miércoles, 25 de septiembre de 2013

Los terapéuticos procesos de duelo

Hoy toca título en plural para una experiencia muy individual. Cuando se imparte en los cursos de formación "el proceso de duelo" se estudia de una manera muy esquemática y parcelada para que resulte más pedagógico. Pero lo cierto es, que hasta que no trabajas con muchas familias, no eres consciente de lo realmente complejo y diferente que puede ser para cada una vivenciar su propio proceso de duelo.

Todos hemos sufrido alguna pérdida personal, material o espiritual, a la que ha acompañado posteriormente un duelo más o menos largo y que suele pasar por las conocidas fases de negación (esto no puede estar pasando), ira (¡¡esto no puede estar pasándome a mí!!), depresión (cómo puede estar pasándome esto, por favor que se pare el mundo) y aceptación (esto está pasando, el mundo no se va a parar y cuanto antes vuelva a él, mucho mejor).

Por tanto, podemos intentar imaginar que si un niño llega al mundo directamente desde la mente y el corazón de sus papás con toda la idealización que ello conlleva, lo último que espera su entorno más cercano, es encontrar alguna alteración en el desarrollo que haga estallar por los aires las expectativas de felicidad que ya estaban depositadas en ese ser.

Suelen decir los profesionales de la salud mental, que un duelo normal (qué poquito me gusta esta palabra para calificar experiencias vitales) puede durar aproximadamente un año y que se transforma en patológico (ésta me gusta menos todavía que la anterior), cuando se prolonga más allá o interfiere significativamente en las actividades cotidianas.

¿Qué encontramos habitualmente en Atención Temprana?. Pues que la división entre las cuatro etapas no está tan clara o discriminada, sino que determinados acontecimientos van a suponer también pequeños duelos dentro de otro más global y general y que éste a su vez, va a estar muy condicionado por diversos factores como la estabilidad que tenga la pareja, el apoyo social, la presencia o no de otros hijos, los desafíos que tenga el niño por delante, la forma en la que se les den las informaciones, etc. Es decir, que dentro del proceso de asimilación más profundo que va a durar probablemente toda la vida, los papás van a tener que afrontar en muchos casos cambios frecuentes que impliquen el uso de determinados productos de apoyo, reformas de la casa, adaptación del coche, variación de modalidad educativa...

Además, a diferencia de otros duelos, éstos en particular van a tener un impacto no sólo en los progenitores, sino también en los abuelos, los hermanos, los tíos y en general, en cualquier persona que tenga un contacto directo o un vínculo especial con la familia. El caso de los hermanos, que a veces son los grandes olvidados de la historia, hay que cuidarlo especialmente ya que en ocasiones se les omite mucha información por pensar que no se enteran de nada y es más bien todo lo contrario. Los niños pequeños son tremendamente sensibles a los sentimientos que se mueven en el ambiente. Me contaba una mamá la semana pasada que habían comprado unas estrellitas fosforescentes a su hija, una preciosa bebita de diez meses a la que tratamos desde hace poquito, para estimular su percepción visual. Parece ser que cuando las colocaron en la habitación que comparte con su hermano de dos años y medio, él se sobresaltó terriblemente y desde entonces no ha querido volver a dormir en su cama (se refugia en la de los abuelos, a pesar de haberlas retirado de manera fulminante el mismo día). Me preguntaba la mamá preocupada por la reacción exagerada y con cierta lógica, si sería buena idea llenar la casa entera de estrellas menos la habitación infantil, para que el hijo volviera a su cama. Al margen de que es un niño sociable sin ningún tipo de dificultad que en un momento dado se ha asustado con las estrellitas como podía haberlo hecho con unos petardos, le dije a la mamá que, sumando otros detalles que me comentaba, quizá ésta era la manera de demandar una atención necesaria o un abrazo de cariño, porque ahora la familia entera estaba volcada con la niña muchas horas diariamente y nadie se había sentado con él a darle una explicación adaptada a su edad sobre lo que estaba ocurriendo.

Esta sola anécdota ya nos hace tomar idea de la dimensión que adoptan estos procesos de duelo y de la ayuda extraordinaria que van a necesitar unos papás que están en todo el derecho del mundo de SENTIR. No es malo sentir emociones. Es completamente lícito sentir rabia, tristeza, impotencia... Lo importante es saber gestionar esas emociones siendo realistas, pero sin perder nunca la esperanza. Para ello, creo que los profesionales (y allegados) lo mejor que podemos hacer es, precisamente, generar espacios de escucha activa y respetar los tiempos de adaptación de cada uno, para que los protagonistas implicados en estos duelos puedan expresarse sin miedo a ser juzgados. Y esto es importante, no sólo desde el punto de vista de la Psicología, sino en cualquier área que intervenga con ese niño, porque su participación exitosa en todas las ocupaciones que le corresponden, va a depender en gran medida del equilibrio emocional que tengan sus padres. Si les perdemos a ellos, ya podemos trabajar mucho con el niño que no vamos a avanzar absolutamente nada.

