final los padres, y sobre todo en casos de mayor necesidad de intervencion, tambien somos “cuidadores.” Pero creo que se da por hecho eso de nuestro bienestar, y me parece fundamental el mensaje de tu post. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ya bastante duro es tener un familiar con tantas necesidades de apoyo, como para encima tener que hacer de terapeuta y además, sentirte culpable por necesitar un respiro. Es una responsabilidad demasiado grande que merece también un cuidado especial a quien la tiene.
      Un abrazo grande para esas trabajadoras sociales que hacen una labor extraordinaria. La de mi centro es para hacerle un monumento.
      Enhorabuena por ese embarazo, que no me ha dado tiempo a felicitarte en condiciones :)
      Un besito.

      Eliminar
  12. Gracias preciosa.
    Me apunto algún consejillo que nuncaaa viene mal jejeje
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás qué tal el resultado ;)
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho y me han parecido recomendaciones muy acertadas. Algo que también me ayuda a relajarme es un abrazo, un abrazo largo y sincero.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, los buenos abrazos tienen un gran efecto calmante y terapéutico.
      Uno grande para ti :)

      Eliminar
  14. Uffffff......!!!!!!no se si puedo escribir sobre tu entrada.O mejor dicho,no se si estoy preparada para ello.
    Antes de nada,decirte que estoy encantada con mis hijos y no los cambio por nada.(ni tampoco toda la.experiencia vivida con mi Ale,porque de todo se aprende)
    la situacion es una mezcla de responsabilidad inmensa 24 horas al dia.vives a traves de la persona cuidada.No duermes mas de tres horas seguidas.No me siento bien dedicandome el tiempo porque en mi cabeza sigo pensando que otras cosas podria estar haciendo,en que podria mejorar.Me siento culpable por llegar del trabajo y estar deseando quedarme a solas un ratito cuando los peques se van a dormir.
    En fin,,no tengo mecedora,tampoco bañera...pero siempre me quedara el chocolate.
    La fortaleza humana es increible.Yo considero que llevo sin descansar unos tres años.Y seguire haciendolo el tiempo que sea necesario,pero opino que a largo plazo todo sale y todo pasa factura.
    Me he enrollao demasiaoo,nooo??mil besos

    ResponderEliminar
  15. madre....que entrada Raquel..
    cansancio...fisico y lo peor,mental.
    Como desconectas?no puedes.No puedes dormir.Y creo que en cierto modo pierdes tu identidad como.persona individual para ser la madre de...Llegas a olvidarte de ti mismo.No quiero que esto parezca una protesto.Para mi,mis hijos son lo primero y siempre lo seran,solo pretendo expresar un estado que se puede prolongar en el tiempo.Pero al final no te puedes permitir caer ...no puedes.
    Gracias por lo que escribes tia Raquel y por dejarnos escribir en tu espacio.eres un solete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han salido los dos comentarios y me parecen tan valiosos que ambos se quedan con nosotros. Creo que la que tengo que darte realmente las gracias soy yo a ti Laura y también a nuestro Ale, que es un verdadero regalo, un angelito rubio con forma humana. No te puedes imaginar cómo le extrañamos cuando se pone malito. Creo que cualquier persona, seamos madre o no, podemos entender cómo te sientes y seguramente a mí también me pasaría igual en tu situación. Pero creo que es importante que desde fuera, nos recuerden de vez en cuando lo importante que es aquello de "cuida de ti por mí, que yo cuidaré de mí por ti".
      Un abrazo muy, muy, muy grande y culpas fuera, que no imagino MEJOR madre para Ale.

      Eliminar
  16. Unos consejos estupendos para situaciones difíciles; es cierto que cuando tienes que cuidar a otro deberías dedicar cierto tiempo a cuidarte... pero lo mas sencillo es olvidarse de uno mismo y tirar hacia adelante, volcada en la personita que nos necesita. A largo plazo puede empezar a ser contraproducente no cuidarse: cada día estás mas agotado e incluso algo menos positivo. Merece la pena tomar distancia, descansar y volver con las pilas a topes!!!
    Algo que ayuda también es una conversación con alguien que entienda la situación, desahogarse hablando... es un consuelo que viene muy bien!

    Besotes enormes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cada uno debe buscar ese espacio de paz y tener claro que no es egoísta encontrarlo. Compartir siempre nos descarga un poco la mochila que cada uno llevamos.
      Un beso grande y enhorabuena de nuevo. ¡¡Menudo baby boom para 2014!!

      Eliminar
  17. Me quedo sobre todo con lo de no sentirse culpable por dedicarse tiempo a uno mismo, para recargar las pilas y seguir adelante. Años me ha costado tomar conciencia de que era necesario estar bien conmigo misma para continuar luchando y sobre todo para disfrutar con calma de los progresos de "La Pitu". ¡¡Cuanta razón tienes!!
    Y la mecedora me ha encantado. Yo tengo una exactamente igual. Como nadie me la regalaba, me la regalé a mi misma y listo.
    Y añado algo a tu lista: la repostería (a mi me relaja cocinar una barbaridad, preparar dulces es en mi caso muy desestresante), casi tanto como hacer punto, ganchillo y encaje de bolillos...
    Un beso (con calma).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay tus postres, qué requetedeliciosos están. Siempre he dicho que Pitu tiene mucha suerte con los padres que ha elegido para guiar sus pasos, sobre todo por la conciencia que tenéis de las cosas verdaderamente importantes.
      Un abrazo a los cuatro.

      Eliminar
  18. jajaja yo también tengo una mecedora en el salón (capricho personal porque me encantan) y creo que soy la persona que menos la usa porque ¡siempre está ocupada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿A que sí?! A mí me pasa igual, por eso no me animo a poner el columpio todavía, porque sé que lo voy a catar poco ;)
      Un beso.

      Eliminar
  19. Cuando tuvimos a Mitercer Chiquitico ingresado tanto tiempo en el hospital, mi marido me mandaba a comprarle calcetines y tonterías por el estilo. No sabes cuánto me costaba alejarme de esa habitación, y como sujetaba el móvil en el bolsillo para controlar los mensajes que pudiera mandarme, pero al mismo tiempo, consiguió que me diera el aire y me distrajera algunas tardes de aquel larguísimo verano. Entonces no entendía por qué se ponía tan pesado por que saliera un poco. Creía que no lo necesitaba en absoluto. Ahora me doy cuenta de que gracias a esos recados tontos, pude llevar la situación mejor de lo que nunca me habría imaginado.
    Gracias por los consejos. Tomo nota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu marido es un hombre muy inteligente y lo hizo de maravilla. Es difícil tomar distancia cuando algo nos toca muy de cerca, pero es necesario por el bien de todos.
      Besitos para ti y para tu Chiquitico.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...