Somos un equipo. Estamos juntos (¡mucho!) en esto. Por eso, a pesar de su intensidad son procesos de duelo terapéuticos, gracias al enriquecedor aprendizaje colectivo que conllevan. Todos mirando en la misma dirección, contemplando el mismo horizonte... o al menos intentándolo.

Foto de A., pareja de nuestra logopeda, E.

viernes, 13 de septiembre de 2013

¿Jugamos al pádel por la Atención Temprana?

Cada vez que Medio Limón intenta apañárselas para desplegar la tabla de planchar, no puedo evitar que se me venga a la mente Pepe Viyuela con su famosa silla ;) Es precisamente este actor, el que nos presenta en el siguiente vídeo una maravillosa iniciativa para animar a la participación en un torneo de pádel solidario, cuya recaudación íntegra se destinará a proporcionar terapias de Atención Temprana. ¿Me ayudáis a difundirlo?...



¡Feliz fin de semana a todos!



lunes, 9 de septiembre de 2013

Viejos juguetes, nuevos usos

Aunque esté algo cascadilla porque los años pasan para todos, la jirafa continúa siendo uno de los juguetes estrella en nuestra sala de Terapia Ocupacional:


Cuando se le da de "comer" sus cubitos, van sonando diferentes melodías gracias a un dispositivo que tiene en su interior, lo cual nos posibilita entrenar tender la mano, agarrar, soltar, la coordinación óculo-manual, la estrategia causa-efecto, la permanencia de objetos y la localización auditiva.



Los cubitos tienen diferentes acabados en su base y contienen animalitos varios:















Lo que hace que podamos trabajar también la integración táctil y la formación de conceptos, o incluso, el control postural colocándolos en diferentes alturas para alcanzarlos.

Por sus características, es un tipo de juguete que suelo utilizar habitualmente con niños de entre 12 y 18 meses. Sin embargo, el otro día I. de 3 años le encontró un nuevo uso. Entró en la sala muy motivado y cuándo le pregunté a qué quería jugar señaló rápidamente la jirafa. Me contuve el manido "pero es que eso es para bebés" y me dejé sorprender. En cuanto vio que para él era demasiado simple el mecanismo me dijo "mira, vamos a jugar a una cosa. Yo meto todos los cubos, cierro los ojos y tú quitas uno. Cuando los abra tengo que saber cuál falta". Él solito buscó la manera de encontrarle una aplicación más compleja y adecuada a su edad y a sus necesidades de aprendizaje. Nunca he estado tan contenta de haberme mordido la lengua a tiempo. Aunque lo cierto es, que me encanta tomar el rol de aprendiz frecuentemente y dejarme llevar por la propia intuición y motivación de los niños.

¿También os ha pasado a vosotros?, ¿os han dejado a menudo en evidencia los descubrimientos insólitos de estos pequeños científicos amateur?...

lunes, 2 de septiembre de 2013

Presentaciones oficiales a ritmo de swing

Un nuevo y emocionante curso está naciendo en cada una de las salas de nuestro Centro. Como dice esta  canción de optimismo contagioso, seguiremos adelante mientras aguante la ilusión...

Departamento de Administración:



Filtra llamadas, gestiona papeleo, organiza horarios, contacta con proveedores o se pelea (saliendo siempre victoriosa) con la trituradora, el teléfono, los juguetes diabólicos y cualquier aparato eléctrónico que se atreva a perturbar la armonía de esta milagrosa burbuja en equilibrio donde trabamos. Aunque en alguna ocasión estamos convencidas de que le encantaría mandarnos a nuestros respectivos pueblos a ver las vacas, atiende todas nuestras urgentes demandas con envidiable calma interior y asombrosa eficacia exterior. Por ello y porque se merece un homenaje tan grande como ella...¡¡¡ esa V. cómo mola se merece una olaaaaaaaaa!!!.

Departamento de Trabajo Social:



De apariencia frágil pero fuertes convicciones morales, M. representa la voz de las familias en el Centro. Además, tengo la sensación de que es la compañera que mejor nos conoce a todas y cada una de nosotras, tanto con nuestras luces, como con nuestras inseparables sombras. Independientemente de lo alta que sea su montaña de trabajo, encontrará tiempo para bajarse de ella y escucharte con el inmenso corazón que tiene. Bien seas padre, madre o sencillamente tan sólo aspires a serlo algún día, con ella aprenderás como en El Principito que tanto admira, que lo esencial es siempre invisible a los ojos.

Departamento de Psicología:



L., que se caracteriza por los bonitos pendientes que suele llevar habitualmente, es una de nuestras psicólogas infantiles más veteranas. Trabajadora incansable, siempre son bien recibidas sus visitas a Terapia Ocupacional. Ella la llama sala zen, porque dice que le da mucha paz. Lo que en realidad no sabe, es que nos encanta tenerla con nosotras porque transmite toda la sabiduría del mundo con su mirada. Me gustaría aprovechar la ocasión para comentarle dos cositas a sus padres, lectores habituales de estas historias tempranas:
1. Gracias por hacernos llegar palabras tan bonitas sobre el blog a través de vuestra hija, aunque si no tuviéramos la fortuna de trabajar con ella, probablemente todo esto no tendría ningún sentido. Y otra cuestión, ¿¿qué es eso de tener un post colgado en el salón de vuestra casa?? ¡¡por favorrrrrr!!.
2. ¿Cómo se hace para crear y criar un ser tan absolutamente maravilloso?. Deberías compartir el secreto con la humanidad entera.


En E. encontraréis una buena alidada para hablar de maternidades, crianzas y esos temas que tanto nos gustan por aquí. Como compañera, está siempre dispuesta a ayudarte en todo lo que necesites y como profesional, el sentido común es su herramienta terapéutica imprescindible para mejorar el desarrollo de los más pequeños.  E. es también una experta bailarina que en sus ratos libres realiza espectaculares coreografías.


Cierra el departamento la psicóloga clínica B. Lleva poquito tiempo con nosotras, pero su espíritu libre y pacifista ya nos tiene conquitadas a todas. Hay que reconocerle también el mérito de esforzarse cada día en dejar las salas por las que pasa tal y como se las encuentra, teniendo presente que la pobrecilla todavía no cuenta con un aula propia. Un día cayó en sus manos por casualidad el imprescindible libro La integración sensorial y el niño, de la terapeuta ocupacional Jean Ayres. Desde entonces, no ha podido dejar de leerlo y eso merece gran simpatía por parte del departamento de Terapia Ocupacional.

Departamento de Fisioterapia Respiratoria:


A. forma junto a C. posiblemente el mejor dúo de Fisioterapia Respiratoria conocido hasta el momento. Además de ayudar a que nuestros niños tengan una mejor calidad de vida, en ella encontrarás siempre ese abrazo de madre que te hace sentir que nada malo pueda suceder si está a tu lado.


Todavía se nos hacen agüita los ojos cuando recordamos a su suegro refiriéndose a ella como mi hija durante la celebración de su enlace. Esto da idea de lo mucho que se hace querer C. Tenemos que darle las gracias por invitarnos a compartir uno de los días más bonitos e importantes de su vida. Algo nos dice que sólo fue el primero de los muchos que están por llegar.

Departamento de Fisioterapia Motórica:



Y como de una boda sale otra, el novio de P. ha tomado buena nota y le ha pedido matrimonio este verano en una preciosa cala menorquina. Ella, que además de una fisioterapeuta pediátrica brillante es una coordinadora excelente y un hacha con la interpretación de radiografías, no ve el momento de organizar el evento con la magnitud de compromisos laborales y estudiantiles que tiene programados para los próximos meses. Le hemos dicho que no tiene de qué preocuparse; somos muy versátiles y tiene trece terapeutas- wedding planers a su entera disposición. 


Con M. bromeamos mucho con motivo de la coronación como reina de la belleza de su pueblo hace muchos años. En realidad, es debido a la envidia insana que nos corroe las venas porque no se puede ser más bonita, tanto por fuera como por dentro ;)

Departamento de Logopedia:



E. es una de esas personas especiales cuya presencia ya es por sí misma terapéutica. Maestra de audición y lenguaje, maestra de educación especial y logopeda, no me cabe duda de que los niños mejoran con sólo estar en sus manos. Con el impecable currículum que tiene, podría parecer relativamente fácil ser tan buena profesional. Sin embargo, lo que no te enseñan en ninguna universidad, es a convertir cada día en algo mágico y esto es algo que sólo E. consigue cada vez que sonríe. Un privilegio compartir turno, niños y sueños con ella.


Logopeda y narradora de cuentos, a nuestra segunda E. no le hace ninguna justicia trabajar en la sala de Dumbo el triste, porque ella da verdadero significado a la palabra alegría. Cercana, entrañable  y positiva por naturaleza, es la profesional ideal que cualquier padre querría para tratar con sus hijos. Estoy convencida de que su metodología de trabajo, creativa y a la vez profundamente respetuosa con los más pequeños, formará parte algún día de los planes de estudio de la carrera de Logopedia. Mientras, las que trabajamos con ella, disfrutamos de su fascinante duende que hace que cada segundo sepa a auténtico algodón de azúcar. 


La última E. de este increíble trío, corresponde a una mujer que compagina a la perfección su trabajo en el Centro, con otra jornada laboral en un gran hospital pediátrico de referencia. Es conocida en el blog por haber interpretado todas las canciones de la despedida de soltera de C. en Lengua de Signos sin despeinarse ni un poquito. Sin duda, nuestra heroína particular. 

Departamento de Terapia Ocupacional:


Con S. y su mundo nos encontramos por casualidad hace un par de años en un curso de fin de semana. Como todo sucede por algo, este año tenemos la suerte de que se incorpore cargada de energía positiva a nuestro loco equipo de trabajo. Estamos seguras de que tendremos mucho que aprender de ella. ¡Bienvenida compañera!. Te prometemos que vamos a hacer todo lo posible porque te sientas muy integrada y querida. 

Departamento de Intendencia:





Bueno, entonces ahora sí que podemos afirmar que estamos preparadas para afrontar una vez más todo lo que tenga que venir y tratar a nuestros niños como se merecen. ¿Nos acompañáis?...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...